Guastatoya conquista su primera corona de la Liga Nacional

Con un marcador global de 3-1, el CD Guastatoya obtuvo la corona del torneo Clausura 2018 de la Liga Nacional, al derrotar al Xelajú MC.

En el primer tiempo, Guastatoya tomó el control del juego, frente a un Xelajú que no tomaba la pelota y así la defensa chiva tuvo dos llamados de atención, antes del primer gol de los pecho amarillo. Kevin Norales fue una de las figuras para Guastatoya en esta primera mitad.

Este se capitalizó a los 22 minutos, cuando Jorge Vargas aprovechó una filtración para vencer a José Carlos García, quien trató de achicarlo pero no logró detener el disparo del delantero de los pecho amarillo.

A los 33 Xela tuvo su mejor oportunidad con un disparo del mexicano Silva, quien tiró rasante al segundo palo de Juan José Paredes.

Guastatoya recibe el apoyo de aficionados de San Marcos. #NuestraLiga

Vía @lrsolares pic.twitter.com/NxcGO5snJg

— Antigua Sports (@antiguasports) 27 de mayo de 2018

Claverie quiso recomponer su decisión de no alienar desde el inicio a Edgar Macal, quien ingresó a los 37 para tratar de componer la situación para Xela que no podía tomar la pelota.

A los 38, Vargas perdió la gran oportunidad de ampliar la ventaja, pues desperdició un mano a mano con García que ganó la partida. La defensa chiva solo evidenció que no estaba en su mejor forma, al permitir pases largos para la ofensiva de los pecho amarillo.

Todo lo podemos en Cristo que nos fortalece🙏💪⚽💛💚 pic.twitter.com/qjBdBTd8jd

— CD Guastatoya (@CD_Guastatoya) 27 de mayo de 2018

La segunda parte

En la segunda mitad, Xelajú empezó con mejores bríos pero no logró conseguir la paridad, y solo tuvo que engrandecer la figura de García, quien volvió a negar el segundo tanto a los pecho amarillo.

Incluso, Claverie envió a la delantera al defensa Barbosa, para tratar de tener más peligro frente a la portería de Guastatoya, pero el experimento duró poco, pues a los 58 ingresó Castellanos.

¿Será para @CD_Guastatoya o @Xelaju_Oficial? #NuestraLiga

Vídeo @lrsolares pic.twitter.com/lGLPEdyPf7

— Antigua Sports (@antiguasports) 27 de mayo de 2018

En el 85 el “Chucho” Orellana dio el zarpazo final, al anotar el segundo gol, para que el recinto del oriente del país, explotara. Fue en un contragolpe en el cual amagó a García para anotar el tanto del campeonato.

El estadio David Cordón Hichos estuvo colmado por al menos 3 mil 500 aficionados, que gozaron con todo la corona de su equipo, tras perder dos finales con Antigua y Municipal.

Xelajú perdió la oportunidad de obtener su sexta luna, o campeonato, tras no poder confirmar su favoritismo en el partido de ida.

Inicia el segundo tiempo del partido. CD Guastatoya 1 – Xelajú MC 0

Marcador global 2-1

Vía @CD_Guastatoya pic.twitter.com/Olsbz3JFJi

— Antigua Sports (@antiguasports) 27 de mayo de 2018

La entrada Guastatoya conquista su primera corona de la Liga Nacional se publicó primero en Canal Antigua.

Consultar la fuente

Jóvenes con pocas herramientas para salir adelante

Hay áreas que podrían representar una oportunidad laboral para los miles de jóvenes que egresan de la secundaria –o incluso de las universidades-, pero no han recibido la preparación que requieren las empresas.

Según el estudio “Brecha de talento”, que Fundesa presentó recientemente, el 76 por ciento de los trabajadores labora en puestos operativos. La mayoría tiene un nivel académico máximo de diversificado y predominan los hombres.

Es el tercer estudio de este tipo, explicó Mishell Grotewold, investigadora asociada de Fundesa. A diferencia de los anteriores, en este buscaron tener contacto con el sector productivo, la academia y los estudiantes, pues una de las grandes brechas que enfrenta Guatemala es la falta de mano de obra calificada.

En esto coincide el Programa Nacional de Competitividad de Guatemala (Pronacom). Ana Calderón Menéndez, de la Agenda Nacional de Competitividad, dice que “se ha identificado que los sectores que tienen alto potencial de generación de empleo en el país son la agricultura, la industria y el turismo. Además, cada vez más se requiere de jóvenes capacitados con enfoque científico y tecnológico, lo cual contrasta con la realidad del país, pues el 79 por ciento de los estudiantes universitarios elige carreras relacionadas con las ciencias sociales y humanidades”.

Pronacom cita datos de la Encuesta de Empleo e Ingresos 2017, según la cual, a nivel nacional, la tasa de desempleo abierto es mayor para los jóvenes entre 15 y 24 años (6.6 por ciento), en comparación con la tasa de los adultos de 25 años en adelante (2 por ciento).

Agrega que el estudio “Brechas de Talento 2017” identificó las brechas en materia de competencias y perfiles académicos que separan lo que busca el sector productivo y la oferta de profesionales del sector académico.

“Adicional a esto, el estudio refleja que el nivel de preparación de las personas no cumple con las expectativas de los empresarios y la oferta de formación tampoco atiende los requerimientos del sector productivo. De esta cuenta, es necesario alinear las necesidades del sector productivo con los programas de formación a nivel técnico y universitario, preparando mejor a los jóvenes que ingresarán al mercado laboral”.

Las principales brechas

Según el estudio, la academia debe ofrecer, principalmente, licenciaturas e ingenierías, carreras técnicas o diplomados y diversificado. Sin embargo, hay niveles académicos más necesarios y difíciles de encontrar como turismo, manufactura ligera y bebidas, ingenierías en construcción, energía renovable y no renovable, comercio formal y minería.

El 75 por ciento de las empresas requiere grado de licenciatura o ingeniería para el desempeño efectivo de sus colaboradores, aunque también buscan técnicos o diplomados en servicios financieros, actividades inmobiliarias y productos farmacéuticos, entre otros. Sin duda, dos de los diplomados necesarios para las empresas son servicio al cliente y administración financiera.

En cuanto a licenciaturas, las compañías buscan más en administración de empresas, ingeniería industrial y finanzas. En el sector turismo se solicitan certificaciones como ISO 9001 Gestión de Calidad, entre otras.

En cuanto a las respuestas del sector empresarial, estas fueron proporcionadas por gerentes generales o administrativos, y personal de recursos humanos. La mayoría de empresas encuestadas pertenece a los sectores de comercio formal, actividades inmobiliarias, empresariales, de alquiler, transporte y logística.

Respecto de las empresas pequeñas,  llevan operando 22 años y las áreas en las que más se les dificulta encontrar personal capacitado es en administración, ventas, contabilidad y finanzas, producción y operaciones.

El estudio refleja, entre las competencias genéricas, la capacidad de identificar, plantear y resolver problemas, organizar y planificar el tiempo, y la capacidad de aplicar los conocimientos a la práctica.

En las brechas de cantidad, por ejemplo, el sector turismo demanda habilidades interpersonales, comunicación en un segundo idioma, adaptarse a nuevas situaciones y capacidad de tomar decisiones.

Pero resulta que la academia está ofreciendo carreras en áreas como químicos y plásticos, mientras que las empresas requieren otras como TIC’s, software y contact centers.

Las brechas de calidad se refieren a competencias genéricas que ofrecen los centros de estudio, pero que para las empresas son difíciles de encontrar.  Por ejemplo, trabajo en equipo, abstracción, análisis y síntesis, resolver problemas, comunicación oral y

escrita, capacidad creativa, liderazgo y  habilidad en el uso de las tecnologías.

En cuanto a competencias específicas, las empresas valoran la gestión de proyectos, dirección de personas y gestión financiera. El 70 por ciento de las empresas indicó que valoran más la experiencia, que el conocimiento de  sus colaboradores.

Un aspecto que refleja la relación entre empresas y academia es que menos de la mitad de las compañías recibieron practicantes en el último año. De las que sí lo hicieron, la mayoría provenía  de las universidades de San Carlos de Guatemala y Rafael Landívar.

Entre las conclusiones del estudio está que de los tres tipos de brecha evaluados, “la más preocupante es la de la calidad, pues se evidencia que la academia cuenta con programas que enfatizan la formación en determinadas competencias, pero el nivel de logro no se ajusta a las expectativas del empresario y por eso resulta difícil encontrarlas.

El estudio también destaca que entre los retos más grandes de las universidades en la formación para el trabajo están mantenerse actualizadas en un entorno tecnológico cambiante,  la formación dirigida a alumnos millenials y el tiempo que invierten en “pulir la secundaria”, ya que muchas veces los estudiantes de primer ingreso no poseen la formación requerida.

Pronacom agrega que “uno de los desafíos más grandes en materia laboral es la formalización de los empleos, ya que en la actualidad, la mayoría de la población económicamente activa está ocupada, pero no siempre se encuentra con un empleo de alta productividad, por lo que queda en el mercado de la informalidad”.

La confirmación

Devadit Barahona, presidente de la comisión de Sofex, de la Asociación de Exportadores de Guatemala (Agexport), resalta que “es muy triste ver las ferias de empleo como las que se realizan con frecuencia en la zona 10, donde se forman interminables filas de personas  en busca de una oportunidad, mientras están capacitadas para hacer lo que se demandaba antes. Por otro lado, hay industrias como las de software, en las que existe déficit de personal (estimado entre cuatro o cinco mil plazas a nivel nacional), por falta de capacitación de la gente en las competencias que hoy son  necesarias”.

Sin embargo, aclara que esto no es una tendencia local. “A nivel mundial, este sector es el que más demanda genera a nivel de empleos y se dan casos muy particulares donde nuestro vecino, México, tiene escasez de gente para trabajar en tecnologías de la información, porque ellos son un semillero de Silicon Valley”.

Asimismo, puntualizó que, al final, “la demanda nos va llevando a evolucionar en todo sentido, y la academia y los empresarios debemos alinearnos para encaminar a esa nueva generación hacia donde están las oportunidades ahora”.

La entrada Jóvenes con pocas herramientas para salir adelante se publicó primero en Canal Antigua.

Consultar la fuente

Cómo beber, sin convertirse en alcohólico

Beber alcohol no es, en sí mismo, motivo de preocupación. Según el Instituto Nacional para el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo de Estados Unidos, un máximo de tres bebidas diarias o siete a la semana en las mujeres se considera un consumo moderado o de bajo riesgo, mientras que para los hombres el límite recomendado sería de cuatro bebidas al día o 14 a la semana.

Esas pautas se basan en bebidas de tamaño estándar que contienen alrededor de 14 gramos de alcohol puro y equivalen a: 150 ml (5 onzas) de vino, 350 ml (12 onzas) de cerveza, 230 a 260 ml (8 a 9 onzas) de licor de malta, y 44 ml (1.5 onzas) de licor fuerte con graduación alcohólica de 80%.

Ahora bien, es fácil confundirse, pues el tamaño de las copas de vino, por ejemplo, es bastante variado. Si la estándar contiene 150 ml (5 onzas), también las hay de 230 ml (8 onzas). A ello se suma que en ocasiones el consumo durante la cena puede llegar a ser de dos o más copas.

Percepciones engañosas

Un error recurrente es que algunos creen que la mejor manera de medir cuánto alcohol se puede consumir es mientras no sientan que están ebrios. Sin embargo, estudios demuestran que las personas con alta tolerancia alcohólica son las que más riesgo corren de sufrir problemas relacionados con la bebida, como la dependencia o una adicción severa.

Es importante destacar que aunque la persona que ingiere considerables cantidades de alcohol no sienta -o afirme no sentir- los efectos, igual consume la misma cantidad que quien empieza a sentirse embriagado después de una o dos bebidas. Además, el hecho de no presentar síntomas inmediatos -como mareo, falta de equilibrio o dificultad para vocalizar-, puede relacionarse con una mayor tolerancia desarrollada con el tiempo y la alta periodicidad de ingestión de estas sustancias.

Los excesos pueden colocar a la persona dentro de la categoría de consumo alcohólico “riesgoso”, con posibles consecuencias negativas, incluidos problemas de salud y sociales, así como más posibilidades de caer en una adicción.

El alcohol puede dañar los órganos corporales como el corazón, el hígado y sistema nervioso, así como provocar problemas de memoria y de disfunción sexual.  En las mujeres, ese daño ocurre con dosis menores de alcohol porque el cuerpo femenino contiene menos agua que el masculino. Por ello, las medidas  para el consumo moderado de alcohol son diferentes en hombres y mujeres.

(Con información de Dr. Terry Schneekloth, Psiquiatría y Psicología de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota).

La entrada Cómo beber, sin convertirse en alcohólico se publicó primero en Canal Antigua.

Consultar la fuente