Natalidad, riqueza y algo más

Vemos con datos del informe bienal de la División de Población de las Naciones Unidas, publicado en julio de este año, justo antes del Día Mundial de la Población, que la fertilidad está cayendo a nivel mundial y que la mitad de las naciones del mundo tienen tasas de fertilidad por debajo del nivel de reemplazo de poco más de dos hijos por mujer. Se prevé que el número de personas de ochenta años o más se triplique en 2050, y que la población europea disminuya en 25 millones en ese momento.

Pero el Director de la Comisión de Población de Nigeria rechazó esa postura antinatalista diciendo que Nigeria no está sobre-poblada. “Si vas a Gran Bretaña, te darás cuenta de que por su política de frenar natalidad tienen mucha mucha gente mayor. En Nigeria, tenemos más jóvenes que son productivos y eso demuestra que nuestra población es de calidad, y si gestionamos bien nuestra población, Nigeria será capaz de producir lo que necesita como nación”.

Como se recordaba recientemente  “la población mundial se incrementó tremendamente entre 1900 y 1990, y continúa creciendo. Sin embargo, esta explosión demográfica no empobreció a la humanidad. Por el contrario ha coincidido con una explosión de las condiciones de salud y productividad en todo el mundo. En el presente, el promedio de la población mundial vive más, come mejor, produce más y consume más que en cualquier otra época.”

Pero, pasando a las causas, hay quienes sostienen que la gente no tiene hijos no sólo por falta dinero. Desde luego los sueldos bajos no ayudan mucho a que una pareja se decida a tener hijos, y mucho menos a formar una familia numerosa. Ahora bien, señalan, la falta de medios era mayor en los años sesenta del pasado siglo, y los índices de natalidad superaban  con mucho a los actuales. Entonces, algo falla. Es que es muy difícil –dicen- amar la vida sin creer en algo, sin valores. Incluso se acaba por aborrecer la vida; se puede aprovechar, compulsivamente, como el dinero a fin de mes, para que no se termine nunca. Pero no se saborea.

Por ello no dudan en señalar la crisis de valores como detonante de la disminución radical de natalidad. El norteamericano George Weigel defiende que esa visión tan estrecha radicalmente los horizontes y expectativas de las personas sobre sí mismas y sobre el porvenir; que ni siquiera son capaces de crear futuro en el sentido más elemental: el biológico. En esta línea, la entonces ministra alemana de La Familia se ha sumado a esta tesis e impulsa una nueva política familiar que pone el acento en la implicación de los padres en el cuidado de los hijos, y que quiere promover una “educación en valores”.

Además estas campañas antinatalistas distraen de lo central: los problemas de hambre, desnutrición, enfermedades, que existen en muchos países, son causados mayormente por ignorancia, falta de educación y por políticas y economías equivocadas e injustas

Pero lo peor del anti-natalismo es que promueve el miedo al compromiso, al matrimonio, a los hijos; ataca la dignidad de la persona y se daña a la familia. Y así, lógicamente, se complican  y amplían los problemas sociales y la misma violencia.

La entrada Natalidad, riqueza y algo más se publicó primero en Siglo.21.

Consultar la fuente

Educación y política

Hablar de educación es hablar de conocimientos, cultura, valores e ideales. Existe una manera sistemática de educar a través de la escuela y otra asistemática, mediada por el hogar, la iglesia,  el trabajo o las organizaciones  que forman valores.

Desde esta dimensión, el ser humano  es un ser en sociedad. Ha creado el Estado como  organización jurídico-política, de donde se desprenden las normas que regulan nuestra conducta social. Es impensable una sociedad sin Estado, a no ser aquellas hordas primitivas en las que se agredían unas a otras  irracionalmente.

Pienso que es necesaria la coercitividad de las leyes para la buena conducta ciudadana; sin embargo, se requiere, además, un compromiso cívico sobre la base de valores compartidos. Es importante  asegurar, por ejemplo, la convivencia de las comunidades en el contexto de  igualdad ante la ley. Y es en esta línea que la política, a través de los políticos, juega un papel central en la educación del ciudadano, considerando el valor de la democracia como horizonte de igualdad e inclusión.

Históricamente,  conceptos como democracia, Estado, gobierno, libertad, igualdad, fraternidad, confianza, bien común, derechos ciudadanos, participación, tolerancia, transparencia, corrupción, han estado presentes en la vida política de todas las sociedades. La democracia ha asumido todo esto, de manera diferente. Ahora, surgen otras formas que van desde el proceso de globalización hasta el nacimiento de  ideas identitarias como escenarios contrapuestos.

En cuanto al carácter de la democracia, señala  Touraine,  debe alcanzar una conciencia de pertenencia a una colectividad, a una nación. Guatemala en este caso aún no ha construido esa unidad nacional y se debate en la superación de las diferencias étnico-raciales, encaminado a la unidad en la diversidad.

Se debe tomar en cuenta que desde la globalización se nos imponen procesos   económicos y culturales. Vivimos el espacio del mercado global, en el que imperan los criterios de competitividad. Tal parece que lo que tradicionalmente hemos entendido por creación libre del orden político, soberanía nacional e independencia para asumir nuestro propio camino, es una quimera. Estamos enfrentados a nuevos desafíos, que se derivan de una política mundial. Pero además, también se cuela  la narcoactividad, el tráfico de personas y el contrabando que afectan a nuestra incipiente democracia.

Necesario es rescatar la confianza como compromiso  social, porque ésta constituye el recurso moral  y estratégico de la ciudadanía. Así,  el papel del político, como educador  es quien explica los problemas centrales del país.

El político como educador es el que aclara el sentido de la democracia, la participación ciudadana y el futuro de la nación. Es una persona que conoce su país  orienta, sugiere y forma una conciencia colectiva capaz de proponer salidas viables a los diversos problemas que aquejan a la sociedad.

El político es quien logra dimensionar la política como búsqueda del bien común. Deberá eliminar de su discurso  el electorerismo, la corrupción, la componenda, el acomodo, el incumplimiento, el ser mercader de la política, comprendiendo que la política real tampoco es angelical, sino terrenal. Somos seres de este mundo quienes bajo el principio de una conciencia lúcida de nuestros límites, entendemos que es posible aún construir una nación sobre la base de acuerdos mínimos.

La entrada Educación y política se publicó primero en Siglo.21.

Consultar la fuente