Invitados al concierto humano

“Bendito sea el mundial con que soñamos”, inicia exaltado el narrador, en un comercial publicitario de la televisión, de hace unos cuantos años. El anuncio, argentino, por un minuto, te hace querer vestir la camiseta gaucha. Te eleva a la pasión que tenemos todos, de trascender con lo que se tiene; en este caso, el fútbol. Es humana la naturaleza de mostrarse ante los demás; de querer ser, de estar, y en este caso, de llegar al evento global, la fiesta del mundo. El llamado privilegiado, a donde ingresan —aplaudidos— los países que lo hicieron bien.
Consultar la fuente

Tesoro amenazado

La majestuosidad de muchos sitios prehispánicos sigue siendo poco valorada en Guatemala y prueba de ello son ciertos proyectos, de aviesos intereses, que pretenden imponerse en contra de las recomendaciones lógicas y técnicas de expertos que velan por la conservación de algunos de estos tesoros, como ocurre con la cuenca El Mirador, al norte de Petén, cuya inmensa riqueza histórica y natural no parece permear a quienes toman determinadas decisiones trascendentales.
Consultar la fuente