La CC preguntó a universidades si existían xinkas (por una mina): la USAC respondió así

Nadie le preguntó a los habitantes del municipio de San Rafael Las Flores si estaban de acuerdo con la instalación de una minera en la tercera reserva mundial de plata, como establece el convenio 169 de la OIT, que dice que los pueblos indígenas tienen derecho a decidir sobre su territorio, desarrollo económico, social y cultural.

La Minera San Rafael, de capital canadiense, argumenta que no hay indígenas xinkas y que por eso no se hizo la consulta. Y la Corte de Constitucionalidad, que lleva más de un año investigando sobre el caso, pidió a dos universidades que hicieran peritajes antropológicos que determinaran si existen xinkas en San Rafael Las Flores o si no.

La Universidad Del Valle (privada) respondió que sí en este estudio publicado por Nómada la semana pasada. Esta es la respuesta de la Universidad de San Carlos (nacional).

El equipo del Instituto de Estudios Interétnicos de la Universidad de San Carlos analizó el contexto histórico del área y recabó las percepciones y opiniones de las personas sobre sí mismas y sobre las demás. Realizaron entrevistas en Cuilapa, Nueva Santa Rosa, San Rafael Las Flores, Mataquescuintla, las aldeas Laguna de Ayarza, Copante, Media cuesta, El Volcancito y Las Nueces.

En el estudio, los antropólogos explican que muchas veces se utiliza el termino ‘territorio’ como sinónimo de espacio y que aunque la Corte de Constitucionalidad les pidió indagar en el municipio de San Rafael Las Flores llegaron a áreas de Jutiapa y Jalapa, pues el área ocupada por los xinkas «es geográficamente más amplia de lo que originalmente se ha reconocido».

Los orígenes

Citan que en el período Preclásico Medio (1000-400 A.C) empezó la creación de instituciones políticas, económicas y sociales en la zona maya del suroriente de Guatemala, a 70 kilómetros de lo que ahora es la Ciudad de Guatemala.

Antes de que Cristóbal Colon se perdiera en el Océano Atlántico mientras navegaba para llegar a la India, y que Europa colonizara el continente, el área de lo que ahora son Santa Rosa, Jutiapa y Jalapa era habitada por indígenas xinkas; y era uno de los tres puntos más fuertes de intercambio cultural, económico y social, similar a Kaminaljuyú.

Durante la colonia, los españoles concentraron a los indígenas en «pueblos de indios» para controlarlos y recolectar el tributo para la corona.

En el estudio que los antropólogos de la USAC entregaron a los magistrados de la Corte de Constitucionalidad, se recuerda que la llegada al país de los españoles provocó desplazamiento de las poblaciones indígenas de sus tierras, inició el mestizaje y se generalizó el uso del idioma español.

«La adopción de elementos culturales europeos no implica automáticamente la extinción de un grupo indígena (…) Los procesos de transformación políticos, económicos, sociales y culturales impiden encontrar en un territorio la pureza étnica en sus pobladores, encontrarlos de la misma manera en que existieron hace siglos. Por eso es necesario hacer referencia histórica a épocas anteriores y a un territorio amplio que va más allá del municipio de San Rafael Las Flores», dice el documento.

De acuerdo con los antropólogos de la USAC, San Rafael Las Flores, como otros municipios, no escapó a los cambios culturales y que, aunque hay personas que se identifican como ladinas o mestizas, hay muchas otras que reconocen a sus antepasados indígenas y se autodefinen como indígenas y como xinkas.

«(…) la cultura de los pueblos no permanece intacta o estática y no toma en cuenta el impacto de las transformaciones sociales como la migración, la evangelización, las políticas públicas que durante la colonización privilegiaron la asimilación e integración a una nación homogénea».

También resaltan que en ese municipio la cultura ha ido cambiando, pero hay esfuerzos notables para para la recuperación de la memoria histórica y la cultura.

¿Por qué hay xinkas que no hablan xinka?

Entre los argumentos del Ministerio de Energía y Minas y la Minera San Rafael para justificar que no hubo consulta comunitaria para instalar el proyecto, está que no existen xinkas porque casi nadie habla el idioma.

El Instituto de Estudios Interétnicos de la Universidad de San Carlos señala que la discriminación y el racismo operan negativamente en contra de la práctica cotidiana de los idiomas indígenas y que la decisión consciente de los adultos de no transmitirlo a los hijos adoptando el idioma dominante, busca evitar que sean discriminados, ya que hablarlo se vincula al «retraso y no confiere estatus social».

«Para la mayoría de los entrevistados, los xinkas han padecido burlas y rechazo por parte de los ladinos. Esta situación provocó que las personas no quisieran hablar ni vestirse de manera distintiva en los lugares públicos para evitar ser identificados como indígenas. El desuso del traje fue explicado por la mayoría de personas, tanto adultas como jóvenes, como efecto de la discriminación étnica y el racismo».

El documento de la Universidad de San Carlos señala que por escritos de cronistas y sacerdotes se sabe que durante la época de la colonia los xincas presentaron una ardua resistencia a ser vencidos y colonizados.

La conclusión del peritaje antropológico de la USAC para la Corte de Constitucionalidad es inequívoca: sí hay xinkas en el Suroriente de Guatemala, en el área de influencia de la Mina San Rafael.

Este argumento científico se suma al de la Universidad del Valle, que también concluyó que sí hay xinkas en la región de impacto de la mina.

Fuentes cercanas al caso prevén que en las próximas semanas los magistrados puedan resolver si autorizan o prohíben la mina en Santa Rosa.

Consultar la fuente