¿Quién no ha comido alguna vez shepes con salsa de tomate y queso seco? Si no sabes que es esta delicia, te invitamos a que conozcas un poco más sobre los ricos tamales que se pueden preparar con maíz.

Tradicionalmente estamos acostumbrados a comer chuchitos y tamales colorados, pero hay más de 15 tipos de “tamalitos” que se elaboran en el país.

Empecemos por los Shepes, que están hechos con masa de maíz y frijol camagua o piloy, que significa que el grano aún no se ha endurecido.

Se le agrega sal, manteca de cerdo y preferiblemente se envuelve en hoja de maxán, para que tenga un exquisito sabor.

Los shepes son fáciles de preparar, su base es la masa de maíz y los frijoles camaguas.

Los Siete Camisas, deben su nombre a la particular forma en que se prepara, pero no creerás lo sencillo que es elaborarlos.

Solo necesitarás masa, frijoles volteados, manteca y sal.

Primero debes hacer una capa de masa y sobre esta otra de frijoles, luego lo enrollas como un brazo gitano.

Por último, vas cortando por secciones que envuelves en tusa, lo pones a cocer y listo.

Estos tamalitos no son muy conocidos, pero tienen un sabor y textura agradable al paladar.

De Chipilín y Loroco, estos se preparan de la misma forma: masa, manteca de cerdo y sal, todo se revuelve, se hacen las bolas, se envuelven en tusa y están listos para llevar a la olla.

Sin duda, el olor y sabor bien acentuado de estos bocadillos te encantarán, los puedes acompañar con salsa y queso seco.

Te puede interesar: Cinco costumbres que se han convertido en “ley” para los guatemaltecos

De loroco o chipilín, seguro te encantará su sabor, igual puedes experimentar mezclando ambos ingredientes.

De lo salado a la dulzura, hay para todo gusto

Los Tamalitos de Cambray no son tan comunes, pero puedes encontrarlos en algunos puestos de mercado.

Estos son dulces y necesitas masa, queso, crema, agua de anís, canela y clavo; azúcar, leche, margarina y pasas.

Si gustas, puedes agregarle un poco de color con esencia y tras combinar todos los ingredientes, envuelves los tamales en tusa.

Estos son bocados dulces que pueden acompañar una refacción junto con un café o chocolate bien calientitos.

Ricos y deliciosos, los Tamalitos de Elote, no pueden faltar dentro de estas recetas.

Se hacen con maíz sazón o maduro, pero sin que haya llegado al punto de grano. Así que si quieres hacer 20 unidades, puedes comprar una docena de elotes y desgranarlos.

Tras obtener los granos, debes llevarlos a un molino para que lo hagan masa, a esta se le agrega queso, crema, leche, azúcar, margarina y también agua de anís, canela y clavo.

Tienen la particularidad de que se envuelven con la hoja fresca que quitaste de los elotes.

Estos tienen un grado de dificultad un poco más alto, pero nada del otro mundo.

También están los tamales blancos o de viaje, lancinero, montuca y shupte, pero estos son variaciones de acuerdo a las regiones del país a la que pertenecen.

Uno de los consejos que te podemos dar, es que le puedes agregar queso y crema a los tamalitos salados para que su sabor sea más intenso.

Además el uso de la hoja de maxán o tusa depende del sabor, pues la hoja verde que se emplea para los tamales colorados da un toque distinto, mientras que la hoja seca del elote, es neutra.

La entrada Shepes, chuchitos y cambrayes, delicias que nos regala el maíz se publicó primero en Canal Antigua.

Consultar la fuente