Todo sobre Sandra: los mitos, los pobres, el narco y más


No hay otra candidata corriendo por la presidencia que tenga más experiencia en la política guatemalteca que Sandra Torres. En más de 20 años de carrera recorrió todas las esquinas del país y ha organizado cinco campañas: una que perdió por poco, en 2003, y otra exitosa, en 2007, ambas junto a Álvaro Colom, a quien propuso fundar la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) allá por el año 2000, con quien se casó, con quien ganó la Presidencia, co-gobernó y de quien se divorció. Y otras tres campañas más, de ella como presidenciable, en 2011, 2015 y ahora, en 2019.

Por eso Sandra Torres conoce Guatemala. Y Guatemala conoce a Sandra Torres. Y por eso, también, es raro que alguien no tenga una opinión sobre ella. Pero es sin puntos medios. La detestan o la aman. Esos dos extremos son los que moldean la imagen de la candidata de la UNE que lidera las encuestas, y que ahora juegan a su favor o en su contra en su tercer intento por ser la primera mujer presidenta de este país centroamericano.

1. La sandrofobia y ¿el monstruo?

En Guatemala existe una palabra que conceptualiza la aversión a Sandra Torres. La ‘sandrofobia’. Ella ha dicho que es producto de la molestia que generó entre los sectores más poderosos la redistribución del ingreso durante el gobierno de la UNE (2008-2012) y que se instaló a través de los medios de comunicación. Pero hay una explicación más compleja para ese fenómeno.

Las críticas en su contra empezaron en el 2008, cuando el entonces presidente –y su entonces esposo– Álvaro Colom creó el Consejo de Cohesión Social y la nombró coordinadora. Con eso, Sandra Torres dejó el tradicional papel decorativo que usualmente tenían las primeras damas y se encargó de la instancia que impulsaría los programas sociales, que fueron la insignia del gobierno que se reivindicó como socialdemócrata.

Los programas más importantes fueron Mi Familia Progresa –dinero para familias pobres rurales, a cambio de que sus hijos e hijas asistieran a clases y a controles médicos–, Bolsa Segura –alimentos básicos para familias pobres en el área urbana–, Comedores Solidarios –que ofrecían comidas a bajo costo en zonas marginales– y Escuelas Abiertas –espacios alternativos de educación y recreación para niños, niñas y adolescentes–.

—Álvaro y Sandra, juntos, dirigían las reuniones del gabinete de gobierno. Él se encargaba de los temas de seguridad y economía. Y ella, de educación, salud y todo lo relacionado con cohesión social. Pero estaba claro que todos teníamos que seguir las órdenes de ella, que era la que regañaba y ponía a todos en cintura—, recuerda un exministro de gobierno.

Aunque había otro hombre fuerte del gobierno, Gustavo Alejos, el financista de campañas, empresario y uno de los encargados «de negocios» durante la administración, como una vez bromeó el presidente Colom. Gustavo Alejos, secretario privado, y Sandra Torres, coordinadora del Consejo de Cohesión, tenían algo que a Colom le faltaba, o que no le gustaba: «estar regañando a la gente». Así, Sandra Torres y Gustavo Alejos eran los dos ‘vicepresidentes’ de facto; ella para temas sociales y él para temas de infraestructura y economía.

Se decía que la primera dama era quien tomaba las decisiones, la verdadera presidenta. Lo cierto es que era la persona con la imagen más fuerte del gobierno y estaba bajo el foco de la prensa por los señalamientos de corrupción en los programas sociales que estaban a su cargo.

 

Álvaro Colom y Sandra Torres en una actividad pública en San Juan Sacatepéquez, el 23 de junio de 2009.

Álvaro Colom y Sandra Torres en una actividad pública en San Juan Sacatepéquez, el 23 de junio de 2009. Foto: Carlos Sebastián

Acá entran dos mitos.

El primer mito es que los señalamientos de corrupción que decían que estaba robándose el dinero de las transferencias condicionadas, al final no fueron tales. Sí, era gente real la que recibía los beneficios. Eso sí, eran plataformas que muchas veces eran más clientelares que institucionales. Su mérito fue alcanzar el 22% de la población del país, buena parte de quienes viven en pobreza.

En el año electoral, 2011, el ya desaparecido Fondo Nacional para la Paz se convirtió en el organismo presidencial más favorecido por aumentos presupuestarios. Casi Q700 millones ($90 millones), de los que 18% fueron para Bolsas Solidarias, el programa que más dinero recibió, y que era básicamente clientelar, sin condicionantes.

El otro mito es la versión de Sandra Torres. Que estas transferencias condicionadas eran revolucionarias o le quitaban dinero a la élite. Los programas sociales no superaron el 2% del tamaño de la economía, el PIB, y durante el gobierno de la UNE tampoco se aplicó ninguna reforma fiscal significativa. Lo que lograron fue reducir el porcentaje de extrema pobreza, pero no el porcentaje de pobreza.

Además, la sandrofobia desde la élite tiene orígenes añejos, de la guerra (1960-1996). Y tienen mucho de mito y algo de verdad. Se construyó la imagen entre la élite de que Sandra Torres había sido la guerrillera a cargo de vigilar el secuestro de Olga Novella. Estas fueron sus respuestas en la única entrevista que le aceptó a Nómada, en 2015:

—¿Usted tuvo algo que ver en el secuestro que derivó en la muerte de Olga Novella?
—No, y es un buen momento para aclararlo. No tuve nada que ver y eso fue un mito que creó el Partido Patriota hace unas campañas, y me ha ocasionado muchos problemas.

—¿Fue colaboradora de la guerrilla ORPA?
—No, nunca.

—¿Usted tuvo alguna vez un novio guerrillero?
—Sí (y sonríe como quien recuerda a un amor de juventud, allá por los años setenta). Se llamaba Augusto Baldizón. Yo tenía 17 años, cuando empezaba en la universidad, y no sabía que él era guerrillero. No lo sabía.

—¿Cuánto tiempo fueron novios?
—Eh, como seis meses.

(Veinte años después de ese noviazgo, ese guerrillero, que respondía al nombre clandestino de Isaías, fue, en efecto, uno de los organizadores del secuestro de Olga Novella, un secuestro que derivó en la muerte de una de las dueñas de Cementos Progreso, un secuestro que puso en peligro la firma de los Acuerdos de Paz en 1996).

Su reputación ante la élite y la clase media urbana empeoró el 11 de mayo de 2009 con la muerte de Rodrigo Rosenberg. Antes, el abogado corporativo grabó un video asegurando que si moría sería por responsabilidad de Sandra Torres, Álvaro Colom y Gustavo Alejos. A partir de entonces surgió el movimiento conocido como ‘camisas blancas’, integrado principalmente por personas de clase media-alta y alta, que protestaron para exigir la renuncia del todo el Gobierno. A Sandra Torres la llamaron «asesina» y la sandrofobia creció entre los sectores más conservadores de las zonas urbanas. Mientras tanto, en las áreas marginales y el campo aumentaba el apoyo para la primera dama, gracias a los programas sociales.

Finalmente, la CICIG –con base en facturas, grabaciones y transferencias– demostró que Rosenberg planeó su propia muerte y que la cúpula del gobierno de la UNE no tenía la responsabilidad. Pero para entonces ya había una grieta que dividía a los que odiaban y a los que apoyaban a Sandra Torres.

—Tal vez por todo ese clima político tan complicado del 2009, Sandra tenía y tiene un resentimiento contra los ricos o las personas exitosas. Pero al mismo tiempo quiere ser como ellos. No es un asunto ideológico—, dijo una persona que trabajó de cerca con la primera dama.

Quizás por esa contradicción o por su pragmatismo, Sandra Torres a la vez les tiene antipatía y les da la razón en políticas públicas.

Sandra Torres también es empresaria. De la maquila, una industria famosa por cabildear para que puedan pagar un salario mínimo más abajo del mínimo nacional. Una prerrogativa que les fue concedida por el gobierno socialdemócrata de Álvaro Colom y Sandra Torres. Y en 2011, cuando intentaba ganarse el favor de la élite, participó incluso en reuniones sobre desalojos de ocupaciones de campesinos en Alta Verapaz junto a los empresarios Widmann.

Esto no ha permitido que la acepten en el sector empresarial tradicional.

Con la clase media urbana capitalina tampoco ha tenido éxito.

La sandrofobia incrementó cuando intentó ser candidata presidencial en las elecciones de 2011, a pesar de una prohibición constitucional que dice que parientes del presidente en funciones puedan ser candidatos antes de que transcurran 4 años desde el fin del gobierno. Para evadir la prohibición constitucional, pidió el divorcio al presidente Álvaro Colom, una ambición difícil de perdonar para una sociedad tradicional como la guatemalteca. Al final la Corte de Constitucionalidad no le permitió participar con un resultado 7-0.

No es un secreto que el sector privado organizado no confía en Sandra Torres, y viceversa. Pero el sector vio que no sufrió ninguna amenaza seria al establishment con el gobierno de Álvaro Colom y ahora, ante el temor de la posibilidad de que Thelma Aldana sea candidata presidencial con el Movimiento Semilla, los empresarios creen que podrán trabajar sin mayores complicaciones con un nuevo gobierno de la UNE, aunque no sería el escenario ideal.

—La mayoría de los empresarios la tragan, pero no la mastican. Es decir, ya sabe cómo hacer gobierno y puede trabajar, pero no es agradable—, dice una fuente empresarial.

El 14 de enero de 2012, Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti, del Partido Patriota, tomaron posesión y formaron un gobierno más próximo al sector empresarial que el de la UNE. Sandra Torres se había quedado sin participación en las elecciones, sin su esposo y sobre todo, sin poder en el Ejecutivo. Pero aún le quedaban su partido y una bancada de 44 diputados en el Congreso, aunque esta podía fragmentarse.

—Se sentía perseguida de una forma enfermiza. Pensaba que la cúpula del PP la iba a destruir por completo. Incluso, para evitar que la pudieran capturar, siguió viviendo en el mismo apartamento que Colom durante casi ocho meses porque él tenía inmunidad del Parlamento Centroamericano como expresidente y la policía no podría entrar en su casa sin un proceso de antejuicio previo. Pero al final no le pasó nada, cuenta una fuente de la UNE.

Sandra Torres tuvo que esperar cuatro años para volver a participar. Pero esos 1,460 días no estuvo de brazos cruzados. Y se dedicó de lleno en fortalecer a su partido, o a recuperarlo de las cenizas y a apropiarse de lo que quedaba.

Trabajó en la provincia haciendo alianzas con líderes comunitarios, buscó nuevos financistas para su campaña de 2015 y buscó acercamientos con Washington. Esta vez consiguió un espacio en la papeleta presidencial, pero no logró quitarse la imagen de ser una representante de «la vieja política». En la segunda vuelta presidencial perdió estrepitosamente contra Jimmy Morales y los resultados reflejaron la sandrofobia: solo el 15 por ciento de los votos capitalinos fueron para Sandra Torres.

2. ¿La candidata del lado de Dios?

Ahora, como candidata que encabeza las encuestas con 20 por ciento, Sandra Torres despierta miedos, entre sus adversarios y entre sus seguidores. Casi nadie quiere hablar sobre ella en récord; todos piden el anonimato.

Hace cuatro años, estos fueron los adjetivos que recogimos sobre quienes la conocen, sea que la quieran o la detesten. Abrasiva. Abusiva. Déspota. Mandona. Protagonista. Esforzada. Incansable. Entregada. Trabajadora. Excelente. Micro gerencial. Calificativos buenos y malos para decir lo mismo: Sandra Torres trabaja duro. Sandra Torres es dura.

Los círculos políticos próximos a Sandra Torres dicen que no tiene amigas. Y tampoco quiere tener, pues el tiempo libre es escaso para la vida personal. Ella misma solo nombró a tres en una entrevista con Nómada, en 2015, aunque sí se ocupa de sus hijas y sus nietos.

Para tener una mirada balanceada sobre Sandra Torres hay que buscar a Sandra Torres para comprender por qué provoca tantas pasiones, pero Sandra Torres rehúye de las preguntas de Nómada en 2019. Su campaña se negó a compartir dónde estaría en mítines. Y cuando se le cubrió en un mitin, ella se negó a responder preguntas a este periodista.

De igual manera, es en uno de sus mítines en los asentamientos urbanos o en el campo, cerca de las personas que extrañan los programas sociales de la UNE, en donde Sandra Torres, la amada, se siente más a gusto.

 

Sandra Torres durante un mitin en el asentamiento Alioto López en Villa Nueva.

Sandra Torres durante un mitin en el asentamiento Alioto López en Villa Nueva. Foto: Carlos Sebastián

Yésica González tiene 27 años, es madre de tres niñas y espera un hijo más, que nacerá en agosto. Es esposa, ama de casa y vendedora de ropa usada. Vive en la colonia Mario Alioto, en Villa Nueva, en la periferia de la Ciudad de Guatemala, pero a 3.5 kilómetros del prestigioso colegio Liceo Javier en la calzada Aguilar Batres. Ahí, en la colonia Alioto, Yésica González comparte una casa de 3 habitaciones, construida con paredes de block y techo de lámina, con su cuñada y sus dos sobrinos.

«Alioto» es tierra de incertidumbre cada día. No se sabe si habrá agua en las cañerías, cuándo un joven va a ser reclutado por las pandillas o una mujer va a morir estrangulada. O cuándo una familia sin título de propiedad será desalojada de su terreno y tampoco si habrá comida en los hogares. Todo puede pasar.

El viernes 5 de abril Sandra Torres visitó la colonia de Yésica. En un horario laboral y al filo del mediodía, su público principal fueron las amas de casa, niños y niñas, que en alguna medida recuerdan cómo se beneficiaron hace 10 años con los programas Bolsa Segura y Escuelas Abiertas en el gobierno de la UNE.

El equipo de Yang Roca, candidato a alcalde de Villa Nueva por la UNE, instaló una tarima, una mesa y un equipo de sonido para el mitin. Además, contrató a un payaso, un animador y personal para regalar camisetas, gorras y suvenires del partido a las personas que se acercaran a escuchar a Sandra Torres. Incluso, días antes había anunciado dinero para los ganadores. Con regalos, canciones pegadizas y diversión barata se hace campaña en Guatemala. Así consiguieron reunir a unas 200 personas.

Sandra Torres llegó a las 12:14, solo unos minutos tarde. En una campaña electoral, el buen manejo del tiempo es clave para abarcar más territorio. Dos horas antes, a las 10 de la mañana, estaba en un mitin en Amatitlán. Y dos horas después tenía que seguir su recorrido por San Juan Sacatepéquez, Mixco y Chinautla. Cinco eventos en un solo día con discursos improvisados en cada lugar.

Mientras los presentadores introducían a la candidata, Yang Roca le decía a Sandra qué temas debía abordar en su discurso frente a los electores. Ella anotaba a mano, en una hoja de cuaderno, los tópicos más importantes. Así armó un discurso de 20 minutos en los que recordó los logros del Gobierno de la UNE –sin mencionar en una sola ocasión a Álvaro Colom–, prometió revivir el programa de Bolsas Solidarias, generar empleo y combatir la inseguridad y lanzó un par de críticas al gobierno de Jimmy Morales.

—Somos un partido serio y responsable, con un plan de gobierno. Yo no voy a llegar a improvisar. Yo ya sé lo que tengo que hacer desde el primer día de mi gobierno. Y desde mi primer día, mi compromiso es devolverles a ustedes la bolsa solidaria y darles trabajo—, dijo Sandra Torres, desde la tarima.

 

Sandra Torres lee las anotaciones hechas en un papel previo a dar un discurso frente a simpatizantes en Alioto López, Villa Nueva.

Sandra Torres lee las anotaciones hechas en un papel previo a dar un discurso frente a simpatizantes en Alioto López, Villa Nueva. Foto: Carlos Sebastián

También anunció que ya está en pláticas para llevar maquilas a Villa Nueva y que está dispuesta a «sacar al ejército a las calles» para que cuiden a la población; incluso, dijo que reabriría un destacamento militar en el municipio. Después de cada anuncio o frase, la audiencia aplaudía y vitoreaba a Sandra Torres.

—No están solos. Dios está con nosotros y nosotros estamos con ustedes—, gritó la candidata de la UNE.

Yésica González recuerda que la Bolsa Segura era una buena iniciativa. El frijol, arroz y harina de maíz que recibía cada mes le ayudaban a alimentar a su familia, pero reconoce que eso ya no es suficiente. Ahora pide que le ayuden a conseguir un empleo, y uno bien pagado, y que mejore la seguridad en la colonia.

—Si ella queda (como presidenta), ojalá que cumpla lo que está prometiendo. Ya varios han dicho que Dios está de su lado y después se ve cómo caen por corruptos—, dice el ama de casa.

Lejos del mitin, en el Congreso, finalmente alguien que la conoce de cerca accede a hablar para este reportaje.

El diputado Haroldo Quej se integró a la UNE en 2014. Antes estuvo en el PP de Otto Pérez Molina y antes en el FRG de Efraín Ríos Montt. Conoce desde hace cinco años a Sandra Torres y en esta campaña está trabajando de cerca con ella.

Haroldo Quej es el responsable de la Organización Comunitaria y Territorial en la UNE. Su departamento, Alta Verapaz, fue uno de los únicos dos en los que Sandra Torres no perdió en la segunda vuelta de 2015 contra Jimmy Morales. Matiza que conoce poco a Sandra Torres, pero se anima a dar su opinión sobre ella:

—Sin lugar a dudas es una mujer trabajadora y disciplinada. Y creo que algunas personas tienen inconvenientes al tratar con ella porque no están acostumbrados a tener una mujer en puestos de liderazgo.

El diputado Quej dice que la candidata parece sentirse cómoda cuando tiene que relacionarse con las personas de la provincia, especialmente en las comunidades indígenas. «Seguro que la sangre llama», dice Quej, aunque Sandra Torres tiene poca sangre maya. Nació en Melchor de Mencos, el último pueblo guatemalteco rumbo a Belice, el 5 de octubre de 1955, en años en los que Belice todavía no había decretado su independencia y Guatemala todavía lo consideraba un departamento más. Sandra Torres es de una familia mestiza, y su mamá llegó a ser la alcaldesa del pueblo, con el partido DIA, que se alió en 1999 con la URNG.

3. Buscar millones de financiamiento, cuando se viene de la frontera con Belice

Sandra Torres y Álvaro Colom eran un tándem potente. Rural y urbano. Enérgica y conciliador. Ella de orígenes de clase media, él de orígenes aristocráticos. Ella encargada de construir el partido, él de las relaciones con los poderosos. Así, hasta 2007, Colom podía abrir puertas para reclutar financistas dentro la élite. Gustavo Alejos, Carlos Meany, la familia Dalton. Pero a Sandra Torres eso le cuesta más. Y parece tener un modelo de un gran financista a quien le cede la candidatura a la Vicepresidencia.

En 2011, su efímera candidatura vicepresidencial fue de alguien del círculo de Gustavo Alejos, Roberto Díaz-Durán. Ella negó en récord a Nómada en 2015 que Gustavo Alejos le diera financiamiento, pero una investigación de la CICIG y la FECI del MP demostró que sí la financió hasta bien entrada la campaña de 2015.

En 2015, su candidatura vicepresidencial fue para el empresario Mario Leal, parte de la familia que es dueña del Ingenio Magdalena y de la Ciudad Cayalá. En la conferencia de prensa en la que presentaron al binomio, a él se le escapó un detalle: ¿Cuánto dinero va a aportar a la campaña?, se le preguntó en la conferencia. «US$10 millones. ¿O US$3 millones? ¿Cuál es que es el límite?». En realidad, no solo dio los US$3 millones del límite legal de entonces, sino que la CICIG y la FECI descubrieron que ambos tenían una cuenta paralela de US$19 millones de financiamiento ilegal para Sandra Torres. La investigación, documentada con cheques, audios y archivos, demostró cómo políticos, empresarios y colaboradores fueron parte de una estructura que ayudó a la UNE a captar millones violando la Ley Electoral y de Partidos Políticos.

Entre 2018 y 2019, la jefa del MP, Consuelo Porras, oportunamente retrasó el expediente de esta investigación de la CICIG y la FECI hasta un día después de que Sandra Torres tuviera inmunidad.

En 2019, Sandra Torres ha buscado otro perfil para vicepresidenciable. Con Gustavo Alejos en la cárcel por casos de corrupción y Mario Leal prófugo por otro caso de corrupción, Sandra Torres parece haber buscado entre exempleados de otra corporación. Se mencionaba en círculos políticos que su vicepresidenciable sería Acisclo Valladares Urruela, anterior gerente de asuntos corporativos de Tigo. Pero el actual Ministro de Economía de Jimmy Morales se distanció del dueño de la telefónica, Mario López. Después se habló de Víctor Asturias, quien reemplazó a Valladares al frente del Pronacom. Y finalmente Torres se decantó por Carlos Raúl Morales, diplomático de carrera, excanciller de Pérez Molina y de Jimmy Morales, exasesor del grupo Onyx y de la Fundación Tigo.

 

Sandra Torres y Carlos Raúl Morales son presentados como binomio presidencial de la UNE.

Sandra Torres y Carlos Raúl Morales son presentados como binomio presidencial de la UNE. Foto: Carlos Sebastián

Que el nuevo vicepresidenciable de Sandra Torres sea un extrabajador de Tigo recuerda este detalle de 2011, contado en un libro por el exministro de Finanzas Juan Alberto Fuentes Knight:

El gobierno de Colom intentó aprobar un impuesto especial para las telefónicas, pues la Superintendencia de Telecomunicaciones carece de mecanismos para saber cuántos minutos venden de telefonía e internet. Pero a media discusión pública sobre ese impuesto en 2010, de pronto la UNE desistió de la idea, y meses más tarde, el entonces ministro de Finanzas, Juan Alberto Fuentes, escribió un libro de memorias donde señaló que esa reforma no pasó porque Tigo ofreció dar dinero para la campaña electoral de Sandra Torres en 2011.

Tigo, por medio de su departamento de comunicación, dio la siguiente reacción sobre el tema: «Es absolutamente falsa dicha afirmación. Desconocemos qué haya dicho ese libro pues nunca lo leímos».

La sombra del financiamiento electoral ilícito planea sobre Sandra Torres, cuyo partido no solo protegió al presidente Jimmy Morales de un impeachment por ese tema, sino que participó de la reforma a la ley para intentar que ya no se persiga el delito. Un audio filtrado a la prensa muestra una conversación entre Sandra Torres y Gustavo Alejos en el que el segundo le cuenta que hay un constructor acusado de corrupción, Gabriel Guerra, dispuesto a financiar US$5 millones.

Gabriel Guerra está procesado por el caso Cooptación del Estado, acusado por los delitos de asociación ilícita, financiamiento electoral lícito y cohecho activo. Según el MP, financió a la UNE y el PP, a cambio de contratos de obra pública.

El financiamiento electoral es el concepto que vuelve pragmática a la candidata de los pobres.

4. Dudas sobre narcotráfico

El más grave es el señalamiento de su financiamiento proviene del narcotraficantes. Y no es un decir. Según el informe académico de la CICIG, los capos Ottoniel Turcios y Mauro Salomón dieron fondos para la campaña de la UNE en 2007. Y luego los cobraron con obras de infraestructura para lavar dinero entre 2008 y 2011.

¿Quién fue una de las recolectoras de ese dinero?, según el informe de la CICIG, Gloria Torres, la hermana de Sandra Torres, secretaria de organización de la UNE entonces y gestora de proyectos de desarrollo municipal en el gobierno de Colom. Una de las operadoras de Sandra.

Un informe de InSightCrime, ‘El dinero de Los Zetas y la campaña de Colom‘, publicado en 2018, menciona además de Gloria Torres, al exdiputado Obdulio Solórzano –asesinado a tiros en 2010– y a Gustavo Alejos, como receptores de fondos del crimen organizado para el financiamiento de la campaña de la UNE en 2007.

La UNE respondió al informe de InSightCrime con un comunicado que no negó los señalamientos, pero aclaró que las estructuras del partido ya habían cambiado: «De ninguna manera involucran a las estructuras actuales de la UNE, debido a que los exfuncionarios mencionados en el mismo (reportaje) no pertenecen al partido».

Las investigaciones por el financiamiento ilícito de campañas con dinero del crimen organizado siguen abiertas.

 

Sandra Torres durante un mitin en Villa Nueva.

Sandra Torres durante un mitin en Villa Nueva. Foto: Carlos Sebastián

5. La UNE no está en su mejor momento

La UNE no pasa por su mejor momento. Trabajar durante cinco campañas seguidas con Sandra Torres ha sido desgastante para varios diputados, que se cuestionaban si era buena idea que la exprimera dama se lanzara por tercera ocasión como candidata presidencial.

Varios congresistas pensaban que lo mejor era darle la oportunidad otra líder del partido para que fuese presidenciable, pero Sandra Torres insistió en que merecía probar de nuevo. «Esta es la última vez», les habría dicho.

Mario Taracena, uno de los líderes del partido, reconoce que siempre hay discusiones y desacuerdos entre los políticos de una misma organización. Pero sostiene que Sandra Torres era la candidata natural de la UNE para estas elecciones porque no hay otra persona con su capacidad de liderazgo.

La llegada de nuevas figuras en el partido es una innegable señal de cambios, como Haroldo Quej, de Alta Verapaz, Carlos Mencos en Escuintla o Luis Alfonso Tobar en Guatemala. En la UNE hay una renovación lenta que deja claro que las cosas no serán igual que antes y que Sandra Torres ha posicionado a nuevos líderes que no cuestionan sus aspiraciones.

—Cuando llegamos al partido vimos que los diputados más cercanos a Sandra Torres ya están cansados, ya la relación es muy tensa en el partido. Y ahí vimos una oportunidad para participar, aportando y teniendo la posibilidad de ser electos. Eso sí, hay que hacerle caso en todo a Sandra. Ahí si no se puede protestar—, dice un candidato a diputado de la UNE de nuevo ingreso.

Aunque puede ser bromista y cercana en el trato, se transforma a la hora de hablar de trabajo. El combate, la reacción cortante de una voz ronca, la dura mirada verde, retadora ante la percepción de ofensa o contrariedad. Todo eso transmite Sandra Torres en una plática. No deja pasar una si no le parece. No complace, no tolera, sí controla.

Protegida por la fiscal general Consuelo Porras, que atrasó una investigación de la CICIG en su contra, Sandra Torres ofrece dar batalla electoral, pues sus dos más cercanas competidoras, la exdiputada Zury Ríos y la exfiscal Thelma Aldana, batallan todavía para superar obstáculos legales que les permitan participar.

Mientras tanto, Sandra Torres, el mito monstruoso y el mito religioso, luce incombustible y con hambre de pelear por esta última oportunidad de ser presidenta.

***

Este forma parte de una serie de perfiles de candidatos a elección popular que publicamos en Nómada.

The post Todo sobre Sandra: los mitos, los pobres, el narco y más appeared first on Nómada, Guatemala..

Consultar la fuente

La magistrada que tiene a su esposo preso (en un caso de CICIG) decidirá sobre la inscripción Thelma Aldana


La inscripción de Thelma Aldana como candidata a la presidencia dependerá de los cinco magistrados titulares de la Corte de Constitucionalidad: Bonerge Amilcar Mejía Orellana, Gloria Patricia Porras Escobar, José Francisco De Mata Vela, Neftaly Aldana Herrera y Dina Josefina Ochoa Escribá.

Y por tratarse de una apelación planteada contra la resolución de un amparo en la Corte Suprema de Justicia, que negó la inscripción de Aldana, la decisión también recaerá en dos magistrados suplentes.

En este caso fueron escogidos José Mynor Par Usen y María de los Ángeles Araujo Bohr a través de un sorteo, como lo establece el artículo 163 de la Ley de Amparo, Exhibición Personal y de Constitucionalidad.

Pero Araujo Bohr tiene un conflicto de interés. Su esposo está en la cárcel por uno de los casos más importantes que impulsaron la CICIG de Iván Velásquez y el Ministerio Público de Thelma Aldana, quien ahora quiere correr por la presidencia.

 

William Méndez (barba y lentes) en una de las audiencias del caso Construcción y Corrupción Fase 2. Foto: ConCriterio

William Méndez (barba y lentes). Foto: ConCriterio

Un abogado en problemas

A propósito de las investigaciones por el caso Construcción y Corrupción Fase II, el 14 de agosto de 2018 fueron allanadas las oficinas del bufete ‘Méndez & Araujo’, que ahora se describe en su página web como «una firma de abogados boutique renovada en 2019».

Esa oficina es de William Méndez, quien se presentó a los tribunales, luego de que se le señalara de obstaculización a la acción penal, junto con otras 12 personas involucradas en el mismo caso.

Esto te dará contextoEste es el panorama que quedaría con Thelma Aldana fuera de las elecciones

Según el MP y la CICIG, los detenidos son señalados de pagar sobornos a una estructura de alto nivel liderada por Alejandro Sinibaldi, exministro de Comunicaciones durante el gobierno del Partido Patriota, a cambio del pago de deuda o nuevos proyectos a contratistas del Estado.

También hay acusaciones por intentar obstaculizar las averiguaciones del sistema de justicia en torno al Caso Construcción y Corrupción. Y ese el señalamiento contra William Méndez, que según la CICIG y el MP, junto a Mario Méndez, Arturo Herrera y Gustavo Estrada buscaban que los testigos en el Caso Construcción y Corrupción Fase I no declararan contra Sinibaldi. Para eso, los citaban en dos oficinas en la zona 9 e intentaban influir en su declaración para favorecer al exministro de Comunicaciones.

El abogado intentó cambiar la prisión preventiva por domiciliar en una audiencia celebrada el 19 de enero de 2019, pero la jueza Erika Aifán, titular del Juzgado de Mayor Riesgo «D», rechazó otorgar una medida sustitutiva.

Más contexto¿Cuál es la situación legal de Thelma Aldana y su candidatura?

¿Qué le espera a Thelma Aldana?

El presidente de la Corte de Constitucionalidad, Bonerge Amilcar Mejía Orellana, debe convocar a los magistrados titulares y a los dos suplentes para conocer el caso de Thelma Aldana.

La ley no establece un plazo para que los magistrados tomen una decisión sobre Aldana, que al momento no está inscrita como candidata presidencial. Así que no se puede saber con certeza cuando se definirá la participación de la precandidata de Semilla.

Aldana necesita que al menos 4 de los 7 aprueben su inscripción. Y que eso suceda antes de que el Tribunal Supremo Electoral imprima las papeletas para la elección del 16 de junio. Ese proceso dura un mes. Y si no hay 4 magistrados a favor de la inscripción de Aldana, ella se quedará fuera de la contienda electoral.

 

Simpatizantes de Movimiento Semilla piden a la CC permitan la inscripción de Thelma Aldana. Foto: Carlos Sebastián

Simpatizantes de Movimiento Semilla piden a la CC permitan la inscripción de Thelma Aldana. Foto: Carlos Sebastián

Si la decisión, a favor o en contra de Aldana, se tomara después de las elecciones ya no tendría importancia. El caso quedaría sin materia.

A criterio de Samuel Pérez Álvarez, secretario general del partido Movimiento Semilla, Araujo Bohr debe inhibirse de conocer el caso de Aldana porque enfrenta un conflicto de interés. Si ese fuese el caso, su lugar lo podría ocupar uno de los otros dos magistrados suplentes: María Cristina Fernández García o Henry Philip Comte Velásquez.

Según fuentes de la Corte de Constitucionalidad, en una semana se podría saber qué pasará con la candidatura de Aldana.

Decenas de simpatizantes y afiliados al Movimiento Semilla se presentaron frente a la Corte de Constitucionalidad, para exigir a los magistrados la inscripción de Thelma Aldana como candidata.

LeéLa orden de captura contra Thelma Aldana, y la inscripción en el TSE que la salva

The post La magistrada que tiene a su esposo preso (en un caso de CICIG) decidirá sobre la inscripción Thelma Aldana appeared first on Nómada, Guatemala..

Consultar la fuente

(Gráfico): Números que evidencian el peligro de ser gay en Guatemala


Acceder a datos sobre los crímenes de odio contra miembros de la comunidad queer es complicado. Existe un subregistro alto, pues la mayoría de las víctimas no denuncian y porque las autoridades los consideran crímenes comunes o asumen que la víctima es la culpable.

El informe del Alto Comisionado de Derechos Humanos de Naciones Unidas (OACNUDH) de 2018 señala que 24 personas de la comunidad LGBTIQ fueron asesinadas. Sin embargo, la Asociación Somos asegura que los asesinatos fueron 33, 20 contra mujeres trans y 13 contra hombres gay.

Estas son las cifras que desnudan una preocupante realidad en Guatemala:

The post (Gráfico): Números que evidencian el peligro de ser gay en Guatemala appeared first on Nómada, Guatemala..

Consultar la fuente

El país en donde se asesina a personas por no ser heterosexual, en 2019

1. Crímenes de odio

El domingo 24 de marzo, un joven de 18 años desapareció en Huehuetenango. Apareció 24 horas después, sin vida. Fue torturado, su cuerpo tenía cortes. Con una navaja escribieron sobre su piel «hueco» y «morro».

Tenía 18 años y se llamaba José Roberto Díaz. Era gay y le interesaba el transformismo, era admirado por su trabajo como maquillista y soñaba con tener su propio salón de belleza. Había ganado tres concursos de belleza y tenía toda la vida por delante.

A casi un mes de ese asesinato, otro similar ocurrió, pero esta vez con dos víctimas. Son dos mujeres que fueron vistas por última vez la noche del lunes 22 de abril. Aparecieron la madrugada del día siguiente, sin vida, sobre un puente sin iluminación ubicado en el kilómetro 54 de Sanarate, El Progreso, en la carretera que conduce hacia la Jalapa, con señales de tortura y violencia. Junto a ellas un terrorífico mensaje: la fotografía de una de ellas con la frase «por panochas las matamos».

Según diversas organizaciones que trabajan por los derechos de la comunidad LGTBIQ las dos eran lesbianas. La palabra «panocha» se refiere de manera vulgar a parte de los órganos genitales femeninos y en este caso se referían a su orientación sexual. Una de las víctimas tenía 18 años, se llamaba Betzy Esmeralda Co Sagastume y tenía dos hijos pequeños. La segunda, fue reconocida como Kelly Marisa Villarreal Recinos y tenía 25 años. Ambas vivían en la zona 18, lugar donde fueron vistas por última vez.

Hasta ahora, el Ministerio Público aún no da información sobre los primeros detalles de la investigación de ninguno de los dos crímenes.

En general, acceder a datos sobre los crímenes de odio contra miembros de la comunidad queer es complicado. Existe un subregistro alto, pues la mayoría de las víctimas no denuncian y porque las autoridades los consideran crímenes comunes o asumen que la víctima es la culpable.

El informe del Alto Comisionado de Derechos Humanos de Naciones Unidas (OACNUDH) de 2018 señala que 24 personas de la comunidad LGBTIQ fueron asesinadas. Sin embargo, la Asociación Somos asegura que los asesinatos fueron 33, 20 contra mujeres trans y 13 contra hombres gay.

La organización OASIS considera que en 2017 ocurrieron 232 muertes con saña, en las que ocurrieron desmembramiento y se observa una especial condición de odio. Esa misma organización considera que las denuncias de crímenes de odio podrían multiplicarse por seis si existieran denuncias.

Por ejemplo, en Jalapa, cerca del lugar donde fueron encontrados los cuerpos sin vida de las dos mujeres, han sido asesinadas tres lesbianas entre septiembre de 2018 y abril de 2019.

En su informe de 2015, OACNUDH llama a los crímenes de odio contra la comunidad LGTBIQ como crímenes de prejuicio. Sin embargo, también considera que estos asesinatos, como el que sufrió José Díaz, no se categorizan así por las autoridades. Esto debido a que muchos de los casos de asesinatos de personas lesbianas, gay y bisexuales se consideran, desde el inicio o en el momento de la denuncia, como delitos motivados por emociones, celos o derivados de una relación amorosa previa.

Esta estigmatización se puede observar en los comentarios que usuarios de redes sociales escribían en las publicaciones que los medios de comunicación hicieron en Facebook sobre el crimen. Muchas personas se preguntaban si «solo» se trataba de una pelea entre homosexuales por envidias.

2. Una violencia con aprobación moral

Fernando Us es indígena y miembro de la comunidad LGTBIQ. Tiene más de 10 años de trabajo en la defensa y promoción de derechos humanos. De niño, salió desde su natal Quiché a la capital huyendo de la guerra que destruyó a su familia. Se convirtió en profesional y ha vivido en carne propia los estigmas y la discriminación.

—Los ataques, asesinatos e insultos contra la comunidad LGTBIQ se incrementan cuando hay mensajes sustentados por iglesias, ya que hay una aprobación moral para ese tipo de crímenes—, dice Fernando.

Esto se explica debido a que la sociedad, construida con solidez desde la visión heterosexual, siempre observa como «diferente» a alguien que no se ajusta a sus perfiles. Ante un discurso que afianza esa idea de que un homosexual es una persona enferma o que debe ser curada se vuelve parte de la actuación individual y se creen validadas las acciones y pensamientos en contra de ellos, y así se incrementan los ataques, asegura Fernando e insiste:

—Cuando un discurso de odio se lanza desde autoridades morales, políticas o personas con reconocimiento público, este se incrementa. Son pensamientos contenidos que se liberan.

 

Fernando Us, activista LGBTIQ y defensor de derechos humanos. Foto: Carlos Sebastián

Fernando Us, activista LGBTIQ y defensor de derechos humanos. Foto: Carlos Sebastián

El pasado 14 de marzo, la Pastoral Arquidiocesana de la Vida convocó a un evento que se celebró en el salón parroquial de la Iglesia San Juan Bosco y se llamó «Prevención de la Homosexualidad. Una guía para padres». El conferencista fue el predicador Ruben García y pertenece a Courage Latino, el brazo para la región de una organización que se define como «un apostolado de la Iglesia Católica Romana cuyo propósito es ministrar a aquellos con atracciones hacia el mismo sexo y a sus seres queridos».

La información que se puede encontrar en Internet sobre esta organización asegura que «su principal objetivo es ayudar a las personas que sufren de atracción, deseo y sentimientos sexuales hacia personas de su mismo sexo, y guiarlos a tener un relación más cercana con Jesucristo y bajo las normas de la Santa Iglesia Católica Romana».

Desde que en 1990 la Organización Mundial de la Salud (OMS) sacó la homosexualidad de su lista de trastornos mentales, los expertos han coincidido que no es una enfermedad y, por eso mismo, no tiene ni necesita cura.

3. Vivir tu vida bajo sospecha

En junio de 2018, usuarios anónimos en tuíter publicaron un video en el que se observaba al periodista Ben Kei Chin bailando en una discoteca gay. Se trataba de miembros de un netcenter que habían atacado anteriormente a Ben Kei por su labor periodística y utilizaron su orientación sexual para señalarlo y tratar de quitarle legitimidad a su trabajo.

En una entrevista concedida en ese momento para Nómada, el periodista explicó:

—Yo tomé la decisión, hace un tiempo, incluso antes de este escándalo, de hablar abiertamente sobre mi preferencia sexual porque ya venía siendo un tema que utilizaban estos grupos en las redes sociales para criticarme, usando palabras como hueco o marica.

Fernando Us habla también de estas tácticas para restarle legitimidad al trabajo de una persona por su orientación sexual, pero también del trato a diario que deben enfrentar: estar bajo la sospecha moral.

—Mi percepción es que aun cuando estoy en un cargo importante o tenga un trabajo, estoy bajo sospecha moral, me ven con otros ojos—, explica Fernando.

Para poner un ejemplo, señala que cada lunes cuando le preguntan sobre sus fiestas, siempre hay una cuota de curiosidad distinta: ‘¿cómo terminan tus fiestas o cómo son tus relaciones amorosas’.

Muchas veces, estas preguntas vienen sin una aparente carga de discriminación, debido a la normalización de esa situación.

—Siembre se necesita una validación que el heterosexual no requiere. Es como dicen, te aceptan, te mastican, pero no te tragan—, dice.

4. El repertorio para el humor machista

En 2012, pocas personas creían posible que, cuatro años después Jimmy Morales se convirtiera en presidente de Guatemala. En aquel entonces ya era reconocido a nivel nacional por el programa Moralejas que creó junto a su hermano, Sammy Morales.

Precisamente el 15 de enero de ese año, a través de Canal 7 y en horario estelar de domingo, se transmitió uno de sus programas que incluían el segmento llamado «Tropa Loca». Este trata sobre un grupo de soldados que, según sus ademanes y actitudes sobreactuadas, son homosexuales.

En el segmento de ese día, el personaje de Jimmy se queja de privilegios especiales para un soldado, pero el chiste termina cuando el aludido asegura que «no es una muralla, es una Mireya» y empieza a correr a otro de los actores para, en apariencia, agredirlo de manera sexual.

 

Fernando Us explica, basado en su experiencia, que muchas veces el humor es un arma para difundir y validar el discurso de odio contra la comunidad LGTBIQ.

—Crecemos en nuestra secundaria escuchando las burlas sobre los ‘huecos’, mientras pensamos «ese hueco soy yo». Por supuesto que con eso voy a tener un grado de enojo e insatisfacción, —explica Fernando y agrega— los chistes, señalar al ‘huequito’, al que ‘grita como mujer’… el humor se convierte en un arma, en un educador popular.

En el caso de la comedia que escribió y actuó el ahora Presidente, los miembros de esta comunidad son mostrados ante su público como un motivo de burla, faltos de capacidades y cobardes. De esa manera, los miles de televidentes se educan de esa manera y consideran que burlarse de los homosexuales es normal.

5. Tienen miedo a lo que «no es normal»

Lucrecia Marroquín de Palomo busca ser diputada en la próxima legislatura por el partido Valor, que pretende tener como candidata presidencial a Zury Ríos. El pasado 5 de marzo fue invitada al programa «Hora 15» de la radio Emisoras Unidas en el que le cuestionaron sobre el matrimonio de personas del mismo sexo y la necesidad de discutir sobre esa posibilidad en la campaña política.

Marroquín respondió con una frase que dejó a muchos sin habla. Primero, aseguró que «las ONG que fracasaron en países socialistas» empezaron a inculcar que ser ama de casa no era digno y provocaron que las mujeres trabajaran.

Ante esto, su teoría es que esa ausencia materna provoca la homosexualidad.

—Los chicos que no tuvieron la experiencia de tener una mamá en casa se vuelven homosexuales y las chicas que no tuvieron la experiencia de tener un padre y saber qué es la figura paterna se vuelven también lesbianas—, explicó sin brindar detalles de la base científica sobre la que sustenta su afirmación.

La frase, que contiene una fuerte carga de homofobia, solo provocó una reacción importante cuando fue tuiteada por la cuenta oficial de Emisoras Unidas.

La diputada Sandra Morán, quien es abiertamente lesbiana, explica que el problema de la homofobia es que la mayoría de la gente no la identifica como tal, porque es estructural. De esa manera se multiplican o, incluso, se justifican. Por ejemplo, ningún periodista preguntó directamente, hasta ahora, al presidente Morales si es homofóbico por los chistes que escribía en Moralejas.

—Lo peligroso es que estas ideas, que son consideradas ‘normales’, es que se usen políticamente y que eso se convierte en una política de destrucción a la persona distinta, convirtiéndola en un enemigo. Ese es el riesgo—, explica la diputada.

En esto coincide la diputada Nineth Montenegro, del partido Encuentro por Guatemala:

—Una sociedad conservadora, que nunca ha entendido la opresión en la que ha vivido, viven en el miedo. La gente más conservadora se aterroriza y se vuelve fácilmente permeable a un discurso que provoca terror y luego inhibe a la gente a poder expresarse.

En la entrevista radial, Lucrecia Marroquín también criticó la ideología de género, asegurando que pone en riesgo a la familia y la sociedad. Sobre esto, la diputada Morán explica:

—La idea que han construido la extrema derecha, dice que estamos en contra la familia y la sociedad y no es cierto, que queremos destruir los valores sociales y no es cierto. Eso provoca un discurso de odio, pero también un riesgo de vida para los integrantes de esas comunidades.

6. Un tema invisible en la campaña política

El Tribunal Supremo Electoral convocó a los secretarios de los partidos políticos a firmar un pacto de no agresión, algo que se realiza regularmente al inicio de cada campaña política. Sin embargo, esta vez, varios partidos se negaron a asistir al acto y a suscribir el convenio.

¿La razón? Para el partido Unionista, al que pertenece el actual presidente del Congreso, Álvaro Arzú Escobar, fue que este acuerdo buscaba evitar la discriminación por orientación sexual e identidad de género. En un comunicado publicado en redes sociales explican que estas palabras e intenciones son de «grupos de izquierda».

🔆 #Unionista

El Partido Unionista hace saber: pic.twitter.com/WqY0SoPTAy

— Partido Unionista (@p_unionista) March 11, 2019

No es el único partido que prefiere no hablar de personas homosexuales y sus derechos. En esa línea, el diputado y candidato presidencial del partido oficial, FCN Nación, Estuardo Galdámez, ha mantenido un discurso de odio contra la comunidad LGTBIQ, incluso negando la existencia de diversidad sexual en Quiché, distrito por el que fue electo.

Ante la pregunta de los peligros del discurso de odio, dijo no entender a qué se refería este reportero por comunidad LGTBIQ, para luego agregar que la homosexualidad «es una teoría incierta y mentirosa».

Ante la insistencia, agregó:

—Yo no estoy en desacuerdo con ellos, es su conducta, su decisión. Lo que yo no voy a aceptar es que su derecho sea un derecho de todos los guatemaltecos, porque eso no es cierto. Yo voy a defender lo que dice la Constitución y la Constitución dice hombre y mujer.

No es el único candidato a la presidencia que se pronuncia contra la comunidad LGTBIQ.

Ámilcar Rivera, quien busca ser presidente por el partido Victoria, escribió un tuit el 14 de febrero en el que asegura que «respeto no significa estar de acuerdo con las intenciones de otros» ante la fotografía de una bandera arcoíris, que representa a la comunidad LGTBIQ, en una actividad pública del Ministerio Público. Agrega que se esforzará para «esta imagen no se materialice en el Palacio Nacional».

Respeto, no significa estar de acuerdo con las intenciones de otros.

Me esforzaré con valentía para que esta imagen no se materialice en el Palacio Nacional, en el 2020. pic.twitter.com/CliRI5zjs6

— Amilcar Rivera (@AmilcarRiveraGT) February 15, 2019

La bandera fue colocada en junio de 2017 con motivo del mes del orgullo gay y a petición Red Nacional de la Diversidad Sexual y VIH de Guatemala (Rednads). El MP accedió a colocarla, según explicó en aquel momento la vocera de la entidad, Julia Barrera, porque se apoyan los espacios libres de discriminación.

Pese a esto, algunos lo consideran como un beneficio sobre otros sectores de la sociedad. El diputado Fernando Linares Beltranena, del conservador partido PAN, lo ilustra de la siguiente manera:

—Todo el mundo tiene derecho a participar, no discrimino a nadie, lo que digo es que no se les debe privilegiar. Si son homosexuales, si están a favor de Municipal, del Comunicaciones, son de los Rotarios, hombres y mujeres, para mi es totalmente indiferente, a nadie se le debe discriminar ni privilegiar.

Ante la pregunta sobre cómo la comunidad LGTBIQ recibía privilegios, el diputado Linares Beltranena dijo:

—Se les privilegia al poner una bandera de ellos en el Ministerio Público.

7. Un discurso de odio que moldea la vida

Fernando Us cuenta una anécdota para demostrar que el gran problema del discurso del odio es que normaliza los ataques, incluso dentro de las mismas personas señaladas.

—Una vez un joven del interior me tomó confianza y platicó conmigo. Me dijo ‘yo soy gay, pero creo en Dios y soy buena persona’.

El discurso del odio hace que las personas señaladas no tengan la posibilidad de vivir una vida plena, los lleva a vivir una doble vida. Sufren a diario el riesgo de no tener información sobre su sexualidad o salud, no pueden mostrar cariño en público.

Esto se demuestra también en una frase cargada de homofobia que muchos hombres repiten porque consideran normal: ‘Yo no tengo nada contra los huecos, pero que no se metan conmigo’.

—El odio nos cuestiona si estamos bien, lo internalizamos—, dice Fernando. Mientras tanto, aún no existe una solución para lograr que ese discurso cambie, a pesar del extenso trabajo que diversas organizaciones realizan para ellos.

The post El país en donde se asesina a personas por no ser heterosexual, en 2019 appeared first on Nómada, Guatemala..

Consultar la fuente

El rock rock rock vuelve con toda su rebeldía, psicodelia y flecos

<p data-textformat="{"ff":"Liberation Serif","fgc":"rgb(0,0,0)","size":"12.0"}" data-window-control-info="true" data-writer-border-info="{"border-sides":
}» data-doc->Voodoo Magic irrumpe en la escena a tan solo dos años de haberse formado. Hubo intentos anteriores de dos de sus integrantes que se conocen desde la primaria, el guitarrista Hermann Bernard y el cantante y bajista Rafael Fernández. Ahora el grupo, completado por el batería Esteban García, presenta su nuevo y disco debut que firma con su nombre, que contiene nueve composiciones llenas de hard rock con elementos retros pero también contemporáneos y novedosos.

Voodoo Magic, la banda

<p data-textformat="{"ff":"Liberation Serif","fgc":"rgb(0,0,0)","size":"12.0"}" data-window-control-info="true" data-writer-border-info="{"border-sides":
}»>Ahora, estos chicos egresados del Valle Verde cumplen su deseo de entregar un material de diferentes tempos, de matices, de sonido duro a relativamente suave, digamos, son canciones más expresivas, interpretadas en inglés y español. Fernández, el autor de las canciones, explica que el idioma responde más bien al pulso que late en el momento de concebir la canción y se centran en reflexión, temas lúdicos y en amor de pareja.

<p data-textformat="{"ff":"Liberation Serif","fgc":"rgb(0,0,0)","size":"12.0"}" data-window-control-info="true" data-writer-border-info="{"border-sides":
}»>Desde su apertura, con la canción que le da título a la placa y casi una declaración de principios, uno sabe cuál será su paleta sonora a partir de entonces, incluida la inesperada intervención de un bajo con slap. Es decir, acá hay rock pero también funk, pizcas pequeñas de blues y libertad del garage rock. Hay matices, hay arrojo, hay ímpetu, hay desarrollos con fuerza e ingenio, hay volumen y todo eso se agradece como en otros temas, Her majestic, Nothing wrong o Devil ride porque es algo que escasea en el rock nacional.

<p data-textformat="{"ff":"Liberation Serif","fgc":"rgb(0,0,0)","size":"12.0"}" data-window-control-info="true" data-writer-border-info="{"border-sides":
}»>Estos chicos admiten tener influencias de Jack White, Black Sabbath e igualmente se sienten inspirados en el trabajo de bandas como Greta van Fleet. Da la impresión que estos millenials (no sobrepasan los 23 años de edad) por una u otra razón terminaron escuchando a las glorias del rock setentero, por mencionar algunos como Ten Years After, Mountain, Deep Purple, Led Zeppelin o Grand Funk Railroad y lo mismo los Rolling Stone.

<p data-textformat="{"ff":"Liberation Serif","fgc":"rgb(0,0,0)","size":"12.0"}" data-window-control-info="true" data-writer-border-info="{"border-sides":
}»>Cuando se sabe eso, se entiende la estética que procuran delinear, con ideas propias y frescas sí, pero siempre con esa, hasta cierto punto, cruda sonoridad de los riffs como de tiempos pretéritos en los que a ratos se cuela la armónica, un coro o un requinteo o una consistente base que evocan a Zeppelin, Creedence Clearwater Revival o Humble Pie.

<p data-textformat="{"ff":"Liberation Serif","fgc":"rgb(0,0,0)","size":"12.0"}" data-window-control-info="true" data-writer-border-info="{"border-sides":
}»>Las tres canciones en español (Fuego en el baño, Oasis y Emborráchate) llaman la atención. Primero, por la clara voz de Fernández. Segundo porque su estilo abandonado y al mismo tiempo directo para cantar, redondea el nivel del hard rock, a veces con aliento a garage rock, como ocurre en Fuego en baño  por cierto con un pronunciado y seco requinteo de guitarra.

<p data-textformat="{"ff":"Liberation Serif","fgc":"rgb(0,0,0)","size":"12.0"}" data-window-control-info="true" data-writer-border-info="{"border-sides":
}»>Y tercero llama la atención porque en general la banda parece retrotraernos, aunque nos resistamos, a un tiempo de rebeldía desmedida, de chalecos con flecos, de caites, de sicodelia y de alguna que otra gamberrada adolescente. Este debut es muy prometedor porque nos advierte que el rock rock rock aún existe y aún se disfruta.

The post El rock rock rock vuelve con toda su rebeldía, psicodelia y flecos appeared first on Nómada, Guatemala..

Consultar la fuente

Abelino Chub es absuelto, el líder comunitario es declarado inocente de invadir una finca


El Tribunal de Mayor Riesgo A, presidido por la jueza Yassmin Barrios, declaró inocente de todo cargo a Abelino Chub Caal. Según los jueces no hay pruebas para señalar que el líder indígena invadió una finca, incendió una plantación de palma africana, ni de que fuera parte de una organización criminal.

—Se está haciendo uso del derecho penal como una forma para criminalizar la conducta del acusado—, dijo el juez Hervi Sical, quien leyó la sentencia.

El Tribunal también ordenó que el Ministerio Público realice una investigación sobre las irregularidades detectadas en las escrituras públicas que formaron parte de la prueba documental.

Al finalizar el juicio, el líder comunitario Abelino Chub dijo que no se enfrentó solo a un tribunal de justicia, sino a
«un grupo de poderosos que han puesto de rodillas a las comunidades de El Estor, Izabal».

El líder indígena pasó 812 días en la cárcel.

Por su parte, Carlos Ovalle, abogado de las empresas que lo denunciaron, dijo que respetaba la decisión del Tribunal y que analizará si apelará la sentencia.

 

Abelino Chub Caal recibe apoyo durante la sentencia donde fue declarado inocente de los delitos.

Abelino Chub Caal recibe apoyo durante la sentencia donde fue declarado inocente de los delitos.

Las claves del juicio

Abelino Chub Caal es un hombre maya q’eqchí de 33 años. Nació en Izabal y es maestro. Antes de ser capturado estudiaba en la Universidad Mariano Gálvez y trabajaba como promotor social para la Fundación Guillermo Toriello en Alta Verapaz e Izabal.

Fue capturado el 4 de febrero de 2017 en Carchá, Alta Verapaz, y fue trasladado al juzgado de Izabal. Allí, el Ministerio Público pidió que fuera ligado a proceso por los delitos de asociación ilícita, asociación de gente armada, coacción, usurpación agravada e incendio. El juez de Puerto Barrios, Aníbal Arteaga, lo ligó a proceso por dos de esos delitos y lo envió a preventivo de la zona 18.

Dos años y dos meses después, tanto el Ministerio Público como las empresas Inversiones Cobra, Sociedad Anónima y CXI, Sociedad Anónima, no pudieron sustentar las acusaciones en su contra. En el Tribunal de Mayor Riesgo presidido por la jueza Yassmín Barrios, la Fiscalía solicitó que Abelino Chub fuera absuelto por dos delitos y condenado solo por usurpación. Con todas las pruebas, solo lograron acreditar la tercera parte del caso contra el líder comunitario.

1. La acusación

El Ministerio Público señaló a Abelino Chub de organizar a la población para que el 7 de agosto del 2016 invadieran la finca Plan Grande, ubicadas en el municipio de El Estor y que los instigó para que con el rostro cubierto invadieran el terreno inscritos a nombre de las empresa CXI, Sociedad Anónima e Inversiones Cobra, S.A.. También lo acusaron de provocar un incendio en las plantaciones de palma africana.

La Fiscalía agregó que dos meses después, el 26 de octubre del 2016, cuando 1 mil 595 agentes de PNC llegaron al lugar a ejecutar una orden desalojo, la población reaccionó de forma violenta, usando armas de fuego, «lo cual evidenció el alto de nivel de organización y violencia de estos grupos organizados».

Dos audiencias y 18 testigos después, la Fiscalía no pudo sostener esa acusación.

—No existe una prueba que ubique al señor Abelino Chub en la acción que provocó el incendio—, dijo la fiscal en la audiencia y solicitó que fuera absuelto por ese delito.

También pidió que no fuera condenado por asociación lícita, porque no se comprobó que el líder comunitario fuera parte de una organización criminal.

La última petición de la Fiscalía fue que Chub Caal enfrentara una sentencia de cárcel de tres años por la usurpación de la finca Plan Grande, porque a su criterio, aunque él aseguró que no se encontraba en el lugar de los hechos ese día, uno de los testigos dijo que sí lo vio durante la ocupación de la finca.

Las empresas ven en Abelino Chub un agitador. Carlos Ovalle, abogados de las sociedades anónimas, dijo que antes de que Chub «apareciera» en la comunidad, las compañías tenían buena relación con los pobladores.

—Se entregaron lotes donde ellos vivían y tenían tierra, además se entregó a cada una de las familias unos ecofiltros y otros acuerdos que se llevaron a cabo. La relación con la comunidad era fluida y de respeto, donde se respetaban los liderazgos naturales de esa comunidad. Todo vino a truncarse con la aparición del ahora sindicado—, dijo el abogado durante el juicio

El MP y las empresas insisten en que Abelino Chub dirigió a los comunitarios para invadir una finca. La defensa dice que esa extensión de tierra ha estado habitada por las comunidades desde hace décadas y señalan que el problema de fondo, es la problemática de la propiedad de la tierra.

La defensa asegura que la usurpación no ocurrió porque los terrenos históricamente le pertenecen a las comunidades q’eqchí y que específicamente la comunidad Plan Grande, está asentada en esa área desde hace más de cincuenta años y que el papel de Abelino Chub en este conflicto, era mediar entre las comunidades y las empresas, defender sus derechos humanos y ser un traductor del idioma q’eqchí al español.

Jovita Tzul, abogada del acusado, explicó que él es un interlocutor de las comunidades para garantizar sus derechos no sean vulnerados.

—La tierra para las comunidades indígenas es el motor para las comunidades y es un motor para el pasado, presente y futuro. Nuestra tesis es que existe una acusación que no podrá ser sostenida debido a la falta de objetividad en la investigación (…) se ha dado una constante criminalización del actuar colectivo de las comunidades, señaló durante el debate.

 

Familiares y amigos de Abelino Chub lo acompañan durante el juicio.

Familiares y amigos de Abelino Chub lo acompañan durante el juicio.

2. ¿De quién es la finca?

Para las empresas que denunciaron a Chub Caal, la propiedad de la finca se demuestra con una certificación del Registro de la Propiedad. No obstante, según el peritaje de Harald Waxenecker, historiador y perito en este juicio, la comunidad Plan Grande se posesionó en ese territorio en los años 70, sin tener conocimiento alguno de la situación legal de ese espacio geográfico. La incertidumbre para la comunidad inició cuando se presentaron al área posibles propietarios y los desalojaron. En esa década con ayuda de la municipalidad, lograron que se les designara cinco manzanas de tierra.

La conflictividad se mantuvo hasta esta fecha y se agudizó cuando, en el año 2014, la empresa desmembró la finca y ofreció donar títulos de propiedad a las familias, además de un terreno para la construcción de un cementerio y 20 ecofiltros para la comunidad.

En 2016, la comunidad se dividió en dos grupos: uno de ellos integrado por 19 familias que solicitaron la entrega de la certeza jurídica de los lotes que les fueron ofrecidos y otro grupo de 32 familias que consideró que no era justo vivir en terrenos de dos cuerdas sin tierra para cultivar, por lo que decidieron ocupar dos fincas aledañas.

Según los registros de la Secretaría de Asuntos Agrarios, en septiembre de 2016 las familias solicitaron una mesa de diálogo con Miguel Ángel Arriaza, gerente de la empresa Inversiones Cobra para negociar los terrenos. La empresa se comprometió a entregar la certeza jurídica de 47 lotes, pero solo operó 18 desmembraciones a favor de los comunitarios.

En esas mesas de diálogo participó la Secretaría de Asuntos Agrarios, Gobernación Departamental, la Municipalidad, Copredeh y la Fundación Toriello, donde trabajaba Abelino Chub.

Los comunitarios alegaron que la empresa no cumplió sus compromisos. En su declaración ante el Tribunal, Chub Caal dijo que en julio del 2016, Manuel García, relacionista comunitario de las empresas lo buscó para tener una reunión con el fin de buscar soluciones a la conflictividad en la región. Se reunió con él dos veces entre junio y julio 2016. Ahí llegó Miguel Ángel Arriaza, representante legal de Inversiones Cobra y otro entramado de empresas.

—Me dijo que ya me habían investigado y que sabían que era dirigente de Lívingston, El Estor, Panzós y La Tinta y que yo les iba a ayudar a resolver los conflictos que tenía en la empresa. Me dijo «lo único que quiero con usted es que lleve un dinero, que repartiera en la comunidad Q1,500 en cada junta directiva y Q700 por persona, porque a esos no los quiero ver en mi finca. Hoy te movilizas, allí tenemos un carro y ese carro va a ser para ti y a partir de hoy vas a ser asesor de nuestra empresa, independientemente si estás trabajando con la institución (Fundación Toriello)».

Según la declaración de Chub, el empresario le ofreció sacar un préstamo para comprar fertilizante y que se dedicara a repartir fertilizante en las comunidades donde tenían conflicto. Si sacaba a las familias de su finca le ofrecieron un viaje turístico con su familia y un apartamento en la Ciudad de Guatemala.

Chub Caal aseguró que rechazó esos ofrecimientos. En la audiencia, Carlos Ovalle negó que su cliente se haya reunido con el líder sindical y presentó fotocopias del pasaporte de Miguel Ángel Alvizurez argumentando que allí constaba que no estaba en Guatemala en esas fechas. El Tribunal rechazó recibir las fotocopias porque el periodo de recepción de pruebas ya había finalizado.

 

Abelino Chub.

Abelino Chub.

3. Problema histórico

Las comunidades en las que Abelino Chub trabajaba están rodeadas de tierra concentrada por parte de empresas dedicadas a los monocultivos. En el juicio se indagó no solo si Abelino Chub estuvo en el lugar de los hechos, si organizó a la población para cometer el delito. Se exploró la propiedad de la tierra, la conflictividad agraria histórica de Guatemala la criminalización de la organización comunitaria y la labor de las instituciones de justicia de Puerto Barrios e Izabal.

Miguel Ángel Arriaza Migoya, gerente de la empresa Inversiones Cobra, Sociedad Anónima, quien según la investigación del perito Harald Waxenecker, es parte de un núcleo familiar que registra 31 sociedades anónimas, es dueño de 35 millones 707 mil 797 metros cuadrados de tierra (equivalentes a 79 caballerías) en el departamento de Izabal.

—Se trata, por ende, de un entramado familiar-empresarial inseparable, que -en términos históricos contextuales-, representa un actor de poder en el entorno de apropiación y uso de la tierra en el área de El Estor, Izabal, al menos desde finales de la guerra en Guatemala (1996)—, señala el investigador en su peritaje.

El investigador expuso en el juicio que la población q’eqchi´ ha sido recurrentemente despojada de sus tierras a través de distintos procesos históricos, promovidos o autorizados por el Estado, así como revestidos de una forma legal.

—Hay una contradicción histórica, son tierras habitadas históricamente con pueblos indígenas campesinos y en la época de Estrada Cabrera estas fincas se entregaron a dedazo a oficiales militares como prebendas o tributos para sostener su régimen. Allí hay una contradicción histórica, hay un continuo ejercicio de poder que desconoce la realidad local y de esto estamos hablando aún hoy en día—, dijo Waxenecker.

Diego Vásquez, investigador de la Universidad Rafael Landívar, expuso en el juicio un peritaje sobre la historia de las comunidades q´eqchi´en el área.

—A finales del siglo XIX, una segunda ola de expropiaciones liberales permitió a muchos extranjeros y ladinos apropiarse de amplias extensiones de terreno, con todo y comunidades q’eqchi´ incluídas—, dijo.

Otro de los peritos en este caso fue Ramón Cadena, presidente de la Comisión Internacional de Juristas, quien pidió que el juez Anibal Arteaga fuera investigado por considerar que hubo inconsistencias en la forma en que el caso fue diligenciado hasta llegar a juicio.

—La verdadera razón por la que Abelino está en juicio es porque representa un peligro para los grandes sectores extractivos—, señaló.

Carlos Ovalle, abogado de las empresas, dijo que este no se trata de un conflicto de la tierra, sino de una invasión liderada por Chub Caal y que el problema es la ausencia del Estado y que ven en la finca una forma de acceder a trabajo.

—Respeto mucho el derecho comunitario, la forma de organización de las comunidades, los liderazgos que existen y que se han ganado pulso a pulso subiendo en la escala de respeto de las propias comunidades. Lo he estudiado y lo entiendo. Nosotros tenemos relaciones fluidas con muchos líderes comunitarios de diferentes comunidades alrededor de la finca, que es el único ente productivo que existe en el sector de El Estor, la ven a ella como un sustituto del Estado y nunca hemos tenido conflicto con los líderes, solo con este señor.

The post Abelino Chub es absuelto, el líder comunitario es declarado inocente de invadir una finca appeared first on Nómada, Guatemala..

Consultar la fuente

El narcotráfico quiere intervenir las elecciones y poner las reglas

La captura de Mario Estrada, presidenciable del Partido UCN, por parte de las autoridades de los Estados Unidos es un verdadero escándalo. Su captura es consecuencia de una gran operación de agentes encubiertos del gobierno de EEUU en Guatemala.

De acuerdo con la acusación, Estrada contactó a dos agentes encubiertos de la DEA que fingieron pertenecer al Cartel de Sinaloa para pedirles US$12 millones y apoyo para asesinar a rivales políticos. A cambio, él entregaría el control del Ministerio de Gobernación y del Ministerio de Defensa, puertos y aeropuertos para facilitar el tráfico de drogas a los Estados Unidos.

Es fácil pensar que se trata de un hecho aislado, pero la captura de Estrada únicamente sirve para llamar la atención del público a un fenómeno que se ha soslayado de cierta manera en nuestras discusiones de coyuntura: el narcotráfico y la cooptación del Estado.

¿Cuál es la diferencia entre captura y cooptación?

El concepto de captura del Estado hizo fortuna a partir de los trabajos de Joel Hellman y Daniel Kaufmann, en donde esencialmente se analizó cómo algunos agentes privados, especialmente del ámbito empresarial, conseguían influir en el proceso legislativo para percibir beneficios administrativos, regulatorios o fiscales. Esto fue especialmente el caso en países como Rusia y otros países de Europa del Este después de la caída de la cortina de hierro.

Pero Luis Jorge Garay y Eduardo Salcedo-Albarán en su libro Narcotráfico, corrupción y Estado, hacen un esfuerzo por presentar el concepto de cooptación del Estado. De acuerdo con esta idea, cooptación del Estado es la situación en la cual existe una alineación entre agentes ilegales ajenos al Estado con agentes que operan dentro del Estado con el fin de influir y controlar desde dentro las instituciones estatales para conseguir beneficios a largo plazo.

Dicho de otro modo, es la infiltración de grupos criminales como el narcotráfico y el crimen organizado dentro de las entrañas del Estado. Existen actores de las actividades criminales dentro de los partidos políticos, ganan elecciones y ocupan otros puestos dentro del Estado con el objetivo de beneficiar a esos actores ilegales para facilitarles negocios con el Estado y para garantizar impunidad. Para ello, es importante controlar ciertas alcaldías, tener cierto control dentro de las fuerzas de seguridad y, por supuesto, de las cortes.

No se trata de simples sobornos: es mucho más grave

Ese es el punto que debe preocuparnos y que de alguna forma subyace detrás de las acciones contra la corrupción que comenzaron a darse en 2015. Si pensamos que el problema de Guatemala es que simplemente hay un grupo de personas con pocos escrúpulos y que cobra sobornos para enriquecerse, no hemos visto el escenario completo.

El soborno es una faceta muy simple de la corrupción. Pero el problema se da cuando la estructura de la corrupción se robustece y se enraíza, dando lugar a la captura de las instituciones para que los agentes del crimen organizado puedan aprovechar y definir las reglas del juego y controlar a los «árbitros».

Elecciones 2019, las mafias al acecho

Estas elecciones están marcadas por la presencia de actores del narcotráfico y el crimen organizado en los partidos. A la captura de Mario Estrada en EEUU se suma la captura de un diputado del partido VIVA. Varios partidos están afectados por la presencia de actores del crimen organizado y el problema se agudiza a nivel local. Hay decenas de narco-alcaldes que serán reelectos.

Por eso, por una parte, es clave es determinar qué partidos políticos están más infiltrados por estos actores ilegales para evidenciar ante los votantes cuáles son. Y, por otra parte, tomar en serio, desde ya, la elección de Cortes de Apelaciones y Corte Suprema de Justicia porque es allí donde canalizarán sus esfuerzos los grupos ilegales en busca de impunidad para sus agendas.

El narcotráfico puede ganar las elecciones y las cortes si nos descuidamos. Esa es la verdadera batalla.

The post El narcotráfico quiere intervenir las elecciones y poner las reglas appeared first on Nómada, Guatemala..

Consultar la fuente

Resumen del día: Los ojos sobre Consuelo Porras, la fiscal vigilante


El lunes el director de Nómada, Martín Rodríguez Pellecer, publicó un completo análisis sobre el terremoto nacional que hizo temblar al país con las terroríficas revelaciones hechas por el Departamento de Justicia de Estados Unidos y la trama que destaparon con la captura del ahora excandidato presidencial Mario Estrada.

La conspiración incluía atentar contra dos candidatos oponentes de Estrada y permitir su ascenso en la contienda. En el análisis del director de Nómada se revelaba que uno de los objetivos era Thelma Aldana, exfiscal y abanderada del partido Movimiento Semilla.

Esta información la confirmó la misma Aldana en una entrevista con el periodista Fernando del Rincón, en CNN en Español. La exfiscal dijo que la DEA le había advertido desde marzo sobre el plan para matarla y los cabos de atan poco a poco desnudando el plan y la manera en que se fue gestando.

Más contextoLa gallina en crema de Jimmy y cómo defiende la familia a Mario Estrada

El partido Movimiento Semilla proclamó a su binomio encabezado por Aldana el 10 de marzo. Una semana después enviaron la papelería para inscribirla y conseguir que tuviera protección a través de la inmunidad que otorga la candidatura. Sin embargo, la presión de los opositores de Aldana —encabezados en su mayoría por señalados en casos de corrupción que investigó la gestión de la exfiscal junto a la CICIG— hicieron un frente al que se sumó la fiscal Consuelo Porras y el juez Víctor Cruz, este último giró una orden de captura.

Bien, todo eso ya se sabía. Lo nuevo de todo esto es que en el supuesto plan para matar a la fiscal hubo una pieza que parecía desapercibida. Con la revelación de Aldana se supo que el narcotraficante Jeankarlo Sánchez Meneses iba a ser el autor material del atentado. Sánchez escapó de la cárcel Mariscal Zavala el 17 de marzo con aparente ayuda oficial.

Aldana intentó comunicarse con Porras para solicitar protección y que se investigara el supuesto plan, pero ella no respondió a sus llamadas, dijo la exfiscal.

Más contextoEl helicóptero que revelaría una incómoda relación entre Jimmy y Mario Estrada

Este jueves, una instalación frente al Ministerio Público criticaba el papel adoptado por Consuelo Porras en esta crítica etapa para el país. La fiscal Porras ha reaccionado a todo con comunicados donde dice que vigila lo que ocurra, pero no actúa. Así lo hizo cuando el gobierno ignoró las resoluciones de la CC sobre el comisionado Iván Velásquez, cuando se armó un zafarrancho en el Aeropuerto La Aurora cuando se intentó impedir el ingreso de un investigador de la CICIG o con la investigación contra la candidata del partido UNE, Sandra Torres, por un caso de financiamiento electoral ilícito.

La protesta de este jueves consistió en una colección de páginas blancas donde se imprimieron ojos y el texto #SinConsueloEnMP. La instalación hecha por la organización La Batucada del Pueblo duró poco. En una hora la fiscal Porras mandó a retirar las hojas.

VideoTerremoto en la alianza criminal de Jimmy (por la UCN)

Porras evitó contacto público este día. Incluso suspendió la inauguración la Unidad contra el Tráfico Ilícito de Migrantes prevista para hoy. También evitó llegar al Congreso de la República donde fue convocada por el partido Unidad Nacional de la Esperanza para que explicara junto a la canciller Sandra Jovel sobre las denuncias que se investigan en Estados Unidos en el caso de Mario Estrada.

Sin embargo, para calmar un poco las aguas, se supo que desde el martes pasado se inició una investigación «de oficio» por la conspiración para atentar contra dos candidatos y que también se está investigando si Thelma Aldana era una de ellas, porque fue por medio de la ex fiscal general cómo el MP conoció este dato.

A la cita con la UNE llegó el vicecanciller Pablo García porque Jovel se encuentra en México, según informaron. El diputado Orlando Blanco cuestionó al vicecanciller sobre la seguridad de los candidatos y le solicitó que inicie acercamientos con el gobierno de Estados Unidos por los atentados en contra de candidatos por parte de Mario Estrada.

—Tenemos urgencia de que ustedes averigüen qué está pasando.

Estos últimos escándalos ha hecho que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) haga una revisión de los candidatos y los señalamientos que tienen en su contra. Por ejemplo, los magistrados revisan los casos de Roberto Arzú y el diputado Jorge Armando Ubico.

Arzú tiene una disputa civil con el estratega venezolano Juan José Rendón en Miami. El candidato de la coalición PAN-Podemos adeuda unos US$6 millones (cerca de Q47 millones) por compromisos imcumplidos para una posible campaña electoral.

Ubico tiene una condena por narcotráfico en Estados Unidos. Es diputado por el partido TODOS y con esa misma agrupación fue inscrito para aspirar para otro periodo más.

Los argumentos que estudian los magistrados del TSE son el cumplimiento del artículo 13 de la Constitución que habla sobre la idoneidad, honorabilidad y capacidad.

The post Resumen del día: Los ojos sobre Consuelo Porras, la fiscal vigilante appeared first on Nómada, Guatemala..

Consultar la fuente

Que no hablemos de éxodo migratorio, no significa que el problema está resuelto

12 de octubre de 2018: primeros pasos hacia un sueño mortal

Aunque son muchas las interrogantes que rodean el origen de la primera caravana migrante, esta fecha fuera o no casualidad, nos invita a rastrear esa huella indeleble de 526 años de colonialismo que han marcado nuestras vidas como latinoamericanos. Ese día, cientos de personas desde San Pedro Sula, Honduras, empezaron su camino hacia el norte buscando el cada vez más desdibujado y peligroso sueño americano.

Esta vez su camino no lo iniciaban por separado. Salieron en grupo (al que le han seguido al menos cinco más de Honduras y El Salvador), con el cual han logrado prescindir de los coyotes y las deudas familiares que deben asumir para pasar las fronteras. Esto supone reducir los riesgos de violencia y abusos, especialmente para la mujeres, niñas, niños y adolescentes (NNA) y personas de la comunidad LGTTTIQ; recibir el apoyo y hospitalidad de miles de personas en el tránsito, negociar con gobiernos e instituciones o por lo menos superar los diversos intentos de represión y control político-militar.

Pero, sobre todo, han logrado visibilizar los dolores, miedos, sueños y expectativas que cargan consigo las personas migrantes y refugiadas que se ven forzadas a salir de sus casas, barrios y comunidades en el norte de Centroamérica y México.

Además, han expuesto el creciente racismo y la xenofobia de miles de personas, que se ponen a tono con los discursos y políticas de Estados Unidos y la región. Se han convertido en el chivo expiatorio de los problemas nacionales, en parte gracias a los señalamientos y la falta de ética de algunos medios de comunicación. Se han enfrentado a la fortaleza de las políticas de seguridad nacional y han sufrido la ausencia de atención humanitaria integral por parte de los distintos niveles del Estado.

Sin olvidar que han sobrepasado todas las capacidades de la sociedad civil organizada que pese de tener la voluntad, no cuenta con las fuerzas y los recursos para aliviar de alguna forma esos dolores, miedos, riesgos y necesidades que se acumulan en el camino.

Justo es en este contexto donde nos hemos movido personas y organizaciones defensoras de Derechos Humanos que habitamos en el sur de México, sentimos la necesidad de articular nuestras fuerzas y apoyar en lo que podamos, aun si no tenemos la experiencia para hacerlo, pero buscando ser responsables con nuestras acciones.

— Podés leer más sobre la caravana migrante “En Honduras nos matan, dicen en la nueva caravana que salió hacia EEUU”

Seguimos las noticias oficiales y la información de organizaciones hermanas en Guatemala, por donde pasó y se multiplicó la primera caravana entre el 14 y el 19 de octubre, día en el que recibieron un vasto recibimiento policial del lado mexicano, cuando mujeres, hombres, NNA pasaban por el puente fronterizo entre Tecún Umán y Ciudad Hidalgo.

El 20 de octubre salimos de San Cristóbal de las Casas un grupo de personas de distintas organizaciones hacia la zona fronteriza de la costa pacífica de Chiapas con el objetivo de monitorear y documentar violaciones de Derechos Humanos durante el paso del grupo, que para el momento llegaba a un aproximado de 7,000 personas provenientes de Honduras, El Salvador, Guatemala y Nicaragua.

Además, en el puente fronterizo continuaban cerca de 1,500 personas, especialmente familias y mujeres madres solteras con sus hijos, esperando bajo condiciones inhumanas, pasar de forma regular hacia el Albergue Feria Mesoamericana, la extensión de la Estación Migratoria Siglo XXI de la ciudad de Tapachula, donde serían alojadas. Vale señalar que en México todas las personas detenidas por el Instituto Nacional de Migración (INM) son reconocidas oficialmente como alojadas, pese a estar privadas de libertad, hasta que se determina su situación migratoria.

El Monitoreo de Derechos Humanos

Entre el 21 y 23 de octubre conformamos la primera brigada de monitoreo y documentación de Derechos Humanos en el trayecto entre Ciudad Hidalgo y Huixtla, Chiapas. Esos tres días de trabajo en terreno, más los siguientes días apoyando en los equipos de sistematización y enlace estuvieron cargados de situaciones, sentimientos y aprendizajes que han impactado mi visión de cara a la necesidad de transformar las condiciones sociales, económicas y políticas que expulsan, criminalizan y estigmatizan a las personas migrantes de la región.

A continuación un breve recuento de cada uno de los días, con algunas reflexiones personales:

Camino Ciudad Hidalgo — Tapachula (38 km)

La caravana
había salido del parque principal antes del amanecer. Nuestro camino desde Tapachula hasta la punta del grupo estuvo acompañado por un despliegue masivo de policías federales y agentes del INM preparados para impedir el tránsito de la caravana. Nos dividimos en cuatro grupos: uno monitoreó la cabeza del grupo compuesta en su mayoría de hombres jóvenes y adultos, otro en la mitad, en donde se daba la mayor concentración de personas de distintas edades, y un último grupo que acompañó la estela del final de la caravana, una larga cola dispersa y fragmentada compuesta en su mayoría por familias, mujeres, madres solteras, NNA, personas discapacitadas y algunas otras que recientemente habían cruzado el río Suchiate y optaron por no descansar para alcanzar a este gran grupo. Un grupo adicional nos dirigimos a Ciudad Hidalgo para saber si habían quedado personas en el pueblo y ver desde la distancia la situación de las personas que seguían esperando en el puente fronterizo.

Salvo por un pequeño grupo de personas que dijeron estar esperando a la siguiente caravana, que en ese momento estaba cruzando a Guatemala desde Honduras, solo quedó el rastro de un día de descanso luego de que en pequeños grupos pasaran el río Suchiate, ante la vigilancia de la policía federal.

Desde una distancia de casi 200 metros pudimos ver a las personas en el puente, una de esas tantas imágenes que se han quedado grabadas en mi cabeza por el impacto que generan: llantos constantes de bebés, manos agarradas a las vallas que cercan por lado y lado el puente, basura acumulándose al lado de las personas que esperaban desde hacía dos días poder pasar en grupos de 50 hacia las instalaciones del punto de internación.

— También te invitamos a leer “Caravana migrante: violencia contra la mujer como factor de peso” 

Mientras del lado mexicano se veía un movimiento incesante de militares, policías y agentes de migración convertidos en custodios de una especie de fuerte militar contra familias y personas fatigadas y enfermas, que seguían esperando los supuestos beneficios de una migración regular, ordenada y segura que día tras día ha sido parte del discurso del gobierno mexicano.

De vuelta a la caravana, decidimos fortalecer el acompañamiento a la cola por el riesgo de detención que suponía la fragmentación en grupos más pequeños y porque los perfiles de las personas migrantes eran de mayor vulnerabilidad. Mientras caminábamos al lado de familias y personas que en esas primeras horas del día irradiaban felicidad porque habían logrado pasar a suelo mexicano y se sentían imparables, en la parte de adelante fueron muchos los momentos de tensión por los continuos cercos policiales que se instalaron para frenar el avance de la caravana.

Nosotros solo fuimos espectadores de la masiva solidaridad de los pueblos y caseríos en la ruta que contrarrestaron el cansancio y la deshidratación que empezaban a sufrir todas las personas al caminar más de 15 kilómetros en medio de un cielo despejado y con el calor inclemente de la costa de Chiapas.

Nuestra presencia se hizo innecesaria al pasar el medio día cuando la policía federal y el INM desistieron en sus intentos de contener la caravana, al verse sobrepasados por miles de personas caminando pacíficamente, apoyadas por todas las comunidades de la zona y con la vigilancia constante de las organizaciones civiles y la Comisión Nacional de Derechos Humanos, ante los cuales por momentos logramos servir como intermediarios y negociadores. Además, el apoyo comunitario se hizo sentir tan fuerte que ya sin la presencia e intimidación policial, comenzaron a salir todo tipo de transportes de los pueblos y caseríos para llevar a las personas directamente hasta Tapachula.

Queremos pensar que ese primer día fuimos un apoyo para ellos y ellas. Que nuestra incipiente organización como grupo de monitoreo nos permitió contar con información de primera mano, que logramos ayudar a conjurar la represión policial y a pesar de que sentíamos que debíamos apoyar dando alimentos y transportar a cuantos cupieran en nuestros vehículos; asumir nuestro rol como personas observadoras de Derechos Humanos, desde ese día ha sido igual de importante como otras labores de acompañamiento que cientos de personas han dado en el tránsito de las Caravanas.

Camino Tapachula — Huixtla (41 km)

Con la pérdida de la batalla del día anterior, la policía, el INM y el gobierno mexicano decidieron dar vía libre al tránsito de la caravana hasta Huixtla. Este no fue un gesto de entera amabilidad, sino más bien un día para replantear su estrategia de contención, que además de la represión y los operativos de detención, incluyeron el condicionamiento de la ayuda humanitaria al sometimiento de detención, la ausencia de servicios de salud, alimentación e hidratación para acelerar la fatiga de las personas y forzarlos a solicitar su retorno, así como la desinformación dentro de la caravana y a la ciudadanía mexicana.

Sorpresivamente para nosotros, la caravana salió hasta el mediodía de Tapachula, luego de una rueda de prensa en la que hablaron personas que se perfilaron como sus líderes o voceras y por invitación, también participamos como Grupo de Monitoreo de Derechos Humanos de Chiapas.

La salida de ese día fue desordenada porque muchas personas decidieron salir antes de terminar la rueda de prensa y muchas otras dudaron por un buen rato si era buena decisión salir con el sol a las espaldas. Ya en la carretera hacia Huixtla, tuvimos que replantear nuestra estrategia porque con la vía libre del gobierno, fue mucho más fácil conseguir los aventones de parte de carros, camionetas y tráiler. Nuestro caminar con ellas y ellos no sería útil, incluso en varios momentos terminábamos solo nosotros caminando.

En esta ocasión, nuestras labores fueron vigilar la presencia de policía e INM kilómetros adelante de la caravana, monitorear y proporcionar mayor atención médica en el camino y hacer recomendaciones en los poblados y caseríos que estaban preparando alimentos, líquidos, ropa y muchas más cosas para ofrecer a las y los migrantes.

Sin embargo, también comenzamos a preocuparnos por la seguridad de las personas al momento de subirse a los transportes. Ante la necesidad de avanzar, muchos comenzaron a subirse incluso yendo agarrados solo de una mano y un pie a alguna lata de la camioneta o camión que los transportaba. Tratamos de advertirles, les sugerimos que mejor esperaran otro camión o por lo menos que se acomodaran mejor, pero ante la necesidad no había palabra alguna que les hiciera desistir de buscar una manera más segura de avanzar.

Hasta que aquello a lo que le temíamos sucedió, decidimos avanzar en nuestra camioneta hasta la cabeza de la caravana para seguir vigilando la presencia policial y llegar a Huixtla, para monitorear cuales eran las condiciones de alojamiento que tenía preparadas el ayuntamiento y las iglesias del municipio. Pero unos pocos kilómetros adelante nos encontramos a un joven hondureño tirado en medio de la carretera, rodeado de una decena de compañeros que inmovilizados y en shock solo podían ver como daba sus últimos alientos de vida. En nuestro equipo estaban dos compañeras doctoras que decidieron ir a darle las maniobras de resucitación, pero todo fue en vano.

Melvin Josué Gómez Escobar con una camiseta de la selección de fútbol de Colombia ya había muerto, como muchos otros y otras tantas personas migrantes que diariamente mueren en este cementerio de migrantes que se ha convertido México. No supimos y seguramente no sabremos nunca que fue exactamente lo que motivo su caída, porque la gran mayoría de horrores vividos por los y las migrantes en este y otros países no son investigados y quedan en la impunidad.

En este trabajo sabes que estas cosas suceden, que las personas migrantes están expuestas a graves riesgos, pero cuando lo presencias y te percatas de la falta de atención médica y que ni siquiera se abrió un caso de investigación sobre lo sucedido, aumenta la frustración, pero también el compromiso de promover cambios en la sociedad y en las políticas migratorias de seguridad humana, justicia y protección internacional.

No voy a olvidar nuestros rostros desencajados, los pantalones llenos de sangre de mis compañeras de monitoreo y en mi caso, uno que otro golpe de pecho por no haber sido más insistente kilómetros antes en pedirles que mejor esperaran y no se aventuraran a viajar en esas condiciones.

Mientras esperamos casi una hora a que llegaran las autoridades encargadas de recoger el cuerpo de Melvin, la policía federal empezó a bajar a todas las personas de los tráilers y camionetas por su seguridad, y nosotros terminamos apoyándoles a manejar el tráfico e impidiendo que se formara un tumulto que impidiera continuar el tránsito.

Aun así, los medios de comunicación se abalanzaban a tomar la mejor foto y obtener la primicia. Lamentablemente, el papel de algunos medios de comunicación tradicionales y uno que otro alternativo, ha sido crucial para generar una visión negativa sobre la población migrante.

Finalmente llegamos a Huixtla. El ayuntamiento había «preparado» un polideportivo a las afueras del pueblo y estaban llevando a todas las personas que iban caminando en las camionetas de la policía municipal. Sin embargo, se tardaron más en llevarlos, a que decidieran salir de este lugar y moverse hacia la plaza central. Las razones: el lugar estaba infestado de mosquitos, no había luz ni agua, estaba totalmente cercado y muy lejos del área urbana.

El miedo a un operativo de detención en la noche, a las picaduras de insectos y otros animales y el declive acelerado de la situación de salud y seguridad por la falta de agua y luz los hizo huir. Muchos decían «prefiero dormir en la calle y sin techo, pero en libertad». Acomodados en la plaza central y en las iglesias, y luego de monitorear las condiciones de seguridad y atención humanitaria regresamos a Tapachula ya cayendo la noche y en los primeros kilómetros aun veíamos personas caminar.

Camino Tapachula — Huixtla segundo día (41 km)

En la noche anterior supimos que en la asamblea diaria que realizan las personas de la caravana habían decidido descansar el día siguiente en Huixtla. Por tal motivo, decidimos salir más tarde de lo normal directo a Huixtla para monitorear la situación en el pueblo y buscar alojamiento para desde allí salir hacia Mapastepec al día siguiente junto con la Caravana.

Tardamos en salir de Tapachula e incluso nos perdimos y tuvimos que dar una vuelta más larga para salir de la ciudad. Esta serie de eventos fue determinante porque tal vez si hubiéramos salido antes y no nos hubiéramos tardado tanto, no habríamos encontrado en los primeros diez kilómetros de la ruta a un grupo de 80 migrantes que había salido el día anterior desde Ciudad Hidalgo para alcanzar a la caravana. Decidimos acompañarlos unos kilómetros y luego seguir nuestro camino a Huixtla.

Sin embargo, no habían pasado más de diez minutos cuando aparecieron tres camionetas del INM y dos patrullas de la policía federal con el firme objetivo de detener a todas las personas. La reacción del grupo fue de total pánico, algunos hombres decidieron ponerse enfrente de una docena de agentes de migración, para bloquearles el paso y con eso lograr que los y las demás pudieran salir huyendo.

Hubo un instante en el que casi se desata una confrontación cuando un agente comenzó a gritar sin ninguna justificación que un migrante estaba armado, cuando en realidad estaba sacando su celular del bolsillo. Actuamos de inmediato y nos pusimos en la mitad de los dos lados, buscando que los migrantes se calmaran y pidiendo a los agentes que nos dieran una explicación del operativo. El grupo siguió su camino mientras tratábamos de mediar para que desistieran en su intención de detenerlos.

— Podés leer más en “Trump sopesa retirar a tres países centroamericanos del CAFTA”

Kilómetros más adelante, regresamos con el grupo y luego de unos minutos volvimos a ver desde la distancia, ahora cinco camionetas del INM y tres patrullas de la Policía Federal. En ese momento supimos que no estaban dispuestos a irse sin detenerlos a todos y cuando bajaron de sus vehículos fuimos testigos de la brutalidad y la violencia de la que tanto hemos escuchado de voz de migrantes que esperan su deportación en los centros de detención.

La frustración era tan grande entre nosotros, pues solo podíamos tomar fotos y recordarles con gritos que no podían cometer abusos. En este segundo intento lograron detener a una mujer con su hija y a dos menores que venían con su tío, el resto lograron salir huyendo.

Tan solo minutos después, los agentes de migración se reagruparon y arremetieron con mayor violencia contra el grupo, en esta ocasión tiraron al suelo e hirieron a muchas personas, persiguieron a una joven que en el escape se lesionó una pierna y detuvieron a un joven que tenía alzados a sus dos hijos, lo redujeron aun con ellos en brazos hasta que su esposa vino a rescatarlos.

No tuve más opción que grabar todo lo que estaba pasando mientras el dolor y la rabia me consumían, pensaba en el dolor de esa separación familiar, en esa experiencia traumática por la que pasaron los niños al ver a su padre ser golpeado y detenido, e imaginaba que eso también me podía suceder a mí y a mi familia. Me apartaron de la camioneta a empujones y ya con siete personas detenidas, cinco de ellas menores, como sus trofeos de cacería. Luego regresaron a Tapachula.

No fue fácil para nosotros reponernos de ese momento y mucho menos escuchar las suplicas de quienes lograron huir, quienes pedían que les ayudáramos y que no dejáramos que los detuvieran. Aunque parecía que el operativo había terminado, ni ellos ni nosotros queríamos seguir caminando a la espera de una nueva arremetida.

Cosa que conseguimos unos kilómetros más adelante con la llegada de una caravana de camionetas encabezada por un sacerdote de Huixtla y un furgón que llevaba agua para repartir a las personas de la caravana. Todos subieron a los transportes y emprendimos el viaje en conjunto, por unos treinta minutos hasta Huixtla, donde fueron recibidos por hermanas y hermanos de la iglesia católica con alimentos y curaciones para sus heridas. Luego nos buscaron y con abrazos y apretones de manos, y nos agradecieron por no dejarlos solos en el camino.

Horas después, ya en un camión de regreso a San Cristóbal de las Casas, pensaba en todo lo que  habíamos hecho. Mi alegría de haber acompañado hasta Huixtla a cerca de 70 migrantes que lograron huir de tres persecuciones del INM y la policía federal, fue empañada por un pensamiento continuo sobre los miles de kilómetros que aún les hacía falta por transitar, y con ellos la gran cantidad de barreras, miedos y horrores que debían superar.

Hasta estrellarse con un muro, con un país que hace todo lo que puede para no dejarlos entrar y en medio de una situación cada día más asfixiante en donde la mayoría no pueden regresar a sus casas y comunidades porque la violencia, la pobreza y el hambre los acechan; pero tampoco son bienvenidos en este país que por un lado les dice «estás en tu casa», pero por el otro busca todas las formas para hacer que se vayan.

Este es el reto al que nos enfrentamos, un contexto de migración forzada en el que las personas migrantes experimentan durante su recorrido, inseguridad, violencia, criminalización, estigmatización y rechazo de los Estados y de un importante sector de la ciudadanía.

Ante esto no queda más que la unión, la organización y la solidaridad, esas mismas que sirven como base de las caravanas, de este Éxodo Migrante, de la hospitalidad de miles de personas y pueblos, y por supuesto de nuestra acción como personas y organizaciones defensoras de Derechos Humanos.



 
Con el pasar de los días, pasamos del término caravana al de Éxodo Migrante, ante la suma de varias caravanas que engrosaron las filas de la migración original durante su paso por varios países.

Nota de la editora: El éxodo migratorio ha dejado de hacer los titulares, porque estamos imbuidos en temas de coyuntura electoral. Pero eso no significa que las crisis migratorias estén resueltas. Y es precisamente por estar en época de elegir nuevas autoridades, que esta crónica sobre la caravana que cruzó Centroamérica y México a finales del año pasado e inicios de este, cobra relevancia. Es necesario que recordemos el calvario que pasan muchos centroamericanos, guatemaltecos en buen número; que huyen de la violencia, el hambre y la falta de oportunidades, cruzando a pie territorios con autoridades hostiles y en busca de un sueño que en realidad puede ser una pesadilla mortal. Que esta reflexión sirva para exigir propuestas y soluciones en temas vitales para nuestro país, que contribuyan a la construcción de una sociedad más justa y con oportunidades para todos.

The post Que no hablemos de éxodo migratorio, no significa que el problema está resuelto appeared first on Nómada, Guatemala..

Consultar la fuente

Resumen del día: La gallina en crema de Jimmy y cómo defiende la familia a Mario Estrada


La cuarta intención de Mario Estrada por ser presidente de Guatemala se acabó este miércoles de manera oficial. Y bueno, por su caso se intuía que su participación era sostenida por un delgado hilo.

El TSE confirmó que su inscripción fue revocada y ya no lo veremos en una papeleta presidencial cada vez menos poblada —las candidaturas de Zury Ríos y Thelma Aldana están en discusión judicial y la de Mauricio Radford fue revocada—.

La decisión de los magistrados se basó al notorio hecho de que el candidato fue capturado en Estados Unidos acusado de tener nexos con el Cartel de Sinaloa y consideraron que ya no tendría idoneidad ni honradez —dos requisitos que establece la Constitución—.

 

#URGENTE Mario Estrada fuera de la jugada. Los magistrados del TSE revocan su candidatura como presidenciable por el partido UCN.

Este es el análisis del candidato capturado en EEUU. https://t.co/t2NfoSySi5

— nómada (@nomadagt) April 24, 2019

En el partido Unión del Cambio Nacional (UCN) compartieron que no han sido notificados y que, de momento, no darán declaraciones. El hijo de Mario Estrada, alcalde de Jalapa, incluso canceló la conferencia de prensa programada para mañana donde darían la postura de la familia.

En lugar de la misteriosa conferencia, emitieron un comunicado. En cinco puntos aseguran que el patriarca jalapaneco «es inocente» y que las acusaciones que le pesan «son absurdas».

Mario Estrada Ruano, hijo del ahora excandidato, dijo que se ha comunicado telefónicamente con Estrada Orellana y dice sentirse tranquilo. Aseguró que fue engañado y reconocen que el proceso «es delicado».

La familia tuvo una reacción airada los primeros días después de la captura del cacique de Jalapa. Incluso, anunciaron que revelarían detalles que afectarían a otros políticos o candidatos. Sin embargo, la postura ha ido bajando de tono, por ello cancelaron una conferencia mal convocada.

Sin embargo, pidieron al Congreso de la República que realice una investigación «independiente» para revisar «los nombres de las personas que habrían viajado desde noviembre a fecha a Norteamérica».

 

Mario Estrada Ruano, alcalde de Jalapa e hijo del excandidato a la presidencia de la UCN, cancela la conferencia de prensa y comunica que "creen en la inocencia de su padre". Dice que, aunque no comparten la decisión del TSE de revocar la inscripción de su padre, la respetan. pic.twitter.com/zvevAu5Lnc

— nómada (@nomadagt) April 24, 2019

Hablando de nombres, hay quienes prefieren tomar distancia de Mario Estrada. En el Gobierno todos los días se habla ya del tema, sobre todo, cuando se reveló que el presidente Jimmy Morales era usuario activo de las aeronaves de la familia Estrada.

El Organismo Ejecutivo ha intentado negar cualquier vínculo entre Jimmy Morales y Mario Estrada. Pero su reunión en la Finca Santa Fe, Jalapa, del candidato de la UCN también lo delata.

Este miércoles, el presidente aceptó que se ha reunido tres veces con él, incluso dijo:

—Aunque parezca risible a una invitación a comer gallina en crema con loroco a Jalapa, porque cuando era candidato y era actor, uno de los platos exquisitos de Jalapa es la gallina en crema con loroco y él me insistió que lo pudiera acompañar en su casa y acepté la invitación.

El lío de Arzú

Un cómico tuit de reacción a una de nuestras publicaciones en esa red social parece que dibuja con ironía lo que está pasando en las elecciones en Guatemala: «otro candidato con orden de captura en Estados Unidos, ¡kastapasando!».

Esta vez le tocó a Roberto Arzú, el abanderado de la coalición PAN-Podemos. Este miércoles se conoció que existe una orden de captura girada por una corte de Miami, Florida. Esto por una demanda interpuesta por el consultor y estratega político Juan José Rendón (JJ Rendón).

Rendón reclama una supuesta deuda por una asesoría de campaña. El monto supera los 6 millones de dólares. A Arzú se le citó para una audiencia el 17 de abril y por no asistir se le giró una aprehensión para obligar su comparecencia.

 

Roberto Arzú, en su conferencia, expresa que es una demanda civil de hace 3 años y no una orden de captura. El candidato dice que es "una casualidad muy casual" y que esto lleva un fin político con personajes guatemaltecos detrás porque, según él, su candidatura va en ascenso. pic.twitter.com/xyS1hOGYeY

— nómada (@nomadagt) April 24, 2019

Arzú ofreció una conferencia de Prensa donde dio detalles del caso y aseguró que se trata de un proceso civil, que no fue notificado sobre la citación y que la demanda es añeja. Según el hijo del finado alcalde metropolitano, hay oponentes políticos detrás de este caso.

—Es una casualidad muy casual. Esta es una demanda civil, no tiene que ver con aprehensiones, la corte nos está citando, ya nuestros abogados está conociendo el caso. Estamos tranquilos pues no hemos hecho nada malo.

The post Resumen del día: La gallina en crema de Jimmy y cómo defiende la familia a Mario Estrada appeared first on Nómada, Guatemala..

Consultar la fuente