Al Dios no Conocido

Emunah

Los griegos eran politeístas por lo que rendían culto a diferentes dioses. En Atenas, capital de Grecia, el ambiente «religioso» que imperaba en la sociedad, se palpaba al
caminar por sus calles. Poseían un altar para cada Dios, y para no errarle había un altar dedicado «al Dios no conocido».

Esto llamó la atención del apóstol Pablo cuándo visitó la gran Atenas. Durante su estancia, en esta
magnifica ciudad, dirigió el siguiente discurso: «Varones atenienses, en todo
observo que sois muy religiosos; porque pasando y mirando vuestros santuarios,
hallé también un altar en el cual estaba esta inscripción: AL DIOS NO CONOCIDO.
Al que vosotros adoráis, pues, sin conocerle, es a quien yo os anuncio.»

Pablo prosiguió con su discurso asegurando que ese maravilloso
Dios, es el creador del mundo y todo lo que hay en él; y es Él quien da vida y
aliento a todas las cosas. Un Dios que no vive en templos hechos por seres
humanos,  y que a partir de un solo
hombre hizo todas las naciones. Dios hizo esto para que todos lo busquemos y lo encontremos, porque Él no está lejos de
nosotros.

Así mismo explicó que Dios nos da poder para vivir y movernos, y
para ser lo que somos. Por tanto, siendo descendientes de Dios, no debemos pensar
que Dios sea un ídolo hecho de oro, plata y piedra esculpida. Y culmina su
discurso diciendo «Dios toleró la ignorancia de la humanidad en el pasado, pero
ahora ordena que todos se arrepientan, porque ha establecido un día en el cual
juzgará al mundo con justicia por medio del varón que escogió (Jesús) y que
acreditó al levantarlo de entre los muertos.»

En nuestros tiempos la situación religiosa no ha cambiado mucho.
Hay muchos que seguimos adorando y rindiendo cultos a muchos dioses modernos,
pero aún tenemos un altar para «el Dios no conocido». Hacemos un poco de esto,
un poco de aquello; pero no nos conectamos con Dios al 100%.

Hay muchos que escuchan sermones, festejan los eventos religiosos, aprenden versículos
de memoria, y
escuchan música con letras cristianas, pero no quieren adherirse a la Palabra de Dios. No aplica a todos, pero
a veces el más religioso, el más devoto, aquel que dice conocer a Dios
es el que más lejos esta de él.

Otros viven de sus recuerdos, tuvieron un encuentro con el Señor tiempo atrás, y no procuraron seguir
teniendo una
historia personal con Él, por
lo que su fe sólo se limita a ese recuerdo o se alimenta de los testimonios de
los demás. Muchos creemos conocer a Dios, y lo metemos dentro de una cajita que lo
define conforme a nuestro parecer.

Hay de los que piensan que Él es el Dios sanador, algunos lo conocen como el Dios de la
prosperidad, o como Dios consolador, y otros como el Dios que los
liberó de una cárcel emocional, o de una mala experiencia. Y si bien Dios prospera,
Dios sana, y Dios bendice, Él es mucho más que eso. Un Dios vivo, te llena de nuevas experiencias
cada día.

Cuando estas conectado a Él, descubres un poco más de Dios que
no habías conocido jamás, aún cuando no te encuentras en un entorno de adoración.
Un Dios que es real en tu vida, lo encuentras en todas partes, se convierte en
protagonista de tu vida. Deja de ser el Dios del templo, el Dios del pastor, o
el Dios del predicador, se convierte en tu Dios personal.

Cuando esa relación con Dios se vuelve así de íntima, entonces
en cada triunfo, en cada logro, y aún en cada falla y error Él estará presente
y sentirás siempre su amor, su perdón y su gracia. Te motivará a ser mejor, a
ser íntegro, honesto y transparente en todo lo que hagas, sin buscar
reconocimientos ni recompensas porque en todo querrás darle la honra y gloria a
Dios.

Dejarás de adorar al Dios no conocido, para empezar a adorar a
un Dios cuya relación personal crecerá más y más cada día. Un Dios que te
acepta con tus virtudes y defectos, y que te ama aún cuando le fallas. Un Dios
que nunca te abandona, y siempre está anhelando habitar en tu corazón para que
su latir con el tuyo se convierta en uno sólo.

Descubrirás a un Dios que siente, un Dios que ríe, que llora, que nos ama, y aunque se enoja,
también es misericordioso y tierno con nosotros. Cuándo realmente lo hacemos
parte de nuestra vida, y deja de ser un rito, una costumbre o algo cultural; es
cuando el pecado, las reglas, y todo lo religioso pasan a segundo plano, porque
entonces anhelamos su presencia y luchamos por no traicionar Su corazón y Su
confianza.

La presencia de Dios no termina cuando culmina un servicio
dominical, o cuando dejas de leer la Biblia o cantar un coro. La presencia de
Dios quiere estar contigo todos los días de tu vida, cuando disfrutes de una
película, cuando estés trabajando, cuando estes en el supermercado, cuando
disfrutes con tu familia, o hagas miles de otras cosas.

«Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré; y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón. Y seré hallado por vosotros, dice Jehová, y haré volver vuestra cautividad…» Jeremías 29:12-14.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: http://elsiglo.com.gt/2019/04/21/no-esta-aqui/

La entrada Al Dios no Conocido se publicó primero en El Siglo Guatemala.

Consultar la fuente

La responsabilidad social del empresario

Guatemala Al Rescate

Conocí a un desarrollador
de proyectos inmobiliarios llamado Víctor Cabrera hace aproximadamente cuatro
años, yo vivía en la zona 12 colonia Santa Elisa, y por razones estrictamente
de seguridad tuve que dejar mi casa y le vendí mi propiedad a Víctor quien es
socio de una empresa de construcción llamada Integración Técnica de Proyectos
(INTEPRO), y recuerdo que durante el tiempo que duró la  negociación me fue comentando de sus planes
para el futuro y no se me olvida que en varias ocasiones me hizo el comentario
que independientemente de los desarrollos habitacionales que ellos edificaban,
estaba dentro de sus planes construir proyectos habitacionales para familias
con menos ingresos económicos, y lo logró.

La Parroquia,
es sin lugar a dudas, un primer proyecto verdaderamente innovador en nuestro
país, ya que fue concebido y construido por la iniciativa privada transformadora,
innovadora, que se ha propuesto desde su campo de acción cambiar el país, este
proyecto habitacional se ha construido en la zona 6 capitalina, y ofrece una
solución de vivienda urbana accesible en este caso a 71 familias con ingreso
mensuales muy próximos a dos salarios mínimos, estos apartamentos de 40 y 45
metros cuadrados, cuentan con dos habitaciones, sala, comedor, cocina,
lavandería, un baño y un estacionamiento para moto, adicionalmente el complejo
cuenta con áreas verdes, juegos infantiles, cisterna y planta de tratamiento de
aguas residuales, así como con una garita de seguridad; de acuerdo con lo que
el propio Víctor me cuenta, este primer proyecto es producto de una mesa técnica
inicialmente conformada por la Asociación Centroamericana de la Vivienda
(ACNVI), la Municipalidad de Guatemala, el Fomento de Hipotecas Aseguradas
(FHA), Cementos Progreso e INTEPRO, el objetivo de esta mesa fue buscar
soluciones céntricas habitacionales con acceso a transporte público y servicios
básicos, finalmente se estableció el precio techo abajo de Q.250,000 mil, monto
ya establecido en la ley de viviendas, con cuotas mensuales de Q. 1,600.

Actualmente
INTEPRO, está por iniciar la construcción de un nuevo proyecto en la zona 21,
que se le denominará Atzul, el cual consistirá en un complejo de 5 torres de
apartamentos enfocado en familias con ingresos mínimos mensuales, de 2 y 4
salarios, además de estar planificando para el futuro cercano otros proyectos
en las zonas 18, 6 y 1 de la ciudad capital.

Yo sé que
quedan muchos retos para generar una oferta significativa de viviendas urbanas,
seguras, céntricas y accesibles, pero mi sentimiento es que la transformación
para que los menos favorecidos empiecen a tener la posibilidad de contar con
una vivienda propia ya empezó y no tardará en llegar esta transformación a las
áreas rurales, es lo que deseo.

Al final, lo
más importante de esta historia, es que los empresarios entiendan que
deben  actuar con  responsabilidad social y con una visión
innovadora de futuro no sólo en materia de construcción, si no igualmente en otro
tipo de actividades empresariales en las que pueden tener buenas ganancias,
pero sin olvidar su responsabilidad ante nuestra población más necesitada, no
se trata de regalar, si no de generar oportunidades para que ellos las
aprovechen, estoy seguro de que la gente de INTEPRO, en este momento no tienen
una idea clara de cómo con sus proyectos habitacionales se empieza a producir
un cambio en la construcción habitacional y cómo de igual manera estos
proyectos beneficiaran a muchas familias que lo único que desean es una
vivienda digna.

Los grandes cambios en la humanidad los producen los hombres, son resultado del esfuerzo y trabajo de los diversos sectores de la sociedad, de tener el  valor de enfrentar los retos de la actualidad, y de visualizar una nueva forma de ver el mundo y de vivir en sociedad, INTEPRO lo entendió y está actuando con responsabilidad social, favoreciendo a los que menos tienen.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: http://elsiglo.com.gt/2019/05/05/la-sobrevivencia-de-la-democracia/

La entrada La responsabilidad social del empresario se publicó primero en El Siglo Guatemala.

Consultar la fuente

Libertad de Prensa y Democracia

Divi Filius

No todas las
democracias son iguales.  De hecho, habrá
contextos en los cuales la palabra democracia significará simplemente el
proceso electoral y habrá contextos en los cuales además de los regulares
procesos electorales existirán otras condiciones importantes.  Esas condiciones o garantías, van desde el
principio de libre participación hasta el respeto al marco constitucional.  Y dentro de las garantías de derechos que un
contexto democrático pleno debe poder garantizar, ninguno tan importante como
la libertad de expresión.

La diferencia
entre el autoritarismo y la democracia, o la democracia de baja intensidad con
la democracia de alta calidad  pasa, en
muchas ocasiones, por la forma cómo aquellos en el poder reaccionan ante la
crítica.  En democracia, y sobre todo
cuando la democracia trasciende un simple plano formal, no hay espacio para
prácticas que asemejen la censura. 
Ostentar el poder viene con una enorme responsabilidad y esta es,
aprender a controlar los impulsos que se producen frente a la crítica que
proviene de la prensa o de la ciudadanía misma. 
El verdadero demócrata debe estar dispuesto a ejecutar el valor de la
tolerancia antes que, la violencia, incluso si esta misma violencia pasa por la
judicialización de los conflictos.

El comportamiento de la candidata Sandra Torres es preocupante. Abusar de una figura jurídica importante (violencia sicológica contra la mujer) para lograr que un juzgado prohíba se publique contra la candidata Torres es un precedente nefasto.  Un precedente nefasto y además, muestra de inmadurez en una candidata que ya debería mostrar la experiencia ante el ´colmillo de la prensa´.  Ser demócrata, y ser liberal,  significa creer en la deliberación cómo la única forma que justicia la toma de decisiones así cómo, reconocer que hay derechos que son intocables.  Lo anterior es la característica fundamental del ethos democrático y a lo que cualquier régimen político legítimo desea aspirar.

Las acciones de la candidata Torres pueden transformarse en un boomerang que afecte su campaña.  He allí uno de los graves errores que cometen los candidatos en los procesos electorales: Que para evitar publicaciones que demeriten la imagen electoral se utilizan los juzgados para lograr censura.  La cuestión, es que con este tipo de acciones se confirman los temores de la denominada ´Sandrofobia´: El temor a una candidata presidencial que está dispuesta a realizar lo que sea para llegar al poder e incluso, mantenerlo.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: http://elsiglo.com.gt/2019/05/05/democracia-y-democracia/

La entrada Libertad de Prensa y Democracia se publicó primero en El Siglo Guatemala.

Consultar la fuente

Una democracia que depende de los jueces

Barataria

Para
esta semana se tiene programada por parte de los Magistrados de la Corte de
Constitucionalidad la resolución de los casos que deberán conocer sobre los
candidatos presidenciales Zury Rios, Sandra Torres, Thelma Aldana y Mauricio
Radford para permitir o no la participación de los mismos en las elecciones
generales a celebrarse el 16 de Junio.  Además
de estos casos, habrán otros de candidatos a diputados y puestos de elección
popular que se estarán dirimiendo no solamente en la Corte de Constitucionalidad,
además existen amparos interpuestos ante la Corte Suprema de Justicia sobre
eventuales candidaturas a otros cargos de elección popular como Alcaldes
Municipales.  La judicialización de la
política no es la mejor manera de llevar a cabo un proceso electoral,
especialmente porque las cortes, se han tomado su tiempo, para resolver los
casos creando una inseguridad tal en cuanto al proceso electoral, que no le
hace nada bien a la democracia.

En
Guatemala, llamamos democracia al ejercicio que hacemos cada cuatro años, en
los cuales se nos permite elegir a nuestras autoridades, las elecciones que han
sido inmaculadas desde que se inició la era democrática en los años ochenta
garantiza el respeto a la voluntad popular. 
Sin embargo, luego que las autoridades toman el poder la población que
les ha elegido no tiene incidencia en las decisiones de los mismos y por otro
lado las autoridades que están conscientes de las necesidades de la población
no responden a tales necesidades puesto que se hacen literalmente de «oídos
sordos» al clamor popular.  Esto lo vemos
claramente en la clase de diputados, alcaldes y presidente y vicepresidente que
han sido electos y que «traicionan» a sus electores de una manera más que
descarada y desvergonzada.  De los Diputados
al Congreso de la República no vale la pena mencionarlos, puesto que a
excepción de los Diputados Distritales, elegimos en lista nacional a un grupo
de personas que no conocemos y el famoso «distrito metropolitano» a otro grupo
de personajes que no nos representan.  De
los Diputados al Parlamento Centroamericano, ya ni podemos manifestarnos dado
que en realidad no tienen ni incidencia y tampoco les interesa la integración
centroamericana, el Parlacen ha sido refugio de parientes, amigos y otros personajes
tanto de candidatos, funcionarios y financistas.

Siendo
así las cosas, nuestra democracia no nos permite a los electores exigirles de
manera directa a los funcionarios que se encumbran en el poder, el cumplimiento
de sus promesas, el ejercicio de una función pública transparente y la
eficiencia en el gasto público para que encaminen sus esfuerzos a satisfacer
las principales necesidades de la población. 
De hecho los funcionarios públicos deben entender que no son dueños de
los dineros de los contribuyentes, son administradores de ello y deben hacerlo
con responsabilidad.  Sin embargo,
resulta aún peor que la democracia hoy en día dependa del criterio de los
jueces, ya que estos han olvidado que la necesidad de que existan jueces es
porque su función natural es la de juzgar, es decir aplicar la ley con prontitud
para que no se mantenga una incertidumbre jurídica.

Resulta
verdaderamente triste y deleznable, que a poco más de un mes de que se celebren
los comicios, nos encontremos en incertidumbre sobre quienes van a ser los
candidatos presidenciales, en algunos municipios se encuentran en incertidumbre
sobre quienes van a ser sus candidatos a Alcaldes, tampoco conocemos sus planes
y propuestas electorales.  En ambos casos
tanto la Corte Suprema de Justicia, como la Corte de Constitucionalidad no han
resuelto acciones judiciales que se han derivado de la ineficaz e incompetente
actitud del Director del Registro de Ciudadanos (que resuelve según convenga no
con base a la ley) y la irresponsable actitud de los Magistrados del Tribunal
Supremo Electoral (que firman cuanta resolución les pongan enfrente si
detenerse a leer lo que las mismas contienen, muchas de estas resoluciones son
no solo arbitrarias sino que en algunos casos no hay motivación en las mismas y
no resuelven los diversos recursos que se les ha presentado).  Mientras tanto los Magistrados de las Cortes
(Corte Suprema y Corte de Constitucionalidad), se han «tomado su tiempo», sin
que nada ni nadie les obligue a resolver; no se entiende que siendo Magistrados
y estando en obligación de dar certeza jurídica al proceso electoral, no hayan
tomado tiempo suficiente para resolver todas las impugnaciones que se les han
presentado dando certeza al proceso electoral.

Al final, la democracia guatemalteca no depende de nosotros los ciudadanos, quienes en realidad tenemos el poder y lo hemos delegado.  Al contrario, por un lado depende de los jueces que decidirán quienes van y quienes no van a ser postulados candidatos en este caso, lo triste será que sus resoluciones sean políticas a conveniencia y no jurídicas en apego a la ley.  Y por otro lado, durante los siguientes cuatro años depende de los funcionarios quienes una vez han tomado posesión se olvidan, que se deben al pueblo y que deberán ejercer sus funciones en beneficio del país y no en beneficio de ellos o de sus allegados.  Siempre me he preguntado si esta es la democracia que queremos, que nos merecemos, la que necesitamos; pero en tanto estemos en este péndulo en donde antes de las elecciones la política se judicializa y luego de las elecciones la justicia se politiza (porque vienen las designaciones de los Magistrados a las cortes).  Estaremos ante una Democracia que depende de los jueces. ¿Habrá que cambiar el sistema?

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: http://elsiglo.com.gt/2019/05/05/la-seguridad-ciudadana-en-crisis/

La entrada Una democracia que depende de los jueces se publicó primero en El Siglo Guatemala.

Consultar la fuente