El chequeo anual puede  evitar enfermedades, así como detectar cualquier anormalidad desde el inicio, cuando es fácilmente tratable. (Foto Prensa Libre: Servicios)

Contrario a lo que muchas personas creen, la visita al ginecólogo no es únicamente recomendado para mujeres embarazadas o que tienen una vida sexual activa. Por eso, aquí le contamos algunas de las razones claves que hacen de una visita al ginecólogo una decisión crucial para su salud:

Una de las dudas más comunes es qué edad es la adecuada para realizar una visita al ginecólogo por primera vez. Ada Gálvez explica que puede hacerse alrededor de los 13 años o a partir de que ocurra la primera menstruación. Afirma que en una primera consulta se le hacen preguntas a la niña respecto a su periodo menstrual (si es regular o no, si padece de cólicos o molestias, etcétera). “Es importante que la paciente se sienta cómoda y resuelva sus dudas o inquietudes”, dice la ginecóloga.

La menstruación puede provocar dolores abdominales y estas pequeñas contracciones del útero generan molestias que pueden resultar muy incómodas, sobre todo en edad temprana. Esa es otra de las razones para realizar una consulta con un profesional pues él o ella podría ofrecer una solución para aliviar estos problemas.

A partir de la primera relación sexual también es importante asistir a consultas al menos una vez al año. En esas visitas se le realizará un chequeo ginecológico, de mamas y una ecografía (para evaluar a detalle el útero y los ovarios. ). Durante el examen de mamas el profesional palpará sus senos y axilas de forma circular para detectar quistes o problemas mamarios, bultos o alguna secreción anormal. Puede pedirle a su ginecólogo que le explique una técnica de autoexploración para que usted misma pueda revisarse en casa con mayor frecuencia. Si nota alguna anomalía, no dude en reportarlo a su ginecólogo.

Además de evitar dolencias o enfermedades, las consultas también son útiles para recibir orientación en relación a la prevención de enfermedades de transmisión sexual y el método anticonceptivo ideal. Esto último dependerá de cada paciente. El método anticonceptivo recomendado para una amiga o familiar no necesariamente será el más efectivo y acorde a sus necesidades, por lo que es importante que asista personalmente a un ginecólogo y resuelva sus dudas.

También es importante que se realice un papanicolau, un examen que toda mujer sexualmente activa debe hacerse cada año y que sirve para detectar posibles células cancerígenas. En este proceso se toma una muestra de tejido del cuello del útero o matriz para que sea analizado en un laboratorio.

Si por ejemplo, siente dolor al momento de tener relaciones sexuales también es importante que visite a un profesional porque estos dolores no son normales y podrían indicar que hay alguna irregularidad en su cuerpo. Entre más temprana sea la detección de un problema y el inicio de su tratamiento, más pronto se garantizará su salud.

Otra razón para buscar una consulta es al momento de decidir planificar tener una familia. Un ginecólogo le dará la información que necesita en relación a los métodos de fertilidad que podría utilizar, los días de mayor posibilidad de embarazo, además de una orientación para esta nueva etapa.

Asimismo, durante el momento en el que llega la menopausia, que es la pérdida de la menstruación, también es clave el seguimiento de un ginecólogo.

 

Contenido relacionado:

> Todo sobre los quistes en los ovarios

> ¿Es cierto que la menstruación se sincroniza cuando las mujeres viven juntas?

> Examen de próstata ya no será igual luego de un innovador proyecto

Consultar la fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *