El expresidente Otto Pérez (sindicado en el caso La Línea) juramentó a Jorge Villavicencio como titular de Salud. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La Fiscalía Especial Contra la Impunidad (Feci), del Ministerio Público, y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) realizaron hoy, 16 de julio, diligencia en relación con un caso de corrupción a gran escala en el Ministerio de Salud Pública, por hechos ocurridos entre 2012 y 2014, en el cual estiman cobros de sobornos por Q53.9 millones, a través de empresas contratistas coludidas con los funcionarios.

El caso involucra al exministro de Salud Jorge Villavicencio, durante el gobierno del Partido Patriota, a la hija de este, Saraí Villavicencio Delgado, y al exdiputado Luis Fernando Pérez Martínez, como presuntos cabecillas de una estructura dedicada a cobros ilícitos por proyectos de remoción y reparación de hospitales, durante el estado de Calamidad por el terremoto de San Marcos. Así como por otros eventos de construcción de hospitales, compra de bienes en el ministerio y adjudicación de plazas en la institución a personas recomendadas por diputados del Congreso de la República.

La investigación esta fundamentada con miles de correos electrónicos, registros documentales, eventos de compras, análisis criminalísticos, un colaborador eficaz involucrado en la recolección del dinero y complementado con otros dos colaboradores eficaces con conocimiento del método de cobro de la estructura.

Cooptación del Ministerio de Salud

Según el expediente del MP, al menos 118 personas se encontraban involucrados en la estructura criminal. Se han solicitado 28 órdenes de captura, 34 citaciones y 10 solicitudes de antejuicio contra diputados del Congreso de la República. Hacia las 12 horas de este martes se había confirmado la captura de 18 personas.

La imputación señala que la estructura comenzó a operar cuando Villavicencio asume como ministro de Salud Pública en el 2012. Su hija Saraí Villavicencio Delgado, junto a Luis Fernando Pérez, entonces diputado, presuntamente habrían montado una estructura en la institución para facilitar la contratación de obras públicas y compra de bienes y servicios a través de la colocación de sus allegados en puestos claves en la institución.

Los diputados contra los que el MP solicita antejuicio han sido relacionados por su presunta intervención en procesos de remozamiento de hospitales, así como por solicitar plazas fantasma o presumiblemente pedir a Villavicencio plazas en la institución para sus recomendados, señalan las pesquisas.

En contratos de remozamiento o reparación de hospitales, a raíz del terremoto de San Marcos de ese año, según la imputación, se habrían cobrado Q17 millones, en la construcción de nuevos centros en Quiché, Baja Verapaz, Sacatépequez y Villa Nueva se habrían cobrado sobornos por Q36 millones. Mientras que preliminarmente se estima en Q900 mil el cobro de sobornos por contratos de bienes para el Ministerio de Salud.

En la imputación también se incluye a Jaime Pérez Castillo, sobrino del expresidente Otto Pérez Molina; y entre los contratos por los que se intentó cobrar una comisión, sin lograrlo, un proyecto de construcción de un hospital modular en Mixco, por entre Q75 millones y Q80 millones, cuando Otto Pérez Leal, fungía como alcalde de ese municipio. La adjudicación del proyecto, sin embargo, ya no se llevó a cabo, indica.

La investigación continúa en desarrollo para determinar los cobros realizados por 450 plazas en el ministerio que habrían representado favores políticos a diputados, cobros mensuales a la organización o posibles plazas fantasma.

En la indagación, realizada luego de tres años de análisis de información documental y testimonial, también se relaciona al exdirector del Instituto Guatemalteco de Seguro Social, Juan de Dios Rodríguez, cuando este era secretario privado del entonces presidente Pérez Molina. Rodríguez, pues presuntamente se habría beneficiado, a través de intermediarios, de algunos contratos de remozamiento de centros de salud y hospitales.

Diputados involucrados

La pesquisa también incluye como presuntos intermediarios en cobros ilícitos para el remozamiento de hospitales al diputado Estuardo Galdámez, excandidato presidencial de FCN-Nación, para contratos en el hospital de Quiché; al diputado Boris España, candidato en las pasadas elecciones por Todos, para un hospital en Chiquimula; así como a los exlegisladoress Rolando Pérez Betahncourt, de Sacatepequz, y Roberto Kestler, de Chimaltenango, para el remozamiento del hospital de Antigua Guatemala.

La imputación incluye la solicitud de antejuicio contra 10 diputados al Congreso de la República:

  • Boris España, por los delitos de asociación ilícita, cobro ilegal de comisiones, lavado de dinero y tráfico de influencias.
  • Estuardo Galdámez, por asociación ilícita, cobro ilegal de comisiones, lavado de dinero y tráfico de influencias y cohecho activo.
  • Luis Alberto Contreras, por tráfico de influencias.
  • Marco Antonio Lemus, tráfico de influencias.
  • Humberto Leonel Sosa, tráfico de influencias.
  • Saúl Beltetón, tráfico de influencias.
  • José Inés Castillo Martínez, tráfico de influencias.
  • Rodolfo Leonel Castañón, tráfico de influencias.
  • Ronald Estuardo Aragón, por peculado por sustracción.

Contenido relacionado:

>Así cree el MP y la Cicig que los Unionistas fraguaron el plan para retener la alcaldía.

>Jorge Villavicencio será procesado por el pacto colectivo firmado con sindicalistas de Salud.

>Guatemala tiene poca capacidad de combatir corrupción, según estudio latinoamericano.

Consultar la fuente