Educación dual genera pasiones en Costa Rica

Sueños…

El año 2019
ha levantado las más violentas pasiones del pueblo de Costa Rica. Hasta 1980
Costa Rica era el país más ejemplar y menos conocido en el mundo por la calidad
de su modelo de desarrollo. Desde el momento de la independencia y creación del
Estado nacional, especialmente cuando la población costarricense comprendió que
su destino estaba marcado. Eso fue en el 1820, cuando llegó al valle central
una extraña noticia, rumores, eran en aquellos tranquilos tiempos. El Estado de
Chiapas se había declarado independiente y estaba acercándose a los proyectos
de crear el gran Estado mexicano.

Allí empezó
todo. Como una bendición divina, el pueblo tico y sus élites histórica
iniciaron un proyecto inédito, que ningún otro pueblo del mundo puede repetir.
La población de este diminuto y extraordinario país tiene la capacidad de leer
el momento del cambio de modelo económico-social en el mundo y promover nuevos
modelos de desarrollo sin tener que llegar a la confrontación, el sufrimiento y
los fracasos y frustraciones de otras naciones.

La historia
ha marcado que durante el siglo XIX, el acceso a la tierra en condiciones
relativamente libres, el poco poder político de grandes terratenientes y la
difusión de enormes cantidades de campesinos libres generaron un sistema
capitalista de poco desarrollo pero sin rastros feudales. Este proceso de masas
de pequeños productores agrícolas, iguales, idénticos y pacíficos generó una
sociedad excepcional en la historia mundial. Por su fortaleza, es
insignificante ante los ojos de los destacados pensadores sociales de la región
latinoamericana.

En cada
cambio del poder político-militar mundial, ante cada variación de la tecnología
productiva, Costa Rica, ha revolucionado sus modelos económico-sociales sin
asperezas y alcanzando niveles de vida elevados para el conjunto de su
población. Sin presunciones de riqueza, ni aspavientos de igualdad, la sociedad
se ha reconstruido en términos de convivencia y libertad.

Pero hoy,
repentinamente, se han acumulado graves problemas. El 60% de la población no
termina la educación secundaria, el país tiende a ser un país de analfabetismo
profesional creciente. Con la demagogia y la insensatez más oscura el país
apostó por un examen de bachillerato para garantizar la calidad de la
educación. Lo que se logró fue el abandono de los estudios, la deserción
escolar y la pérdida de calidad cultura de la inmensa mayoría de los
habitantes, y el problema tiende a empeorar.

La pobreza
aumenta, la desigualdad social antes desconocida es hoy un rasgo estructural
del país, los ajustes permitieron el aumento acelerado de la liquidez nacional,
de la cual solamente salen beneficiadas dos minorías: las cúpulas empresariales
organizadas en cámaras y los grupos profesionales organizados en sindicatos
públicos, universidades, colegios profesionales, partidos políticos, cooperativas
y grupos confesionales.

La
población enfurecida ve como el auge de privilegios públicos, la riqueza
exagerada de los banqueros, la prepotencia de las élites burocráticas exhiben
la riqueza frente a una población en riesgo. Y aprovechan cualquier desliz,
cualquier fakenews, cualquier indicio para elevar sus protestas y encaramarse
en cualquier tema polémico para exigir un cambio del modelo que destruye las
condiciones de convivencia y solidaridad antiguas.

Uno de los
temas que han provocado la volatilidad en la confrontación social, y que
conduce al descredito de la democracia en Costa Rica es un proyecto de sistema
dual en educación. El 19019, proyecto educación dual en Costa Rica es una de
las mechas que encienden la confrontación actual y la paralización del país. No
tanto en lo económico, sino en lo social y cultural. Por primera vez el pueblo
de Costa Rica no sabe que está pasando y hacia dónde va.

Que dice el
documento de marras y que podemos interpretar de él. Su primer párrafo dice lo
siguiente:

«La modalidad de formación dual implica la capacitación técnica y profesional-técnica de los jóvenes con el objeto de ofrecerles la oportunidad de desarrollar conocimientos en determinado campo que les garantice la experiencia, que les permita conseguir un empleo y a la vez ofrecerles a las empresas suficiente capital humano competente.»

Bueno, para
empezar la redacción es un mamarracho. Lo que quiere decir la justificación es
que el desempleo en Costa Rica alcanza niveles históricos exagerados, ya casi
un 12% de la población económicamente activa no encuentra trabajo. El cambio
tecnológico y la concentración del nuevo modelo económico en los servicios
tiene que dejar por fuera a la inmensa mayoría de la población, que en la
actualidad solamente el 40% de los costarricenses tiene terminada la
secundaria, lo que implica un bajo nivel para enfrentar los nuevos tipos de
trabajo en el país. Por lo tanto, se necesita un cambio en el modelo educativo
para atraer de nuevo al 60% que ha desertado del sistema educativo con el fin
de reincorporarlo a la nueva vida social.

Obviamente,
los problemas acumulados de bajo crecimiento del PIB, desempleo, pobreza y
brechas entre ricos y pobres generan un caldo de cultivo para la confrontación.
Surgen los grupos interesados en resolver los problemas por la vía violenta,
pero no nos dejemos engañar. La población tiene motivos para revelarse, la corrupción,
el enriquecimiento ilícito y la manipulación por parte de empresarios y
burocracias tienen al pueblo en punto de ebullición. No es la maldad de algunos
agitadores demagogos y oportunistas el que toca a combate, son los problemas no
resueltos que alcanzan su tope con el desajuste fiscal.

Ya todos
sabemos que dondequiera que se producen confrontaciones sociales son el
resultado de contradicciones sociales acumuladas que inquietan al conjunto de
la población.

¿Será el
pueblo de Costa Rica capaz de resolver el enigma y encontrar soluciones a sus
problemas?

¿Podrá
sustituir el modelo agotado de apertura comercial sin ajustes sociales, por
otro que tome en cuenta la protección de la naturaleza, asegure la equidad y
solidaridad social y convivencia pacífica?

La historia anterior dice que sí. El momento actual no garantiza nada.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: http://elsiglo.com.gt/2019/07/04/la-democracia-nunca-muere/

La entrada Educación dual genera pasiones en Costa Rica se publicó primero en El Siglo Guatemala.

Consultar la fuente

Urge vigilar la elección de magistrados

Poptun

Se ha iniciado el proceso de elección
de magistrados de las altas cortes del Organismo Judicial: Corte Suprema de
Justicia (CSJ) y Corte de Apelaciones (CA). 
El proceso culminará en octubre con la votación que realice el Congreso
de la República de Guatemala y que fijará la lista de elegidos.

Las elecciones revisten vital
importancia porque estas cortes administran justicia en múltiples asuntos
judiciales.

La CSJ es  el máximo tribunal de justicia en el país.
Tiene competencia para resolver recursos de casación, procesos de amparo y
diversos antejuicios.  Además desarrolla
una función administrativa, entre ellas, emitir reglamentos, acuerdos y órdenes
ejecutivas para el buen funcionamiento de la administración de justicia, una es
asignar la competencia a los tribunales del país.

La CA se conforma por una serie
de tribunales de segunda instancia en materia civil, penal, laboral y mayor
riesgo, entre otras. Tiene a su cargo resolver en segunda instancia todos los
procesos jurisdiccionales cuando se plantean recursos contra la resolución de
un juez de primera instancia y eventualmente de jueces de paz, así como conocer
en primera instancia antejuicios y amparos de conformidad a la ley.   

La selección de magistrados de
estas cortes, es más sencillo y distinto al proceso de nombramiento de jueces
de paz y primera instancia.

La elección de magistrados está a
cargo de una Comisión de Postulación. Cualquier abogado, tenga la experiencia o
no, los méritos o no, puede solicitar ser magistrado de estas altas cortes.  Los aspirantes únicamente deben cumplir requisitos
formales, presentar su currículo vitae y acompañar la documentación de soporte.

En las categorías de juez de paz
y de primera instancia, la selección se efectúa a través de un concurso por
oposición a cargo del Consejo de la Carrera Judicial. Los aspirantes deben llenar
requisitos legales, culturales, educacionales y formales y someterse a
evaluaciones técnicas y psicométricas, entrevistas,  así como superar una etapa de auditoria social
y aprobar un curso de formación inicial con duración mínima de ocho meses. Para
ser juez de primera instancia es requisito haber ejercido la judicatura de paz.

En 2014 para la elección  de los magistrados actuales; varios aspirantes
denunciaron la imposición de cobros, exigencia de devolución de favores y
distintos arreglos. Aparentemente participaron en estas anomalías, comisionados,
operadores políticos y diputados. Estas corruptelas ya eran un
secreto a voces en los procesos de elección de magistrados.

Una de esas denuncias la presentó
Claudia Escobar, quien era magistrada de la Sala Quinta del Ramo Civil de la CA.
Ella reveló que el exdiputado Gudy Rivera le ofreció asegurar su reelección como
magistrada a cambio de beneficiar a la ex vicepresidenta del país dentro de un
amparo interpuesto ante esa Sala.

En febrero de 2018, la Comisión Internacional
contra la Impunidad en Guatemala y el Ministerio Público, confirmó de cierta
manera (no hay sentencia)  las anomalías
existentes en ese proceso de elección, al presentar el caso «Comisiones
paralelas», en las que se revelan arreglos debajo de la mesa.   

El proceso para elegir a magistrados
continúa igual, pues fracasó en el 2016 el intento de reformar la Constitución
que proponía suprimir las comisiones de postulación y crear  mecanismos de selección de jueces y
magistrados de todas las categorías bajo criterios de transparencia,
publicidad, objetividad y meritocracia, así como la institucionalización de la
carrera judicial desde la judicatura de paz hasta la CSJ.

El proceso actual de elección de magistrados no reúne los estándares necesarios para garantizar que la función jurisdiccional se desarrolle en forma independiente, pues no se valora objetivamente los conocimientos y méritos profesionales de los aspirantes y con ello no se puede determinar la idoneidad de los mismos.  Frecuentemente se eligen a aquellos que tienen un «amigo o familiar poderoso» y que contradictoriamente no ha ejercido la función de juez, por lo tanto no poseen la experiencia para administrar justicia, ni son capacitados para ejercitar tan altas investiduras.

El proceso desarrollado es
político porque la elección la efectúa un órgano eminentemente político. La elección
realizada por el Congreso rompe el principio de independencia de poderes y
restringe la carrera judicial en Guatemala. 
Una auténtica carrera judicial tiene como base que quienes accedan a
esos cargos, previamente hayan ejercido la función de juez.

Nuestro país se ha caracterizado por una falta de justicia y prevalencia de impunidad, especialmente en los casos de gran corrupción, muchos desestimados por estas altas cortes. A la vez el proceso de elección de magistrados sigue igual al del año 2014, por lo tanto es imperativo ser vigilante de estas elecciones para exigir que preferentemente sean nombrados jueces independientes en dichos cargos, pero además reclamar que el proceso sea transparente, público y objetivo para que se respeten los méritos y  no reine el nepotismo.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más de la autora: http://elsiglo.com.gt/2019/07/09/viviendo-de-apariencias/

La entrada Urge vigilar la elección de magistrados se publicó primero en El Siglo Guatemala.

Consultar la fuente

Educación y Ciudadanía

Nueva Sociedad

Según Jacques Delors, Robert B. Kozma y  Symón Rychen.

La educación tiene como función esencial  iniciar hacer crecer en las personas el significado de la palabra libertad como un principio democrático fundamental y como un derecho humano que le hace ser parte de la sociedad a la que pertenece. Lo hace una persona y un(a) ciudadano (a) pleno (a), independiente e inteligente. La educación lo(a) forma para realizar pensamientos y acciones que expresan sus propios juicios. La educación como proceso permanente es un camino para fortalecer los sentimientos hacia los demás y desplegar la imaginación. Le permite un pleno crecimiento y potenciación de su formación en  talentos y cualidades para la vida y el trabajo, a lo largo de toda su vida. La relación entre educación y ciudadanía le posibilita a cada uno(a), alcanzar la plenitud de su destino, con el despliegue de sus capacidades democráticas. Lo forma como un (a) ciudadano(a). Además de que la educación es el aprendizaje  gradual en  áreas para la vida, la sociedad y el trabajo, exige algo más complejo que la simple repetición y memorización de conceptos. Es formar personas capaces para producir  conocimiento y de vivir en comunidad. Lo cual amplía la cobertura educativa como potenciador  de aprendizajes y  de conocimientos.

Los contextos sociales incorporan nuevas visiones y dimensiones cognitivas.
La comunicación tiene un papel fundamental en las relaciones sociales
permanentes que amplían la vida y las experiencias cotidianas. La formación con
las tecnologías de la comunicación (tics) amplía y mejora la calidad  educativa y los procesos de enseñanza y
aprendizaje. Para que las tics no se conviertan en el fin de la educación, deben
ser acompañadas de habilidades cognitivas y de la alfabetización
correspondiente, con las formas de acceso a los usuarios,  y  capacidades para integrar, evaluar y generar
información y comunicación. Lo que le hace posible adquirir e integrar, y a la
vez, crear conocimiento por sí solo(a). Esto actualiza la concepción educativa con
el aprendizaje, al otorgarle un espacio protagónico al estudiante en el proceso
de formación.

Para J. Delors  en el libro «La educación encierra un tesoro»  1996,el
desarrollo tiene por objetivo hacer posible el despliegue completo en cada uno
de nosotros de la riqueza y la complejidad de sus expresiones y de sus
compromisos. Cada uno es un individuo, es un miembro de la familia y de una
colectividad. Es un ciudadano, un productor, un inventor de técnicas y un
creador de sueños. En palabras de Delors  «la educación es ante todo un viaje interior,
cuyas etapas corresponden a la maduración constante de la personalidad. En el
caso de una experiencia profesional positiva, la educación como medio de
realización, es a la vez un proceso extremadamente individualizado y una
interacción social interactiva… para que florezca mejor la propia personalidad
y se esté en condiciones de obrar con una creciente capacidad de autonomía, de
juicio y de responsabilidad personal».

El concepto de competencias educativas  adquiere revuelo al ser la educación un marco
de referencia para la renovación  de la
misma educación y de la democracia. La ciudadanía como protagonista  del fenómeno político y de la democracia se
fortalece  en las sociedades que buscan
ser más igualitarias.

Para Robert B. Kozma, 2009, las competencias son capacidades de
comunicación eficaz, de trabajo en equipo y de colaboración, de flexibilidad y
resolución de problemas complejos y de gestión de información. Esto ha generado
mucha resonancia en sociedades en las que la madurez democrática ha sido más
difícil, como por ejemplo Guatemala, donde aún 
es una aspiración para las grandes mayorías sociales. Así como asegurar  un consumo adecuado para todos(as) que sea
visto y garantizado como un derecho social. El acceso a la alimentación, al
salario y a un ingreso mínimo es una prioridad a establecer y garantizar para
la población de bajos ingresos, igual que votar y contar con educación
ciudadana. Trabajo, educación y consumo son los derechos humanos que tienen que
ser mayormente fortalecidos en este país. Son estas tres las mayores demandas y
ausencias que se tratan de resolver desde hace varias décadas pero que aún  no tienen respuesta  a nivel interno.

Para Symon Rychen Dominique- 1993-, la comprensión de temas de política
pública, la participación en procesos democráticos en sus instituciones  y la aplicación de los derechos humanos
exigen una ciudadanía bien educada e informada para todos, al ser convertida en
una realidad para la población, que no sea tomada como bandera o derecho de las
organizaciones, ni del ciudadano de izquierda, sino de todos los ciudadanos y
ciudadanas sin distingo político, como pareciera que se está iniciando muy
tímidamente  en Guatemala. El (la)
ciudadano (a) de a pie, ante sus limitadas condiciones sociales, económicas y
políticos, es el que tiene que tomar su destino en sus manos y  luchar por él, ante los limitados avances de
la denominada «sociedad civil».

Para hacer realidad esta ciudadanía de acuerdo con la propuesta de  Symon Rychen, (2018), recientemente como representante de La Comisión Económica Para América Latina (CEPAL) comunicó y fundamentó la importancia del planteamiento y ejecución de políticas públicas en diferentes campos, pero en especial en educación para hacer realidad la Cuarta Revolución Industrial que pronto será iniciada en este subcontinente. Son las políticas públicas las llamadas a la formación y a la educación  del recurso humano para paliar los peligros que sufrirá el mundo del trabajo en estos países, pues  sino se ejecutan, serán los robots los encargados de llevar a cabo una gran cantidad de funciones que hasta ahora estaban en manos de obreros, técnicos y profesionales. La economía sufrirá un cambio fundamental  en lo que a demanda de mano de obra se refiere.  Por lo que se tiene que pensar y renovar las carreras profesionales y técnicas creativas con  formación  e instrucción tecnológica necesaria a los estudiantes para no quedar excluidos de este proceso. Si esto no se hace nos convertiríamos en los marginados de sus avances y beneficios.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más de la autora: http://elsiglo.com.gt/2019/07/08/haiti-venezuela-y-guatemala/

La entrada Educación y Ciudadanía se publicó primero en El Siglo Guatemala.

Consultar la fuente

El muro que el Presidente Trump no ha podido construir

Barataria

La promesa de campaña del señor Trump a sus electores contenía una pretendida guerra a la inmigración ilegal que desde hace muchos años ha ocurrido con muchas personas de diferentes nacionalidades que han querido llegar al país estadounidense para encontrar el llamado «sueño americano».  Desde las ostentosas actitudes que tienen los inmigrantes cuando regresan a sus países de origen a derrochar dinero haciendo creer a los incautos que el fácil conseguir trabajo y riqueza en el país del norte, hasta las noticias más desastrosas sobre la forma en que muchos inmigrantes son objeto de diversas clases de delitos en su contra cometidos desde los llamados «coyotes», hasta grupos de delincuencia organizada que se apostan a lo largo y ancho del territorio mexicano y en muchos casos actúan a ciencia y paciencia o bien con contubernio de las autoridades mexicanas; no se puede negar que los inmigrantes de un país como Guatemala, son verdaderos ejemplos de esfuerzo, trabajo y deseos de superarse.  Y además de proveer un fuerte estímulo a la economía del país que en gran parte subsiste por las remesas que miles de inmigrantes, haciendo esfuerzos sobrehumanos, envían a sus familias recursos que les pueda ayudar a cumplir sueños que en este país parecen imposible de alcanzar como son el de tener una vivienda digna, enviar a sus hijos a la escuela y que terminen los estudios que ellos nunca lograron culminar o bien tener recursos para poner un negocio pequeño y en fin muchas de las cosas que los Gobernantes que han pasado por el país saben que los pobladores los han necesitado pero que jamás se preocuparon en promoverlos y proveerlo y al parecer no se vislumbran posibilidades serias de que esto llegue a ser prioridad.

Guatemala no es necesariamente un país seguro ni
en asomo, como vemos nuestro país está al borde del caos por las muchas
debilidades del Estado en garantizar los derechos elementales de las personas,
fortalecer las instituciones para que puedan hacer cumplir la ley y, por demás la
corrupción que actúa impunemente.  Solo
basta considerar cómo se hacen los negocios de Estado, con opacidad como ocurrió
con la malograda compra de Aeronaves Militares a la Argentina, que  el Presidente Jimmy Morales guardó silencio
aun estando en Argentina, los medios argentinos confirmaron la noticia y aquí
en Guatemala el vocero del ejército y el mismísimo Vice-Presidente negaron
totalmente esta compra o «adquisición» como estúpidamente dijera el Ministro de
Gobernación  queriendo ofender la
inteligencia de cualquier guatemalteco al indicar que no es lo mismo una cosa
que otra aunque implique el traslado de dominio.   La seguridad en Guatemala no es un ejemplo
imitable, solamente se movilizan agentes de la Policía Nacional Civil al hacer
operativos antinmigrantes o cuando ya ocurre algún delito, porque en prevención
estamos a cero.  Lo mismo ocurre con el
sistema de salud pública en Guatemala que está precario tanto que no garantiza
ni la salud ni la vida de los guatemaltecos.

Pero aún hay cosas más graves, no entiendo cómo
se pretendería ser un «Tercer País Seguro», cuando en realidad somos un país
con un fuerte sentimiento de inmigración.  
Esto es grave cuando los jóvenes, quienes son el futuro de la nación
deciden emigrar aún a costa de sus propias vidas porque este país no ofrece
oportunidades a los jóvenes, quienes son el sector más olvidado de la
sociedad.  Solo puedo pensar en casos
como el de Claudia Patricia Gómez González de 20 años y Victoria Méndez Carreto
de 20 años originarios de Quetzaltenango quienes en diferentes tiempos
decidieron emigrar a Estados Unidos y encontraron la muerte.  Es de reflexionar que sean dos mujeres, dadas
las condiciones de país, alguien pensaría tontamente que las mujeres no tienen
aspiraciones en Guatemala, lo cual no es cierto, por supuesto.  Porque la inmigración de jóvenes es un
síntoma de que no encuentran puestos de trabajo, no pueden empezar a construir
sus sueños y por lo mismo deciden emigrar para labrarse un futuro que Guatemala
les ha negado.

En conclusión,  Guatemala no puede preciarse de ser un país que tenga capacidad de acogida de inmigrantes que esperen las decisiones de asilo estadounidense no imaginamos cómo va a lidiar el Gobierno con los inmigrantes irregulares que esperen resolución de las solicitudes de asilo en este país si a la vista de todos resulta que el Estado está incapacitado de proteger y contribuir al bien común de sus mismos connacionales.  Ya solo faltaría que los inmigrantes acogidos resulten con mayores cuidados que los propios guatemaltecos.  Siendo que Guatemala no reúne las condiciones de un país de albergue estamos condenados a constituirnos  básicamente un muro natural y político que detenga la inmigración hacia Estados Unidos.  La pregunta es ¿A qué costo?

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: http://elsiglo.com.gt/2019/07/07/la-delincuencia-y-corrupcion-como-politica-de-estado/

La entrada El muro que el Presidente Trump no ha podido construir se publicó primero en El Siglo Guatemala.

Consultar la fuente

Giro drástico a las instituciones públicas

La Picota

Al igual que el tránsito capitalino en horas pico, las
instituciones públicas ya colapsaron. La solución no la tienen esos empleados y
funcionarios que dejan pasar los actos de corrupción de sus subalternos y
prefieren callar. El acomodamiento de quienes han estado en cargos públicos por
conservar un sueldo, permite que tengamos un gobierno inoperante y
burocratizado.

Para salir de los empleados corruptos hay que entrar de
lleno a la limpia. Para ello se necesitan funcionarios valientes que no le
teman a los sindicatos, que no se amedrenten ante las denuncias falsas, que no
teman decir la verdad caiga quien caiga. Encontrar personas dispuestas a todo
para darle un giro drástico a las instituciones públicas es más que una odisea.
Solo pueden hacerlo quienes tienen solvencia económica para no depender de un
salario, también para pagar abogados en caso de ser contra denunciado por los
corruptos, algo que suelen hacer para desprestigiar a quien descubre sus
tranzas.

Es importante evaluar a los candidatos que van a segunda
vuelta y sus propuestas. La vieja política indica que se deben hacer pactos
para ganar el aval de ciertos sectores o el apoyo de los alcaldes de otros
partidos. El sector empresarial organizado en las Cámaras, tiene cuotas pre
establecidas que mantiene bajo su dominio desde hace décadas. Ministerios como
Energía y Minas, Agricultura y Economía se ofrecen como mercancía a cambio de
financiamiento electoral. Instituciones como la ANAM y el INFOM, son dados en
concesión a los alcaldes más relevantes. Los cargos son un negocio para
alguien, menos para una población necesitada de servicios eficientes. Ni hablar
del Ministerio de Cultura y Deportes que es usado como oficina de empleo de los
diputados o para compra de material promocional en tiempo de elecciones.

Como esos ejemplos, en todas las carteras, instituciones
autónomas y semi autónomas, existe la misma dinámica. Se trata de contratar a
los amigos y familiares, aunque no tengan capacidad para desempeñar los cargos.
Muchos recién graduados que, si bien tienen derecho a un trabajo, pasan tiempo
capacitándose, lo que incide en la mala calidad de los servicios públicos y un
costo oneroso para el contribuyente.

No parece probable que el Congreso entrante tenga voluntad para hacer las modificaciones a la Ley de Servicio Civil, debido a que los intereses de los diputados van en la vía de recuperar la inversión de sus campañas por medio de plazas fantasma o el pago de un porcentaje de los sueldos de los recomendados que logran colocar. Podemos esperar otros cuatro años de lo mismo, si no tomamos al toro por los cuernos y el nuevo gobernante apoya la limpia de la administración pública. O se hace, o este país se deshace.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más de la autora: http://elsiglo.com.gt/2019/07/08/vamos-hacia-la-segunda-vuelta/

La entrada Giro drástico a las instituciones públicas se publicó primero en El Siglo Guatemala.

Consultar la fuente

El matrimonio, una verdad permanente

Descubrir Las Raíces

Recibí unas ideas sobre la incidencia el género en la educación, de un gran interés actual.  Es un documento sobre «Género» publicado hace poco (10-VI-2019), y titulado «Varón y mujer fueron creados». Para una vía del diálogo sobre la cuestión del gender (género) en la educación.

Y es que «se está difundiendo  la conciencia de que estamos frente a una verdadera y propia emergencia educativa, en particular por lo que concierne a los temas de afectividad y sexualidad»

De hecho, algunos han llegado a la construcción falsa  de un «género» ó «tercer género» tal que  niega la existencia de la naturaleza humana, por lo que la persona puede manipularse o transformarse según sus deseos, con construcciones que llaman posmodernas. 

Y llegan así a un relativismo, donde todo es equivalente e indiferenciado, sin orden y sin finalidad, por lo que la familia natural, la original, queda (para ellos) sin base, una revolución cultural e ideológica… relativista y, en… una revolución jurídica, porque promueven derechos individuales y sociales, que son falsos.

Y se llega así a lo que es justo recordar que, aunque el mundo no se divida en buenos y malos, sí hay buenos que procuran hacer el bien. Y hay cosas malas: la negación de lo debe hacerse, de lo que hace felices a todos. Algo que puede traer consecuencias muy  malas, no podemos cansarnos de aclararlo. Como decía el pensador inglés Chesterton «Llega el momento en el que deberemos luchar por demostrar que la hoja del árbol es verde». Suena un poco tonto… pero intentemos mostrarlo más que demostrarlo.

Por supuesto que hay que respetarles, como a cualquier persona humana; pero el  impulso sexual, parte de la naturaleza humana, está programado para procrear: y se necesita hombre y mujer. Existen tendencias fisiológicas y ambientes sicológicos que propician la homosexualidad, pero no son  determinantes. La naturaleza ha prescrito que se sea varón o mujer. Ambos son distintos y complementarios, también morfológicamente. A los homosexuales hay que respetarles y en lo posible ayudarles: para que abandonen la homosexualidad. Lo malo no es tanto ser gay, sino estar «orgulloso» de ello: entonces no hay punto de retorno.

Igualmente el matrimonio –uno con una y para siempre, abiertos a la vida- es parte del programa humano, del funcionamiento de la persona humana. No  se puede llamar matrimonio a la unión homosexual. Ocurre como con la moneda falsa: eso nos afecta a todos, porque todos tenemos confianza en la moneda verdadera.

Pero el principal daño sería… cansarnos. Caer en la desesperanza, que es como la coartada de la comodidad. Es la peor corrupción: la del pesimismo. Además, la verdad es que aunque los hechos son testarudos, necios, los principios mucho más. No nos cansemos: estamos ante una verdad permanente, «estamos en una guerra… y ya ganada», como decía un mi amigo.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: http://elsiglo.com.gt/2019/07/06/ideologia-de-genero-su-realidad/

La entrada El matrimonio, una verdad permanente se publicó primero en El Siglo Guatemala.

Consultar la fuente

Carta a los guatemaltecos para que analicemos por quien votar

Debemos Saber La Verdad

Un buen candidato:

Deberá gobernar con conceptos claros y factibles, para
lograr soluciones rápidas a los problemas que estamos viviendo; deberá entender
bien los problemas y sus soluciones y se deberá prevenir, rediseñar, cerrar lo
malo y reducir lo más posible el estado, para beneficio de todos.

Deberá promover los principios que deben normar la
vida, las instituciones y los pueblos y deberá respetarlos y cumplirlos para
vivir en un estado de paz y armonía y con principios que son:

  • LA VERDAD es lo disponible y hace posible
    tomar decisiones confiables
  • EL DERECHO son las normas legales,
    generales y abstractas que aplican para todos sin distinción ni perjuicio, pero
    que si castigue a quienes las incumplan.
  • LA JUSTICIA es trato igual en condiciones
    iguales y trato justo en condiciones desiguales
  • LA DIVERSIDAD son oportunidades iguales
    para todos, sin obligar a que todos tengan las mismas aptitudes
  • EL SERVICIO es trabajar por los demás sin
    que prevalezcan los intereses o ambiciones personales, pago de favores
    políticos y la corrupción

Deberá darse cuenta que los recursos que necesita
Guatemala para cumplir estos principios son:

  • La propiedad y los derechos fundamentales
    que son tan universales como los seres humanos y las culturas que los
    sustentan.
  • La división del trabajo que es hacer
    aquello que cada uno hace mejor para servir a la mayor cantidad de personas.
  • Mantener una moneda estable es un medio
    para preservar el valor de todo.
  • La función empresarial que es tomar
    recursos escasos y hacerlos disponibles al mayor número de personas al menor
    costo posible.

Deberá mantener el Estado de Derecho

  • Los derechos superiores al estado son la
    VIDA, la LIBERTAD y la PROPIEDAD.
  • El derecho natural es el respeto de la
    ley común para todos por igual.
  • Debe reconocerse, protegerse y respetarse
    el estado de derecho.

Deberá saber que el papel de los gobernantes en el
ejecutivo:

  • Es ser el representantes máximos de la
    autoridad.
  • Deberá proveer justicia, oportunidades y
    seguridad para todos por igual.
  • Deberá usar su poder temporal para proteger
    al débil y asegurar la defensa del derecho ajeno.
  • Deberá proteger y exaltar al ser humano
    por igual.
  • Deberá servir al ser humano y cumplir su
    representación pública con responsabilidad y honestidad para que todo se cumpla

La persona que no tenga claro lo anterior no debería presentarse como candidato a la presidencia y vicepresidencia.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: http://elsiglo.com.gt/2019/06/07/debemos-analizar-el-voto/

La entrada Carta a los guatemaltecos para que analicemos por quien votar se publicó primero en El Siglo Guatemala.

Consultar la fuente

USA debe asumir su responsabilidad ante el narco

Evolución

De acuerdo a datos incluidos en
el Reporte Mundial Sobre las Drogas del año 2018 de la Oficina de las Naciones
Unidas Contra la Droga y el Delito, se desprende que, en singular, el país que
reporta el mayor consumo de drogas de los diversos tipos que se analizan en el
estudio es Estados Unidos de América. Esto, aparte de su demostración con
estadísticas relativamente confiables debido a la naturaleza del «mercado» que
se analiza, es algo que se puede intuir o deducir con facilidad. Tampoco es
sorpresa que la gran mayoría de drogas que se producen y trafican en América
Latina, incluida la significativa cantidad que pasa por Guatemala, tienen como
destino final los Estados Unidos. En ese contexto, Estados Unidos tiene una
enorme, mejor dicho, la principal responsabilidad de los problemas que se
derivan del tráfico de drogas declaradas ilícitas por ellos mismos, a la vez
que tienen en sus manos la solución más simple de todas: la legalización del
consumo y tráfico de drogas.

En términos económicos sencillos,
la demanda de drogas, como de cualquier bien, estimula la oferta y, por
consiguiente, en la medida que exista en Estados Unidos demanda para dichas
sustancias, alguien se encargará de suplirlas a los consumidores
norteamericanos. Y dado que su carácter ilícito incrementa el riesgo tanto para
consumidores como para traficantes, el precio de la droga se incrementa y el
negocio se vuelve lucrativo a niveles exorbitantes, a pesar de ser peligroso e
ilegal. Lógicamente de allí se deriva en gran medida la violencia y corrupción
desenfrenada que padece América Latina, pues los traficantes estarán dispuestos
a todo con tal de preservar las inconmensurables ganancias que les deja el
negocio de las drogas ilícitas.

En el mundo ideal, aparte de la
legalización, la otra solución inverosímil sería que Estados Unidos tomara
medidas serias para disminuir o desincentivar la demanda, pero tampoco le
interesa. Eso nos lleva a la opción más sensata y viable, que es la postura que
deberían asumir los países latinoamericanos, incluido Guatemala lógicamente,
que es presionar para que Estados Unidos asuma su responsabilidad en el
problema que ellos mismos han provocado, y que hasta ahora le han trasladado a
nuestros países la mayor parte del costo, incluido el que se paga con vidas, violencia,
crimen y corrupción.

En el caso nuestro, por ejemplo,
no tiene sentido alguno que nos gastemos $28 millones en aviones militares para
pelear una guerra que no es nuestra. Mucho alboroto se ha generado respecto de
esa suspicaz «adquisición», pues según el ministro no fue una compra, pero, en
general, la discusión se ha centrado en la forma y en muchos casos también las
argumentaciones a favor y en contra redundan en los posicionamientos
ideológicos antagónicos que en Guatemala parecen ser insuperables.

Si en el fondo el tema es el combate al narcotráfico en nuestro país, con los mecanismos legales adecuados y respetando el marco constitucional se podría establecer algún convenio sensato de cooperación con Estados Unidos para que ellos directamente se encarguen con sus recursos, tecnología, personal y equipamiento del monitoreo y disuasión de naves y aeronaves que transporten drogas ilícitas que tengan como destino sus costas y territorios y que transiten por nuestros cielos y aguas territoriales. Por cierto, no me extrañaría que ante tal propuesta los hipócritas de siempre ahora si reclamen «soberanía». Pero, insisto, Estados Unidos debe asumir su responsabilidad en el problema del narcotráfico que ellos mismos generan y es el momento que América Latina así empiece a exigirlo.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: http://elsiglo.com.gt/2019/07/05/trabajo-a-tiempo-parcial-una-oportunidad/

La entrada USA debe asumir su responsabilidad ante el narco se publicó primero en El Siglo Guatemala.

Consultar la fuente

20-S Huelga general por el futuro de la tierra

Lugar Hermenéutico

Mientras en Guatemala seguimos
enfrentados con vergonzosas cifras respecto a la desnutrición infantil, niveles
de pobreza y pobreza extrema, familias que migran diariamente del país y otra
cantidad de cabizbajos indicadores en materia social, del otro lado del mundo
se ha iniciado una campaña que apunta un nuevo despertar en la forma en que se
deberá abordar la agenda climática global en los próximos años.

Desde agosto pasado, Greta
Thumberg, una adolescente sueca, cansada de la inacción de los gobiernos comenzó
su propia huelga escolar en las puertas del parlamento sueco exigiendo a los
partidos políticos una actuación seria para frenar el cambio climático.  Posteriormente en la 24ª. Conferencia sobre
cambio climático realizada en Polonia, agito la conciencia de las personas con
un discurso que se multiplico por el mundo, «En 2078 celebrare mi 75
cumpleaños.  Para entonces, sí tengo
hijas o nietos, quizá me pregunte porque mi generación no hizo nada cuando aún
era tiempo para actuar».

Desde entonces a la fecha cada
viernes se han ido sumando estudiante a lo que han denominado las huelgas por
el clima o los vienes por el futuro #FridaysForFuture, jornadas que se han
intensificado en los últimos meses haciendo movilizaciones masivas de miles de
estudiantes en Bélgica, Holanda, Alemania y otros países europeos, así como en
diferentes regiones del mundo, estimando a la fecha en más de un millón los
jóvenes que han participado en dichas jornadas.

La consigna de los estudiantes
es firme, quieren pruebas reales de que los gobiernos y los poderes económicos
por fin van a crear un plan de políticas ambiciosas para dar respuesta a la
urgencia que muestra la evidencia científica.

«Seas quien seas, estés donde
estés, te necesitamos ahora, los jóvenes hemos abierto el camino ahora
necesitamos que los adultos se sumen» con estas palabras el movimiento Fridays For
Future, convoca a los trabajadores y sindicatos de todo el mundo a secundar la
primera huelga general de la historia el próximo 20 de septiembre.

La alarma no es para menos,
los niveles de CO2, han alcanzado su punto más alto en 3 millones de años y nos
acercamos peligrosamente a los niveles que provocaron las grandes extinciones
de la tierra, es necesario al cumplimiento de los acuerdos a los cuales los
gobiernos del mundo se han comprometido en cada cumbre climática que se celebra
anualmente.

El tiempo se agota, pues la evidencia
científica muestra que el planeta podría llegar a un punto de no retorno en
2035 si el mundo y principalmente las grandes economías aglutinadas en el G20 no
actúan decididamente para luchar contra la emisión de gases que aceleran el
calentamiento de la tierra.

Ojalá que en esta parte del mundo también tenga eco esta convocatoria y que en medio de las dificultades y urgencias del día con día miles de jóvenes se sumen a este llamado.  A su vez los quizá no tan jóvenes, pero con la suficiente conciencia para motivar a su entorno cercano en alzar la voz en pro de una de las causas más nobles que existe, la lucha por el planeta, la lucha por la vida. A que persona que se le esté quemando la casa no grita en señal de auxilio, lo mismo ocurre con nuestra casa común, se quema a fuego lento, es momento de alzar la voz, vamos tarde, pero más vale tarde que nunca.  Convocados para el 20S.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: http://elsiglo.com.gt/2019/07/05/cincuenta-y-dos-anos-de-la-primero-de-julio/

La entrada 20-S Huelga general por el futuro de la tierra se publicó primero en El Siglo Guatemala.

Consultar la fuente

Guatemala otra vez agónica

Mi Esquina Socrática

…Y esta vez por
obra y gracia del último Tribunal sin tacha alguna que nos quedaba: el Supremo
Electoral.

No sé si se les debería llevar a juicio
penal o encerrar en un manicomio, pero han brillado con una constelación
estelar en el cielo de nuestra noche por su impericia, su ignorancia de los
principios generales del derecho, por la ausencia de todo tacto social, y por
la mancha imborrable que han dejado en la única institución de prestigio que
nos quedaba en el sector justicia gracias, esto último, sobre todo a la
herencia del paso por ese Tribunal de don Arturo Herbruger.

Un grito en ese vacío de sombras que lo ha
constituido por años el entero Poder Judicial en Guatemala. Y, encima, con
ínfulas prepotentes y dictatoriales, como si fuera una blasfemia el hecho de
identificarlos tales cuales son.

Además, nuestro último bastión contra el
atropello de narcotraficantes apátridas se ha derrumbado. No nos queda alternativa
que iniciar la reconstrucción constituyente de la justicia casi desde el
absoluto cero.

Por suerte Guatemala cuenta hoy con la
abundante presencia de hombres y mujeres de buena voluntad y aun de muchos
eruditos en los temas claves del espíritu y de la moral capaces de restaurar el
rumbo por el momento perdido. Lo que se constituye en la imprescindible tarea
que nos aguarda a partir de la próxima segunda vuelta electoral.

Siempre he reconocido que en Guatemala sobran
patriotas esclarecidos que le pudieran dar un empujón definitivo para situarla
entre los más selectos del llamado primer mundo. Y que han sobresalido, encima,
rodeados por un respeto casi universal al debido proceso jurídico y a la
escrupulosa y tenaz prosecución de la justicia.

Reflexiones, sea dicho de paso, que estimo
muy necesarias a tener en cuenta para las futuras comisiones de postulación.

Nos restan muchas cosas que mejorar en
la formación universitaria de los jóvenes que escogen especializarse por el
vasto ámbito de la justicia. Como lo he reiterado a propósito de un ácido
comentario del genial Agustín de Hipona: «Sin la virtud de la justicia, ¿qué son las
naciones sino bandas de ladrones?
(La
Ciudad de Dios
, IV, 4)». Y, sin embargo, la formación de juristas en Guatemala
(como en el resto de Iberoamérica) no pasa de ser una especialización
universitaria más, de muy escasas exigencias intelectuales y morales.

El venero de todo ello creo poder
identificarlo en el positivismo jurídico dominante en la mayoría de nuestras
facultades de Derecho. Y de tal manera, nuestros egresados universitarios se han
acostumbrado a recitar de memoria artículos de códigos o de leyes constitucionales
sin posibles críticas apenas derivadas del derecho consuetudinario o del
derecho natural.

El griego Polibio, por ejemplo, cautivo como
un rehén más en aquella República tan exitosa, fue el primer extranjero en
reparar que la separación legal de poderes era lo más importante para la
grandeza institucional de Roma. Por lo tanto, desde tal perspectiva, el abuso
del poder por parte de jueces y magistrados resultaba en el daño más
vituperable que se le podía hacer a cualquier sociedad de hombres libres.

¿Se dice algo de ello, acaso, en
nuestras facultades de Derecho?

La dispensación de justicia es el débito
principal de los ciudadanos de cualquier sociedad exitosa. De nuevo, ¿se
inculca esta condición en nuestras universidades de tono tan jurídicamente
positivista?

El Poder Ejecutivo eficaz es, por
supuesto, sumamente importante. Y el Legislativo, al largo plazo, lo ha sido aún
más. Pero el Judicial, ha devenido en el máximo entresijo social, común a todos
los estratos derivados de la división del trabajo en sociedad.

¿Anima todavía ésta convicción a
nuestros docentes universitarios de Derecho?

Pues, la existencia de derechos individuales
irrenunciables
se ha constituido históricamente, desde la Magna Charta (1215), en el
prerrequisito más sólidos para la práctica de la justicia. Ya ello había estado
presente con mayor o menor énfasis en las tradiciones de cualquier comunidad guiada
por la costumbre (el derecho «consuetudinario») como en la Grecia clásica o el
Medievo. Ulterior a ello, unos dos siglos y medio antes de Cristo, asomó la
interpretación iusnaturalista de los derechos y deberes de los ciudadanos
libres (no de las mujeres ni tampoco de los esclavos) a iniciativa de ciertos
jurisconsultos romanos.

¿Retienen nuestros egresados
universitarios alguna consciencia de todo esto? Y como consecuencia obvia,
¿nuestros jueces y magistrados?…

Y a propósito de esa alusión a la venida
de Cristo, ¿algún catedrático universitario entre nosotros todavía osa aludir a
la posible existencia de un Derecho Divino derivado de las premisas del
Evangelio?

En Guatemala a mi juicio vivimos un
vacío existencial para esta reflexión profunda.

Y así, unos pocos abusivos tienden a
endosarse el monopolio de la interpretación y de la aplicación del Derecho
vigente.

Lo hemos visto de nuevo recientemente en
el rechazo presuntuoso e insólito del derecho humano insoslayable de elegir o
ser electa con particular dedicatoria a Zury Ríos Sosa y a todos los ciudadanos
inclinados a votar por ella, por parte de togados carentes de toda ancla
racional o moral alguna.

Aunque algunos displicentes
intelectuales en nuestro medio lo hayan considerado una vez más como una
injusticia, sí, pero de poca monta.

Con semejante jurisprudencia ¿qué podríamos
haber esperado de un Tribunal Supremo Electoral constituido sobre tales
premisas positivistas? Muy parecido a los arrebatos ideológicos de los que
hemos sido testigos durante los últimos cuatro años por parte de tan solo tres
magistrados de la Corte de Constitucionalidad.

El «positivismo jurídico» ha sido el
origen del subdesarrollo de nuestra impartición de una justicia neutra y pronta.

Y si no nos decidimos a romper con las
premisas excluyentes de nuestro actual sistema positivista, olvidémonos
de mantener un Tribunal Supremo Electoral de la honorabilidad sólida que una
vez nos heredó Arturo Herbruger.

De vuelta a estas últimas elecciones. Me
sorprendió muy agradablemente por todo ello la actitud corajuda de Edmond Mulet
en sus críticas al actual Tribunal Supremo Electoral. Así como las de otros
como Luis Velázquez y Arturo Soto o de Isaac Farchi y Ricardo Flores Asturias. No
menos, las reservas inteligentes respecto al proceso electoral que hicieron
públicas Manuel Villacorta y Thelma Cabrera. Es decir, que además de otros no mencionados
aquí, se ha evidenciado una vez más que Guatemala cuenta todavía con una amplia
reserva de ciudadanos sensibles y probos. Pero lamentablemente, ninguno de
ellos con suficiente incidencia reconocible en el Poder Judicial.

Y así, ese Tribunal Supremo Electoral constituido
por «magistrados» de veras ineptos ha hecho retroceder a Guatemala tres mil
años y le han arrebatado otra oportunidad de oro para su ingreso permanente en
la honrosa lista de naciones-Estado que hoy solemos calificar de «primer Mundo».

¿Lo lograremos dentro de cuatro años?

Lo veo difícil, a menos que el nuevo Congreso
se comprometiese a aprobar las reformas a la Constitución Política vigente
propuesta con el apoyo de 73 mil firmas de ciudadanos en el 2009, y que todavía
inconstitucionalmente no ha sido llevado a discusión por el pleno.

En el entretanto, por lo menos hago otra vez mío el saludo esperanzado desde su destierro en Italia de Rafael Landívar: ¡Salve, cara Parens, dulcis Guatimala, salve!

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: http://elsiglo.com.gt/2019/06/26/y-ahora-que/

La entrada Guatemala otra vez agónica se publicó primero en El Siglo Guatemala.

Consultar la fuente