Consuelo de Saint-Exupéry, la salvadoreña que inspiró a su marido para escribir “El principito”

Antoine de Saint-Exupéry y su esposa Consuelo tuvieron un tormentoso matrimonio de 13 años.

Para muchos críticos, la obra maestra de la literatura que escribió De Saint-Exupéry no es más que un relato de su atormentada relación matrimonial que duró 13 años y en la que su mujer es la rosa.

Incluso la misma Consuelo escribió en 1945, uno año después de la desaparición del escritor, “Memorias de la rosa”, un manuscrito sobre la relación de la pareja que permaneció oculto por décadas y fue hallado por casualidad varios años después de su muerte en 1979 y publicado en el año 2000.

¿Quién fue Consuelo?

Consuelo Suncín-Sandoval Zeceña nació en Armenia, El Salvador, en 1901.

Provenía de una familia acomodada, dueña de tierras y cafetales en su ciudad natal, y recibió educación en el exterior, específicamente en San Francisco, en Ciudad de México y en Francia.

Se dedicaba a la pintura y a escribir poesía.

Antoine de Saint-Exupéry con su esposa Consuelo en 1935.

Getty Images
Consuelo y Antoine se conocieron en Buenos Aires en 1930 y el flechazo fue instantáneo.

Cuando conoció a Saint-Exupéry, en 1930, ya era una mujer divorciada y viuda.

Es por eso que fue etiquetada como “amoral” en los círculos aristócratas franceses a los que pertenecía su futuro marido.

La escritora francesa Marie-Helene Carbonel, autora de la biografía “Consuelo de Saint-Exupéry, une mariée vêtue de noir” (“Consuelo de Saint-Exupery, una novia vestida de negro”) le contó a BBC Mundo en 2013 que tuvo acceso a cartas y documentos personales de la salvadoreña en los que revela detalles ficticios y mitos alrededor de su persona para lograr ser aceptada.

Por ejemplo, inventó que su primer marido, el mexicano Ricardo Cárdenas, con quien se casó cuando tenía 21 años, era un capitán del ejército que había muerto en la Revolución mexicana.

Y también mintió al decir que era viuda y no divorciada porque pensó que era mejor visto. Aunque la escritora encontró el acta de divorcio, registrada en Mérida, México, en 1925.

Antoine de Saint-Exupéry con su esposa Consuelo.

Getty Images
Consuelo de Saint-Exupéry tuvo dos matrimonios antes de conocer a Antoine.

Después del divorcio, Consuelo viajó a París con José Vasconcelos, una de las figuras intelectuales, culturales y políticas más destacadas de la época en México.

Mientras mantenía una relación con el mexicano en la capital francesa, conoció a Enrique Gómez Carrillo, un escritor y periodista guatemalteco que también era representante diplomático para Argentina en París, con quien poco después se casó, aunque los separaban unos 30 años.

Pero el matrimonio duró sólo nueve meses porque en 1927 él murió y ella, viuda con 25 años, decidió marcharse a Buenos Aires para vivir de la pensión de su segundo marido, que también contaba con una importante fortuna.

Antoine de Saint-Exupéry con su esposa Consuelo en 1934.

Getty Images
Consuelo era una seductora y encantaba a los hombres.

La relación con Antoine

Consuelo conoció a Antoine de Saint-Exupéry en la capital argentina, en 1930. Él trabajaba allí como piloto comercial de servicios de mensajería. Y el flechazo fue instantáneo.

Al año siguiente, ambos se casaron ella se convirtió en la condesa Consuelo de Saint-Exupéry.

“Consuelo era una seductora. No sólo era una mujer bonita y menuda que encantaba a los hombres; también podía hablar con ellos”, aseguró la escritora francesa Marie-Helene Carbonel.

“Para mí es una mujer muy interesante y de gran valor. No es una casualidad que interesó a tantos hombres inteligentes e importantes”, dijo.

Pero pese a sus encantos, Consuelo tuvo muchas dificultades para que los franceses la aceptaran. Y el rechazo también venía de la familia aristocrática de su marido.

Consuelo de Saint-Exupéry y Marie, la madre de Antoine.

Getty Images
Consuelo de Saint-Exupéry y la madre de Antoine, Marie, no tuvieron una relación cercana.

Según Paul Webster, autor de “Antoine de Saint-Exupery: la vida y la muerte de El Principito”, publicada en 1993, “los allegados a Saint-Exupéry nunca tenían tiempo para Consuelo”.

“Y también fue despreciada por su cuñada Simone de Saint-Exupéry, quien la describió como una ‘mujerzuela’ y una ‘condesa de película’“.

Y así fue considerada hasta muchos años después de su muerte en Francia en 1979.

Ella terminó dejando todos sus bienes y derechos a su mayordomo y jardinero español José Martínez-Fructuoso.

Amor tormentoso

En los manuscritos de Consuelo Memoria de la rosa”, la salvadoreña hace un amargo recuento de los 13 años de matrimonio con el escritor francés.

Allí, ella cuenta que Antoine de Saint-Exupery era un hombre egoísta, infantil, cruel, que tenía numerosas amantes y que la relación entre ambos era tormentosa.

“El libro es una confesión sobre su relación, y provocó una conmoción porque Saint-Exupéry era considerado un santo”, opinó Marie-Helene Carbonel.

A partir de esta confesión, muchos críticos creen entonces que “El principito” es una alegoría de la propia vida de Saint-Exupéry, de sus incertidumbres y su búsqueda de paz interior.

Consuelo de Saint-Exupéry.

Getty Images
Consuelo de Saint-Exupéry murió en 1979 y muchos años después se publicaron sus memorias.

Y también, una alusión a la atormentada relación con Consuelo, que fue la musa que inspiró a la rosa de “El principito”.

“La rosa es Consuelo. Los tres volcanes son los volcanes de El Salvador. Los baobabs son las ceibas a la entrada del pueblo de Armenia, en El Salvador. La rosa que tose es Consuelo, que sufre de asma, que es frágil y por eso está protegida bajo una campana de cristal”, describió la biógrafa Marie-Helene Carbonel.

Para ella, se quiso presentar “El principito” como un cuento para niños, pero en realidad es un libro que Antoine de Saint-Exupéry escribió para pedir perdón a Consuelo.


 

Consultar la fuente

¿Cómo publicar un libro de poesía? Los expertos contestan

Antes de comenzar a escribir ese libro, tome en cuenta estas recomendaciones (Foto Prensa Libre: Servicios / Unsplash).

Encontrar motivos para escribir es relativamente sencillo (que no significa que escribir sea fácil). Quienes mantienen un interés y vocación por la literatura distribuyen su tiempo adecuadamente para expresarse a través de las letras.

Aunque una vez se inicie ese proceso, el de dedicar unos minutos cada día de cada semana, hay quienes se sienten motivados a dar el siguiente paso: publicar.

Y publicar es, ahora, una etapa que tiene diferentes maneras de ocurrir. Puede ser desde una plataforma digital, por ejemplo. Aunque sin ser románticos, hay algo en el papel y en un libro que siguen enamorado a los asiduos de la literatura.

Si se trata de poesía, por ejemplo, entran en juego una diversidad de situaciones que pueden desalentar a los escritores, entre jóvenes y primerizos.

Sin embargo, y en palabras de personas involucradas en la literatura y la edición, es un proceso que se caracteriza por la persistencia, la voluntad, el interés y el trabajo.

Más allá del blog

Se comienza a escribir. Y ahora, ¿qué? (Foto Prensa Libre: Servicios / Unsplash).

Eugenia Cruz, de 23 años, tuvo el interés inicial cuando, después de escribir y difundir constantemente en plataformas digitales, alguien le preguntó dónde se podía comprar el libro. Eso le hizo proponerse publicar.

«Los poemas siempre estuvieron ahí», asegura, «solo no habían encontrado pegamento. El tema (del libro) llegó después, cuando los leí y noté que tenían cosas en común».

Cruz tomó la decisión de autopublicarse. Una vez tenía los poemas, su hermano le ayudó en la diagramación — un apoyo valioso, reitera –. Fueron 300 ejemplares, los cuales se vendieron en su mayoría.

Fue un aprendizaje para Cruz y una oportunidad para continuar con su deseo de destacar y expresarse como escritora.

La persistencia y los errores

Vania Vargas, con una variedad de textos y una de las poetas más reconocidas del país, no es ajena a esa duda que provoca el salir de las libretas hacia un libro publicado.

Su primer libro de poesía, Cuentos infantiles, llegó en 2010. Le siguieron Señas particulares y cicatrices y Quizá ese día tampoco sea hoy, mientras que tiene dos publicaciones de narrativa (Después del fin y Cuarenta noches), además de uno infantil (Los habitantes del aire).

Un libro publicado también es un trabajo de persistencia (Foto Prensa Libre: Servicios / Unsplash).

Vargas bien reconoce que su primer libro como tal apareció cuando ella tenía 19 años, en un esfuerzo personal que, con ahorros propios y el apoyo de familia, se logró concretar. Pero fue un hecho del cual está insatisfecha y cree que “le ganó el entusiasmo”.

Fue después y en Catafixia editorial, que varios de sus poemas fueron revisados para llegar en un trabajo más logrado.

Lea también: Dedicación a la literatura: los escritores jóvenes guatemaltecos que deberías conocer

“Fue lo que hice, les gustó y así apareció el primero. Luego he ido viendo cómo un libro le va abriendo las puertas a los otros, va generando curiosidad, la gente que imprime libros se interesa en leerte y te piden material. Así se fueron abriendo espacio los otros libros, hasta hoy”, explica Vargas.

Reconoce también que es un proceso difícil. Llegó en 2010 pero fue tras la insistencia de escribir en revistas, periódicos y hasta en espacios de forma gratuita. “No es inmediato”, advierte, “fueron años de trabajo para construir un nombre, para llamar la atención”.

Lo cierto es que aunque ese primer libro cause insatisfacción, es la primera prueba de seguir adelante y conseguir resultados mejores.

La edición (o autoedición)

Vania Vargas encontró en los blog la posibilidad de ensayar y someter sus textos a la mirada pública. Caso similar fue con Cruz, que mantiene en Instagram una dinámica breve de publicación.

Persiste un interés, sin embargo, en trasladar los textos al papel, un trabajo que recae de forma personal o bien, con una editorial, que puede contar con más recursos y experiencia en el asunto.

Aunque tampoco es fácil para las mismas editoriales fijarse y publicar poesía. Manuel Rodas, director y editor en Sión Editorial, que comenzó escribiendo cuentos y ahora, cuando puede, hace poesía, reconoce que es difícil apostarle a la literatura.

Pero es una apuesta valiosa, asegura, porque si bien la venta de libros de poesía es baja, existe un ejercicio de compartirlos que difunde sensaciones y emociones.

Para encontrar esos poetas, el proceso de selección en Sión Editorial se enfoca en diferentes elementos.

El trabajo de un editor acompaña al escritor (Foto Prensa Libre: Servicios / Unsplash).

“En primer lugar”, explica Rodas, “buscamos poemarios que conmuevan, que sea sincero, que tenga un lenguaje fluido y un buen ritmo”.

Entre eso es válido descartar que la poesía son solo rimas o reglas rigurosas, recomienda. O que los poemas se tratan solo de relaciones sentimentales o situaciones personales, que los pueden ser, pero también de asuntos sociales, familiares, culturales y más.

“El mayor reto para publicar un libro de poesía seguramente es la calidad del mismo, la congruencia del discurso, el grado de sinceridad que se entregará, al final como decía Cerati ‘la poesía es la única verdad’”, añade Rodas.

El trabajo de un editor en ese caso, según rodas, es tratar de que se resalten los atributos del poeta y si reduzcan errores que van más allá de lo ortográfico.

“Editar un libro de poesía consiste, en lo personal, en sentarme a leer la propuesta, primero en voz baja y luego en voz alta. La primera es porque logró canalizar lo que sintió el poeta y lo hago mío, trato de identificarme. Lo segundo es porque le pongo en el papel del lector, y es ahí en donde concluyo qué aspectos se deben editar (poner, quitar, modificar)”, comenta.

Luego hace observaciones, que dependen del poeta para ser aplicadas. Estas pueden ser el modificar una palabra por un sinónimo para no romper el ritmo del texto, por ejemplo.

Los consejos

Publicar le permitió a Cruz sentirse motivada a seguir escribiendo y publicando, porque varias personas se identificaron con los textos.

«El público me ha inspirado muchísimo a seguir escribiendo. Una chica un día se me acercó, me comentó que mis poemas le ayudar a superar la muerte de su hermano. En otra ocasión, una mujer me dijo algo parecido, pero en ese caso, había muerto su hijo. No sé cómo lo hice, ¿sabes?, conectar con el amor así. Me he sentido muy dichosa».

Leer, leer y leer siempre debe ser parte de la tarea de un escritor (Foto Prensa Libre: Servicios / Pexels).

Estos son algunos consejos para quienes estén en el limbo de publicar un libro de poesía.

  • Vania Vargas

Yo creo que el reto con el que todos nos enfrentamos es con la desesperación por publicar. Y regularmente esa primera desesperación resulta ser un grave error, a mí me sucedió. Con esa desesperación viene la frustración de ver que las plataformas para publicar son pocas, son caras en algunos casos, o hay que esperar de más. La gran ventaja que tiene esta generación es el internet, del cual mi generación también se valió, los blogs, principalmente. El punto es que ahora es más fácil visualizar el trabajo, llegar a más gente, generar interacción, darse a conocer, encontrar concursos dónde participar, irse abriendo el camino hacia la impresión, ya sea con editoriales o bien por cuenta propia.

Nada de malo hay en ello, tomando en cuenta que la historia de la literatura guatemalteca se ha ido eslabonando desde principios del siglo XX con esfuerzos editoriales de autor, de los grupos literarios que se conformaron a lo largo del tiempo. Hay que aprovechar todas las posibilidades, y no dejarse alcanzar ni por la desesperación ni por el engaño de pensar que publicar implica ganar dinero. Si alguien cree que la escritura es lo suyo, que se dedique a leer, a pensar, a escribir y con perseverancia vaya encontrando su camino.

  • Manuel Rodas

Leer mucho. Ya decía Bolaño que hay dos tipos de personas: «el escritor que lee y el lector que escribe». Si no leemos, no tendremos un discurso sustentado para nuestro poemario.

También es importante escribir todos los días, después de un tiempo leer e ir comparando, mostrar los poemas a más personas, fuera de la familia y amigos, animarse a participar en lecturas de poesía (escuchar y leer), pero sobre todo, ser críticos de nuestra propia obra, nunca soltar los pies de la tierra.

  • Eugenia Cruz

Que escriban el libro. Es la parte más complicada. A veces, ni lo hemos hecho y estamos ya pensando en publicar. Luego, buscar la editorial (si no será autopublicación).

Para autopublicar, buscar a un diseñador para que diagrame el libro. Buscar una imprenta (aunque se vale impresión digital). Sacar ISBN (Número Estándar Internacional del Libro, por sus siglas en inglés) para poder vender el libro en librerías.

Para vender hay que moverse en las librerías, cada una tiene sus condiciones de trabajo.

Contenido relacionado:

> Yaron Avitov: «Conocí Latinoamérica a través de la literatura»

> Santaolalla tiene un canal de YouTube en el que divulga la ciencia de manera divertida

> Fallece la reconocida poetisa guatemalteca Julia Esquivel

Consultar la fuente

Fallece la reconocida poetisa guatemalteca Julia Esquivel

La guatemalteca Julia Esquivel fue una poetisa admirada y respetada en el círculo literario nacional. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

Entres sus libros destacan Florecerás Guatemala, El Padrenuestro desde Guatemala y otros poemas, así como Secretos del reino.

Su poesía estuvo influenciada por la Teología de la Liberación, que se basa en la comunión activa entre la Iglesia Católica y los pobres.

Te puede interesar: Poemas inspirados en la figura materna

En el campo de la teología en 1953 solicitó estudiar en el seminario presbiteriano de Guatemala, pero no lo consiguió ya que le negaron el ingreso por ser mujer.

Por ello optó por estudiar en Costa Rica, entre 1953 y 1956 estudió el diplomado en el Seminario Bíblico Latinoamericano en San José para poder ejercer el ministerio pastoral.

Durante el conflicto armado interno, Esquivel recibió amenazas de muerte y tuvo que salir del país.

Además, según el ya fallecido Tasso Hadjidodou, quien la conoció, la poetisa tenía grandes principios éticos y buscaba la convivencia con las personas que profesan distintas creencias religiosas, «predicando un ecumenismo que les permite a todos compartir en paz».

Estas son algunas de sus obras:

 

 

 

Contenido relacionado

 

> Día Mundial de la Poesía: 5 poetas recomiendan qué leer

> Rebeca Lane: «En Guatemala las mujeres no vivimos en libertad»

> La poesía de Humberto Ak’abal será representada en un espectáculo callejero

 

Consultar la fuente

Yaron Avitov: “Conocí Latinoamérica a través de la literatura”

Yaron Avitov asistió a la Filgua 2019 (Foto Prensa Libre: José A. Ochoa).

Fue el fútbol el que le permitió conocer, en un principio, una región distante de su lugar de nacimiento, en Israel. No solo desde lo geográfico sino en lo cultural.

El escritor Yaron Avitov, ahora, mantiene un profundo interés por la región latinoamerica, en la que ha vivido y viaja constantemente a diferentes puntos, con una vocación viajera y literaria.

Avitov (Haifa, 1957) se dedica a documentar, tanto con la escritura como con el cine. Al publicar en español, busca fortalecer los vínculos entre Israel y Latinoamérica, que finalmente, descubrió, no son tan diferentes.

El literato visitó Guatemala para asistir a la Filgua 2019, en donde participó en un conversatorio sobre la historia de la literatura hebrea. También conversó con Prensa Libre sobre su pasión por escribir y su voluntad por viajar constantemente a la región.

¿Cómo se inició ese acercamiento al español?

Escribo mejor en hebreo, sin duda. Pero desde joven soy viajero y visité muchos países en Sudamérica. Antes de visitar ese lugar, en el fútbol me enamoré de la selección de Brasil. Era un fútbol mágico, de la época de Pelé, más en el mundial de 1970. Fue una maravilla. Después, como joven, me enamoré de la literatura sudamericana. Las grandes obras de Borges, de Vargas Llosa, de García Márquez y más. Antes de la primera viista física, ya tenía conocimiento de Sudamérica pero en mi imaginación. Luego también leí de la historia y los problemas sociales que hay aquí.

Avitov, junto a Mattanya Cohen, embajador de Israel en Guatemala, durante una conferencia en la Filgua (Foto Prensa Libre: José A. Ochoa).

La primera visita fue en Brasil. Allá se mezcló la realidad con la magia que conocí de la literatura y del fútbol. Debo recalcar que el fútbol brasileño ya perdió su magia. En el transcurso de mis visitas  en Sudamérica puedo decir que me sentí en casa, cómodo y bien. Un viajero tiene siempre su intuición en saber dónde un lugar es adecuado para él. Hay países que uno visita y a los dos días quiere regresar a casa o seguir. Aquí en Sudamérica me convertí en otro latino.

Una anécdota que en un país en Sudamérica, al que retorné varias veces, siempre me gusta visitar los lugares más alejados del mundo, conocer la vida real. En este pueblo, al que fui varias veces, recuerdo que un señor me preguntó qué hacía ahí, que si ya era latino o «gringo», le contesté, de broma, soy mitad israelí y mitad latino. Me preguntó qué mitad era israelí y cuál latina, le dije que mi cabeza es de Israel y mi corazón es latino. Siento que la gente latina es sociable conmigo e intento ser igual con ellos. Conozco la magia y la realidad. Sé que es difícil, que es compleja, pero eso no quita mi cariño por Latinoamérica.

También tenemos que recordar que, en mi caso, estos viajes se convirtieron en literatura. Escribí mucho sobre Sudamérica. Tengo obras en hebreo, mi idioma materno, y obras en español sobre esa región. Hice también cine documental sobre esa zona. Son frutos de mis experiencias en Centro y Sudamérica.

¿Es la primera vez en Guatemala?

No, he estado aquí varias veces. He ido a varias ferias de lectura, pero es la primera vez que asisto a esta en la Ciudad de Guatemala?

¿Cómo se siente de asistir a una feria del libro?

Pienso que es importante incentivar a los jóvenes a la lectura. Estamos en una época preocupante en la que el Facebook remplazó el book (libro). Me parece mal. El libro es una muestra de sabiduría, conocimiento y profundidad. Facebook es una muestra de lo superficial que hay en el mundo. Estas ferias son una ventaja y una herramienta internacional para que siga el amor a la lectura. Los libros dan una ventaja a cualquier ser humano, no solo libros de poesía o prosa sino cualquier libro. Abren caminos para el lector.

Lea también: Santaolalla tiene un canal de YouTube en el que divulga la ciencia de manera divertida

A través de los libros es posible conocer muchas culturas ajenas. Conocí Latinoamérica a través de los libros. Eso me ayudó mucho y expandió mis horizontes. La entrevista es ahora en español y no lo habría hecho si no me enamoro de esta cultura. Encontré muchos vínculos entre Sudamérica e Israel.

Avitov es escritor y cineasta documental (Foto Prensa Libre: José A. Ochoa).

Otro detalle importante es que recuerdo mis primeras visitas a unos países en la región. Siempre fui a la biblioteca y buscaba libros de este país. Quería ampliar mi conocimiento. Ahora buscan mucho la información en Google, buscan detalles y adiós. No, los libros permiten conocer de una manera profunda. Ojalá más gente tome esta tarea. Si hablamos sobre literatura, en Israel conocen mejor la literatura sudamericana que en Sudamérica la literatura israelí. Ese es el reto de publicar los libros de literatura hebrea en esa zona.

Usted también busca promover ese intercambio cultural

Tengo varias facetas: soy escritor, poeta, documentalista, compilador y otras cosas. El trabajo del escritor es diferente, es meterse en sus textos, es personal. Escribo sobre mis raíces, mi tierra y sobre Sudamérica. La tarea de compilador es diferente. Tomé ese reto porque aquí no se conoce lo suficiente a Israel. A través de la literatura es posible conocer mucho mejor el alma de un pueblo. Pero los libros no pintan todo en color de rosa, sino que describen la realidad.

Tengo ocho libros en español. Pronto publicaré otro, una novela pequeña sobre relatos. El libro que publiqué recién, Escrito en la ceniza, pero también Luces de Madrid y para mí es importante El libro de la paz.

La literatura derriba fronteras, permite conocer lugares distantes…

…Y también enriquece. Ahora veo un como un fenómeno mundial, con tristeza, como todos andan en las calles con celulares. Cuando yo fui niño escuchaba a los pájaros y vi los paisajes. Ahora la gente en las calles no mira nada. Llegamos a un extremo en el que dos jóvenes, tomando café, que se dijeron «te amo», pero se sientan, dicen ser enamorados, pero, ¿en qué? ¿Del celular? Llegamos a un extremo. Los libros son como una máquina del tiempo. Así nos enriquecemos intelectual y espiritualmente.

¿Qué se puede encontrar en sus libros?

En español tengo dos tipos de libros: antologías y novelas. En las novelas se encuentra a un extranjero que puede sorprender al lector en el sentido que se siente que conoce la cultura latina, la magia y las costumbres. De una novela me dijeron que no pensaron que un extranjero lo escribió.

Algunas de las publicaciones de Yaron Avitov, que tiene títulos en español (Foto Prensa Libre: José A. Ochoa).

Los libros de Israel dan una mirada diferente sobre el pueblo de Israel. Es una mirada más real. Es un paquete que incluye toda la verdad. Si hablamos de Jerusalén, entonces el libro es una muestra de mil años en la ciudad, las épocas y los estilos, además de la realidad de hoy en día. Es una realidad que puede ser, sin dar títulos, una ciudad santa como una ciudad bomba. Hay relatos míos que narran sobre el terror, que es en doble sentido, que hay ataques de terror y el temor de la gente en esta situación. Es difícil, pero muestra también la gran belleza de Jerusalén. Es un paquete especial que incluye literatura, cultura, historia, religión, política… Para un lector para quien quiere conocer el alma y pueblo de la ciudad, es una buena herramienta.

En Latinoamérica hay bastante desconocimiento sobre la Segunda Guerra Mundial. Puedo entenderlo, porque a alguien que no tiene comida tampoco se preocupa por problemas ajenos, pero, yo pregunto, por qué en los colegios y universidades no enseñan la historia mundial. No digo solo la historia del pueblo hebreo. Hay quienes no conocen nada sobre la Segunda Guerra Mundial, una tragedia horrorosa, que murieron millones de personas, además del Holocausto que llevó a cabo el régimen nazi. Si me preguntan por qué a nosotros nos interesa la Segunda Guerra Mundial, contesto que a través de estas obras tenemos los escritores un rol. No podemos quedarnos en casa y quejarnos de la situación. Tenemos que hacer algo para evitar más tragedias. La gente tiene que abrir sus ojos sobre el horror de la guerra y las circunstancias para arreglarlo. Tengo dos libros en esa línea, el libro de la paz, que es un mensaje para la paz, y Escrito en la ceniza es sobre los horrores de la guerra.

También se ha dedicado al cine documental

Pienso que hay un diálogo entre el texto y la imagen, entre la literatura y el cine documental. El cine documental mío está basado en narraciones y testimonios. En la literatura, en parte, es igual. Al escribir uso mi imaginación y llego lejos con ella. En el cine documental estoy pegado a la realidad, dándole un toque poético a través de la narración.

En mis viajes a Sudamérica encontré varios temas que llamaron mucho mi atención para documentar. Son temas llamativos, que tocan el presente y el pasado. Que tienen mucho que ver con la historia y el reflejo que tienen en la actualidad. En Latinoamérica es un caso clave de la llegada en el Siglo XVI y XVII de un porcentaje significativo de migrantes españoles y portugueses a Centro y Sudamérica. Algunos fueron inmigrantes de origen judío. De ahí, por temor a la inquisición, se convirtieron a la fuerza al catolicismo. Hay testimonios de 12 países. Investigué mucho sobre el tema. Viajé y leí mucho. Fue un trabajo difícil pero abrí horizontes. Puse ese tema en debate en una época que había rechazo a ese asunto. Ahora ya se habla más, con más debate. Siento que contribuí al pueblo latino para que conozcan ese capítulo algo desconocido.

Contenido relacionado:

> Libros de Q75 o menos que puede conseguir en Filgua 2019

> Películas basadas en libros que están en Netflix

> ¿Cuánto tiempo deberíamos tardarnos en leer un libro?

Consultar la fuente

María Fernanda Ampuero: “La literatura es mi vehículo para gritar”

María Fernanda Ampuero busca contar historias reales desde la ficción (Foto Prensa Libre: José A. Ochoa).

La infancia de María Fernanda Ampuero quedó marcada por la presión de ser alguien que ella jamás fue.

Se considera rebelde, alguien que cuestiona constantemente, y que no sabe por qué ante tantas injusticias y tragedias en la sociedad, las personas permanecen impávidas.

Ampuero (Ecuador, 1976) se encuentra en Guatemala para participar en la Filgua, en donde presentará su libro Pelea de gallos, una compilación de cuentos que “narra desde diferentes voces el hogar, ese espacio que construye —o destruye— a las personas”.

En sus textos insiste en denunciar el trato y abuso de una región latinoamericana afectada por la desigualdad. Ampuero afirma estar enojada. Sostiene, en una entrevista con Prensa Libre, la reivindicación de la diversidad, la sexualidad y los derechos de las mujeres.

¿Cómo te sientes de participar en la Filgua?

Soy ecuatoriana entonces en proporción, recursos, distribución de la riqueza del país estoy hermanada con Guatemala. Siempre me parece entre heroico y desquiciado. Pero creo que el padre de todos nosotros fue un ser heroico y desquiciado como el Quijote de la Mancha. Aunque sea un poco cursi, creo que es quijotesco seguirle apostando a la lectura y al libro. No solo frente a la falta de apoyos de todo tipo, tanto gubernamentales, como fiscales, importaciones y etcétera, sino también frente a los monstruos como cadenas de librerías y editoriales, en nuestros países se siguen editando editoriales pequeñas, se trabaja por la literatura y se hacen estos eventos. A mí me conmueve que me inviten a ferias «pequeñas» como estas, que no son los monstruos de Fráncfort o Guadalajara, pero que hay mucha más emoción. Eso lo compensa todo.

Pasa algo paradójico, porque quizás aunque los lectores en estos países somos menos, vamos y estamos todos. Hay mucho agradecimiento y entusiasmo. La gente es grata, como lo soy yo cuando los escritores que admiro van a Ecuador. Es una gratitud especial cuando en este rinconcito del mundo aceptan la invitación.

¿Por qué elegiste ser escritora?

La respuesta puede ser cursi pero es real: más bien, la literatura me eligió a mí. Ni siquiera creo que la escritura me eligió a mí sino que la lectura. Sé que es un cliché y lo dijo Borges mejor que cualquiera, que estaba más orgulloso de los libros que había leído que los que había escrito, pero yo siento que la literatura es la única fe que mantengo, el único pensamiento mágico y religión que mantengo.

Yo era una niña muy distinta, una que no respondía a ninguno de los cánones de belleza ni de personalidad que se esperaba que tuviera una niña ecuatoriana. Yo era alguien que cuestionaba las cosas, rebelde, fantasiosa, que difícilmente encajaba. Siempre me sentí como outsider, marginal, y la mayoría de marginales vivimos en la literatura. Entonces encontré ahí como mi tribu y es muy importante el amor de la tribu, sea la que sea. Es muy importante sentirte amado por una tribu. No puedo imaginar que hubiera sido de mi vida sino encontraba eso. Seguramente sería una persona millones de veces más triste e insegura de lo que soy. Sería una vida desperdiciada. Creo que mi vida la aproveché por la literatura. Este suspiro de tiempo que voy a estar en la vida se volvió significante por la lectura.

¿Por qué es valioso hablar de temas como ser mujer y diversidad sexual en la región? ¿Consideras que sirve para identificarte?

Siempre digo que he disfrutado toda mi vida de todo tipo de literatura. La parte lúdica y la belleza. La gente que hace humor, sátira, ciertos poetas que logran embellecerlo todo. Yo quise ser poeta, creía que era el género al que me iba a dedicar, hasta que crecí y me di cuenta que en cada generación hay uno o medio poeta. No estaba tocada por esa magia y perfección. Soy admiradora de la poesía, siento que es el género madre y padre…

“Pelea de gallos” es una compilación de cuentos que busca derribar los muros de los hogares y mostrar sus imperfecciones (Foto Prensa Libre: José A. Ochoa).

Pero cuando me di cuenta que habían cosas que estaban de mis capacidades tomé la decisión de que la literatura fuera mi vehículo para gritar. No puedo hablar serenamente de las cosas que veo. Hay una frase que se repite, no recuerdo bien, que dice que si no estás enojada, no estás viendo suficientemente bien. Yo estoy enojada. Ya no puedo dejar de ver lo que ya vi. De hecho, me sorprende que todo el mundo no esté enojado y no estemos en la calle. En Ecuador, por ejemplo, hay un porcentaje de niñas embarazadas. La gente debería estar en la calle por eso, la policía tocando cada puerta. No entiendo cómo las cifras de feminicidios no están paralizando Centroamérica, México, no sé cómo no hay toques de queda… Esto es un genocidio.

Yo necesito gritar estas cosas. Que no puedo salir a la calle sin normalidad, que mi vida es diferente a la de mi hermano, que nació en el mismo hogar, con el mismo dinero, fue a un colegio equivalente, que tuvimos los mismos padres y, sin embargo, el mundo que habita no es el mismo que el mío. Que no lo han intentado violar. Y no es que yo viviera en una favela. Usamos la misma cuna, literal. Pero él no ha sufrido lo mismo que yo sufro. Él no ve un encuentro sexual siempre con un punto de pavor. ¿Te puedes imaginar que cada encuentro sexual lleve un porcentaje de temor? Es como una patología. No sé si los hombres se alcanzan a imaginar que yo, si salgo a tomar un café con alguien, debo mandar a mis amigas foto y datos de dónde y con quién estoy. Eso no lo hacen los hombres.

Ese otro mundo en el que nosotras vivimos es un campo de batalla. Es simplemente porque nacimos. Yo doy alaridos. Sé que este libro es todo alarido. Pero la tibieza es algo que me asquea. Yo fui muy religiosa, porque la religión también es otra tribu, otro consuelo, es una fantasía de ser querida. Eso es importante para una niña gorda y outsider, pero aunque nadie te quiere está la leyenda de que Jesús te quiere. Hay una frase en la biblia que dice «a los tibios los vomitaré de mi boca». Está en la biblia y es muy bestia, es perversa, y eso se me quedó grabado. No puedo ser tibia y es terrible en varios aspectos de mi vida. Es difícil socializarte cuando no puedes serlo, pero no puedo hacerlo por lo que me ha pasado a mí. El libro no es autobiográfico pero todo es verdad.

¿Es importante contar esas historias para que personas se sientan representadas?

Tengo un compromiso con el grito, esa es mi forma de escribir, gritando. Creo que hay que reivindicar la escritura comprometida pero primero comprometida con la calidad. Mi primer compromiso es con la calidad literaria. Porque sólo así va a llegar el mensaje que yo quiero que llegue. Sólo así el lector va a sentir lo que el personaje está viviendo.

¿La literatura puede cambiar las cosas? Yo he conocido personajes que son más cercanas a mi vida que gente real que he conocido. La literatura me permite conocer a alguien que no ha podido conocer en otro. Quiero que la gente conozca estas mujeres, hombres y niños, tanto, que sea imposible mirar hacia otro lado. Creo que solo puedo hacerlo en la ficción. Soy periodista, soy cronista y hago trabajos periodísticos pero creo que esto es más poderoso. Inventar para mostrar de mejor manera la realidad, aunque suene paradójico.

Lea también: ¿Con poco dinero? Libros de bajo costo para aprovechar su visita a la Filgua

Este planeta, tal como lo conocemos, le quedan treinta años, según estudios recientes. No nos pongamos tan apocalípticos. Digamos que le quedan 100. Los resultados están ahí, estamos viendo el mar, que no hay agua, se extinguen los animales… Hay dos opciones: entretener a la gente mientras sucede el fin del mundo o gritar. El otro día pensaba, viendo la serie Chernóbil, que todo estamos viviendo en Prípiat, que es el pueblo de al lado. Todos estamos viviendo ahí y es momento de reaccionar. Alguien está intentando, además, que no se diga. No le voy a jugar el juego a la gente que está comprándose relojes de oro mientras el resto del mundo está muriendo.

Mucha gente me critica por excesiva. Lo excesivo es lo que está pasando, que una niña salga de su casa y no regrese. Siete diarias en Ciudad de México… Lo mío se queda corto de lo que de verdad viven esas niñas, de lo que le pasa a las mujeres que están casadas con violadores, asesinos. Esto no es nada. No voy a ser cómplice. Creo que la gente que es conciliadora y pasa de puntillas por los temas, es cómplice.

¿Qué piensas del éxito de Pelea de gallos?

Es extraño el tema del éxito. A mí mis padres, aunque no son malas personas, me criaron para que no tuviera expectativas. Para que no sea la facilitadora de las expectativas del otro. Mis padres apostaron por el hombre de la casa, porque llevaba el apellido. Yo era alguien para estar ahí, dar felicidad y contentar a los demás. Les salió el tiro por la culata. Nunca se permitió el sueño de triunfar por una misma, sino conquistar a alguien triunfador.

La portada de “Pelea de gallos”, de María Fernanda Ampuero (Foto Prensa Libre: José A. Ochoa).

Aquello de ser dulce, delgada, pelo rubio, talentosa era para complacer a otro para que tu triunfo fuera conquistar a ese otro. Para mí, estar aquí, es un acto revolucionario. Ya es una subversión de lo natural. Que yo escriba, que viva de eso, que viva sola, en otro país y que no tenga hijos es una subversión que no se esperaba de mí.

Soy una persona que vive con un síndrome de impostora todo el tiempo. Es difícil cambiarlo. Siempre está esa hoja ahí de «no es suficiente». Hay unos días que el éxito es grato y luego de en qué momento se darán cuenta que no es tan bueno. Es difícil creer que te mereces el éxito cuando eres mujer. Es difícil. La autoestima es un músculo tan poco trabajado por las niñas, las mujeres, además es como la obra maestra del patriarcado. Que nosotras mismas no creamos que nos lo merecemos. Batallo con ese síndrome. Me da pena, quisiera ir con la María Fernanda de diez años y decirle que es especial, que lo mereces. Por eso pienso que el éxito es relativo.

¿Qué se puede encontrar en el libro?

Juego con lo político, con decir que las experiencias individuales responden a una forma de conducta colectiva y que además repercuten en lo colectivo. Si tú tienes un niño maltratado en casa, y dices «que la ropa sucia se lava en casa», que un padre cría a sus hijos, no, ese niño sale mañana a la calle. Para mí es una obsesión las casas, lo que pasa detrás de las cuatro paredes porque de ahí venimos todos.

No es casual que existan violadores, maltratadores y asesinos de mujeres. Esas personas salieron de casa y tuvieron una formación. No es un grupo de personas con enfermedad mental, no es así, el problema no es ese, sino que son hijos sanos del patriarcado y que las mujeres son inferiores y objetos de su placer. Eso se ve en la pornografía. Luego, cómo esos hombres van a tener una sexualidad sana.

Para mí era importante derribar las puertas y ventanas de esas casas. Ver y mostrar qué es lo que hacen los padres con los hijos. Alguna vez pensé que todas las casas son embrujadas. Tú podrías ver mi historia familiar y no hay algo grotesco. Y había un monstruo en esa casa, también en mí, porque uno sale de casa pero la casa no sale de ti.

Las peleas de gallos son una actividad reconocida en Latinoamérica. ¿Es el nombre del libro una provocación a ese tema y el de la masculinidad violenta?

Mostrar es lo que hago. Las peleas de gallo representan todo lo que está mal en este mundo. Son dos animales que normalmente no se matarían. Los ajustan para ser asesinos. No son tigres, son animales territoriales pero cuya naturaleza no está dada para que se asesinen. Aquí viene el ser humano, en su crueldad infinita, como el toreo, a ponerle un artificio asesino a los animales para su placer y su deleite. Aplaudir porque un ser vivo abra a otro para tu entretenimiento.

Siempre pienso que el mundo es esa gallera (palenque). Tienes a seres como centroamericanos y mexicanos, abriéndose los unos a otros, cuando en la platea hay gente responsable de esto. ¿Por qué los centroamericanos deben migrar? Porque hay gente que gana plata con eso. Nuestras vidas no las tenemos nosotros, como tampoco ocurre ni venezolanos ni ecuatorianos, sino la gente en la tribuna.

¿Cómo puede reaccionar un niño al ver una pelea de gallos? Si lo importante es preservar la vida. Un chico colombiano me contó que su padre le regaló un gallo. Lo trató como mascota, era su amor, hasta que un día el papá le dijo que el gallo iba a pelear. Este niño, que crío a ese gallo como su perrito, con ternura, lo vio a pelear. A los hombres tampoco los crían desde la ternura. Cuando a mí me cuestionan el feminismo les digo que los hombres también van a ganar. Nada más maravilloso que cuidar y ser cuidado. El mundo patriarcal dice que hay que destruir. Esa decisión de destruir, incluso del planeta, viene del patriarcado, que también puede haber mujeres patriarcales. Viene del sistema ese, de acabar con todo, que no importa la falta de agua o tierra, importa llenarse el bolsillo con dinero que no te vas a poder gastar.

Contenido relacionado:

> Libro repasa las causas y consecuencias de los triunviratos en Guatemala

> Películas basadas en libros que están en Netflix

> Cinco libros de literatura infantil que todo niño (o adulto) debe leer

Consultar la fuente

Películas basadas en libros que están en Netflix

Orgullo y prejuicio es la más famosa de las novelas de Jane Austen y una de las primeras comedias románticas en la historia de la novela. (Foto Prensa Libre: StudioCanal)

La literatura ha sido la base de la inspiración para muchas otras piezas artísticas como fotografías, pinturas, obras de teatro y por supuesto, el cine no se queda afuera.

A continuación le compartimos seis películas basadas en libros que lo harán disfrutar de principio a fin, tal y como lo hizo la novela en la que fue basada, gracias a la interpretación impecable de sus protagonistas, la música, la dirección de arte y más.

 

1. A todos los chicos de los que me enamoré

Escrito por Jenny Han, el libro A todos los chicos de los que me enamoré, narra cómo la vida de la estudiante Lara Jean da un giro de 180 grados luego de que sus cartas de amor llegan a las manos de los cinco jóvenes de los que se ha enamorado.

2. El lobo de Wall Street

Protagonizada por Leonardo Di Caprio, la película muestra el drama de Martin Scorsese, el cual en realidad está basado en la historia del corredor de bolsa neoyorquino Jordan Belfort (quien es el autor del libro), cuya carrera lo llevó a una prisión federal.

Premio People’s Choice al actor dramático favorito y Premio Globo de Oro al mejor actor son algunos de los reconocimientos que obtuvo el filme.

3. Orgullo y Prejuicio

Jane Austen es una de las escritoras inglesas más reconocidas por obras como Orgullo y prejuicio, Sensatez y sentimientos, Emma, Persuasión, entre otros. Su obra sigue vigente debido a su ingenio para retratar el rol de la mujer en la sociedad y por las diversas adaptaciones cinematográficas de sus novelas.

Orgullo y prejuicio muestra cómo la señora Bennet se empeña en que sus cinco hijas se casen. Por eso, cuando llega al vecindario Charles Bingley, un joven rico y soltero, la señora Bennet se enfoca en lograr su objetivo. Su hija Elizabeth, que es muy inteligente y posee un gran carácter, desea una vida con perspectivas más abiertas, un anhelo respaldado por su padre. En el baile de bienvenida a Bingley, Elizabeth conoce al elegante señor Darcy, encuentro que desencadena una historia llena de sentimientos y emoción.

El filme ha sido reconocido con un Premio BAFTA al Mejor Director, Guionista o Productor Británico Novel y el Premio Satellite al Mejor Diseño de Vestuario.

4. Diario de una pasión

Esta adaptación del éxito editorial de Nicholas Sparks es protagonizada por Rachel McAdams y Ryan Gosling, y en ella puede verse cómo las diferencias de clase dividen a una joven pareja en la década de los cuarenta.

El filme ha sido premiado con el Teen Choice Award a la mejor película de drama, Teen Choice Award a la mejor actriz de drama, MTV Movie Award al mejor beso, entre otros.

5. El niño de la pijama de rayas

Basada en la novela John Boyne, en la  película podrá ver cómo cuando su familia se muda de Berlín a Polonia, un niño se hace amigo de otro niño que vive del otro lado de la cerca, sin saber que es un prisionero judío.

6. Siempre el mismo día

Tras un breve romance universitario, Emma y Dexter, protagonizados por Anne Hathaway y Jim Sturgess, persiguen sueños personales, pero se encuentran el mismo día de cada año para hablar de sus vidas y sus amores.

El libro en el que se basa el filme fue escrito por David Nicholls.

Contenido relacionado:

> Stranger Things: lo que debe recordar y saber antes de ver la tercera temporada

> Las chicas del cable: la cuarta temporada ya tiene tráiler y fecha de estreno

>»Así nos ven», la miniserie de Netflix de la que todos hablan

Consultar la fuente

Filgua 2019: presentaciones, eventos, talleres y todo para disfrutar la Feria del Libro

La edición 2019 de Filgua está por comenzar (Foto: Hemeroteca PL).

La Feria Internacional del Libro en Guatemala, Filgua, vuelve a celebrar una edición dedicada a la literatura, los libros y, finalmente, la lectura.

Es el evento cultural literario más importante en el país. Ha registrado, en sus dos ediciones pasadas, la visita de más de 60 mil personas. Este año, además de crecer en la cantidad de visitantes, también se espera que crezca el número de libros vendidos, exhibiciones y actividades.

Porque además de venta de libros, Filgua 2019 tiene : programas de capacitación para profesionales, encuentros de escritores y editores, concursos de lectura y bibliotecas, presentaciones, de nuevos títulos, cine, música, gastronomía…

Como una guía breve, aunque también a manera de invitación y preparación, tanto de su billetera como el espacio en sus libreras, estos son unos datos que debe conocer de la próxima edición de la feria.

Cuándo, dónde y quiénes

Filgua 2019 se celebra del 11 al 21 de julio—10 días. La sede será de nuevo en el Fórum Majadas, en la zona 11 de la Ciudad de Guatemala.

La inauguración de Filgua es el 11 de julio (Foto: Hemeroteca PL).

En esta edición, la Filgua tendrá como invitado de honor a Chiapas, estado mexicano que colinda con el norte de Guatemala. Esa cercanía mantiene un vínculo cultural y social, ahora literario, que estará vigente en la feria.

Se llevarán a cabo más de 40 actividades, incluidos conversatorios, presentaciones de libros y un festival gastronómico chiapaneco, entre otras.

Además, la Filgua también rendirá homenaje a Humberto Ak’abal, quien falleció en enero de este año. Los organizadores del evento ya habían anunciado en 2019 que Ak’abal sería el escritor destacado; tras su muerte, el tono será póstumo.

El poeta momosteco dejó un legado significativo a la literatura y a la diversidad en Guatemala.

Los libros

El elemento principal de la Filgua está en el nombre mismo: los libros. Por ello, más de 80 publicaciones nuevas serán presentados, entre los que se incluyen títulos nacionales e internacionales.

La mayoría de esas actividades contará con la presencia de los autores, así como de periodistas, gestores y artistas que acompañaran las discusiones. Entre ellas, destacan:

  • Alberto Chimal / México — Manos de lumbre
  • Manuel Montobbio / España – La perplejidad del quetzal. La construcción de la paz en Guatemala
  • María Fernanda Ampuero / Ecuador — Pelea de gallos
  • Ana Escoto / El Salvador — De los problemas de enamorarse
  • Javier Santaolalla / España – Inteligencia física
  • Manuel Vilas / España – Ordesa
  • Valeria Correa Fiz / España – La condición animal
  • María Isabel Sánchez Vegara / España – Pequeño y grande

En ese contexto, también es importante resaltar que en el marco de la feria será también la III Conferencia Internacional sobre Literatura Centroamericana Contemporánea (CILCAC): literaturas indígenas y afrodescendientes, con ponentes de diferentes países como Brasil, Costa Rica, Chile, Francia, Estados Unidos, Colombia, El Salvador y México. Esta será del 16 al 19 de este mes.

Los talleres y eventos

Filgua también es un espacio para hablar de literatura y lo relacionado a la creación, producción, distribución y apreciación de los libros.

Lea también: Cinco libros de literatura infantil que todo niño (o adulto) debe leer

La CILCAC, por ejemplo, contará con diferentes meses de discusión, con temas como la poesía maya, así como:

  • Poesía maya guatemalteca de Humberto Ak’abal
  • Literatura maya chiapaneca
  • La obra de Luis de Lión y Gaspar Pedro González
  • Literatura Mapuche
  • Literaturas representativas indígenas y afrodescendientes

También hay espacios para quienes desean aprender más de temas como comics, origami, escritura creativa, teatro y más. A eso se le suman los espacios para bibliotecarios, escritores, editores y más que pueden acercarse a temas como a la distribución o producción de libros. Algunas son:

  • Taller Vaso de las Estrellas
  • Lanzamiento Museo Virtual de Arte Popular del Mundo
  • Ilustración + Poesía
  • Taller de introducción a la ilustración infantil
  • ¿Son las editoriales alternativas el futuro del libro?
  • El cómic histórico o Kamatzin Wuj
  • Muestra fotográfica: Andariego, un paseo por el Camino Real, Chiapas a Guatemala

Es importante mencionar que Filgua tendrá una sección dedicada a niños, con selección de libros para ellos, pero también con espacios para juegos, rondas infantiles, títeres, cuentacuentos y más actividades para que disfruten. Se destacan:

Filgua es un espacio ideal para la niñez (Foto: Hemeroteca PL).
  • Encuentro de Booktubers
  • Desarrollo de la lectura emergente
  • La importancia de la ilustración en la literatura infantil
  • Pintura con niños
  • Rondas infantiles Colibrí
  • Cuentos infantiles en Braille
  • Aprende a crear títeres con origami
  • Haz tu propio capirucho
  • Contar vidas – Cómo nació y se formó la colección Pequeña y grande

El programa completo puede consultarse en el sitio oficial de la Filgua.

El cine y la música

Como la literatura también encuentra su espacio en las películas y las canciones, en Filgua también habrá un espacio para que ambas ramas artísticas puedan apreciarse.

Las librerías y editoriales tendrán precios especiales por la feria (Foto: Hemeroteca PL).

En el espacio de Filgua Cine se proyectarán diferentes corto y largometrajes, así como espacios para discutir sobre esta forma de expresión. Entre algunos eventos destacados están:

  • Santa
  • Doña Bárbara
  • Pedro Páramo
  • Los adioses
  • Cine: cómo aplicar el apoyo de Imbermedia
  • Presentación de elenco y avances de la película Nuestras madres
  • Documental: Todas las voces con los migrantes

En cuanto a los música, la presencia de artistas está garantizada,así como el lanzamiento del disco de Sara Curruchich, y otros espectáculos como:

  • Ensamble de Jazz de la Unicach
  • Sotzi’l
  • Magda Angélica
  • Imox Jazz
  • Combo Jazz Universidad Da Vinci
  • Ceshia Ubau
  • Orquesta Sinfónica Juvenil Femenina y Coro Alaide Foppa y la Escuela de Formación Musical Alaide Foppa.
  • Chumilkaj

Contenido relacionado:

> 5 razones para ver «Cuentos extraordinarios», la obra de teatro inspirada en la literatura de Edgar Allan Poe

> Libro repasa las causas y consecuencias de los triunviratos en Guatemala

> ¿Cuánto tiempo deberíamos tardarnos en leer un libro?

Consultar la fuente

Conozca a los 5 guatemaltecos que estarán presentes en el Festival Literario Copenhague 2019

El Festival de Literatura en la capital de Dinamarca reúne a expertos de más de 15 países. (Foto Prensa Libre: Festival de Literatura Copenhague 2019)

Diana Morales, Mónica Albizúrez, Aníbal Barillas, Jaime Barrios y Efrin González –quien también es el fundador del festival–, son los guatemaltecos que se presentarán a la séptima edición de este evento que se llevará a cabo en la capital de Dinamarca bajo el tema «Letras Viajadas».

Al lugar también acudirán 35 expertos más, procedentes de 16 países: Alemania, Angola, Argentina, Austria, Brasil, Chile, Colombia, Cuba, Dinamarca, Honduras, Irán, España, Finlandia, México, Panamá  y Portugal.

Desde sus inicios en 2013, este festival ha buscado reunir a autores, estudiosos, representantes de editoriales y traductores profesionales para divulgar la vitalidad actual de la literatura hispánica y portuguesa en los países nórdicos (Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia). Esto lo hace por medio de presentaciones de libros, debates sobre literatura, conferencias, exposiciones y ventas de libros.

Los guatemaltecos tendrán su espacio durante el festival para exponer el tema «Mujer y literatura en Guatemala, las voces silenciadas». Conozca el trabajo de cada uno de ellos en el ámbito literario.

Diana Morales

Diana Morales, además de ser escritora, también tiene una banda de música minimalista llamada “introAcido”. (Foto Prensa Libre: Festival de Literatura Copenhague 2019)

Empezó a escribir a los 16 años, pero tiempo después asistió a un colectivo de editores en un festival y en ese momento comenzó a involucrarse formalmente en el campo de la literatura. Después trabajó en su primer poemario «Los escombros del purgatorio» que publicó en 2014 y dos años después «Animus Necandi», que en términos jurídicos significa «intención de matar».

Actualmente está preparando la publicación de su tercer libro para poder presentarlo en Guatemala antes del festival en Copenhague. Todavía no tiene un título para la obra, pero esta se basará en su papel como mujer dentro de la sociedad, como madre y escritora, así como relatará el período de tiempo en el que estuvo como inmigrante en Perú.

También tiene planeado traducirlo al inglés para llevar una edición bilingüe a Dinamarca. La publicación será el 31 de agosto y lo hará junto con un disco de su banda llamada «introAcido».

Su participación en esta séptima edición del festival será realizar lecturas utilizando la técnica de Spoken Word –un tipo de presentación poética que utiliza elementos musicales y teatrales– y presentará su nuevo libro.

En cuanto al tema que Morales impartirá en el festival junto con los demás invitados guatemaltecos –Mujer y literatura en Guatemala, las voces silenciadas–, opinó que gira en torno a la situación de la mujer en diversas ramas del arte y la literatura. «Estamos llegando a un momento álgido porque la mujer exige cada vez más espacios en este ámbito», comentó.

Mónica Albizúrez

Mónica Albizúrez vive actualmente en Alemania, en donde imparte clases sobre literatura latinoamericana. (Foto Prensa Libre: Twitter @albizurezm)

Su camino en la literatura comenzó desde que era niña, ya que su papá estaba involucrado en el campo literario guatemalteco. Sin embargo, primero se dedicó a la crítica literaria, hasta que en el 2004 comenzó a escribir poesía; publicó «Sola» ese mismo año y en 2018 su primer libro titulado «Ita».

A su criterio, festivales como el que se realizará en Copenhague permiten reunir diversas voces críticas y creativas literarias, y entrar en un diálogo de distintas regiones que están identificadas con la literatura escrita en español. Agregó que esto da a conocer qué se está produciendo en diferentes puntos de España y Latinoamérica de voz de los propios creadores y de personas que se dedican al estudio de la literatura.

Albizúrez opinó que, respecto al tema «Mujer y literatura en Guatemala, las voces silenciadas», le interesaría dar a conocer la cantidad de voces de mujeres que hay, no solo en el país, sino en toda Centroamérica.

«Un problema de la literatura en esa región es que se conoce poco de ella, por lo que estas oportunidades sirven para dar a conocer las diferentes voces poéticas, narrativas y ensayistas que hay. Debemos posibilitar esos conocimientos y audiencias que a veces no tienen la accesibilidad para conocer estas obras», comentó.

Actualmente vive en Hamburgo, Alemania, en donde se dedica a enseñar el idioma español y también imparte clases de literatura latinoamericana.

Aníbal Barillas Diéguez

Aníbal Barillas Diéguez se caracteriza por su poesía con carácter clásico, apegado al ritmo y la composición. (Foto Prensa Libre: Festival de Literatura Copenhague 2019)

Perteneciente a la generación de la postguerra, Barillas ha dedicado parte de su vida a la escritura. Ha publicado varios ensayos tanto en medios de Guatemala como del extranjero y es fundador y gestor cultural del Centro Cultural «La serpiente emplumada» en Quetzaltenango.

Su poesía tiene un carácter «clásico, apegado al ritmo y la composición», y en narrativa ha trabajado el relato fantástico, el cual se caracteriza por narrar acontecimientos de características sobrenaturales.

Fue finalista del V Premio Internacional de Ensayo «Mariano Picón Salas», con «La caída del mundo invisible» (Venezuela) y obtuvo el segundo lugar en el  IX Concurso Internacional de Ensayo «Pensar a Contracorriente» con «El despertar de pensamiento/Contra-paradigmas» (Cuba). Entre sus obras literarias se encuentran «Figuras Indispensables» y «El tamaño de las cosas», con el que ganó el XXVI Premio Unicaja de Relatos.

Jaime Barrios Carrillo

Jaime Barrios Carrillo fue fue finalista para obtener el premio Casa de las Américas en 1996. (Foto Prensa Libre: Festival de Literatura Copenhague 2019)

El escritor, conferencista y traductor ha publicado varios artículos y ensayos en revistas españolas y de América Latina a lo largo de su vida. Su poemario «Ciudades Errantes» fue finalista para obtener el premio Casa de las Américas en 1996, el cual es uno de los galardones literarios más antiguos y prestigiosos de Latinoamérica.

También publicó el ensayo «Huberto Alvarado Arellano su tiempo y el nuestro» y el libro «Anti Ensayos». A pesar de vivir exiliado en Suecia desde 1981, esto no le ha impedido difundir la literatura guatemalteca y lo ha hecho mediante la participación en seminarios, simposios, conferencias y talleres, al igual que ha contribuido traduciendo textos al sueco.

Efrin González

Efrin González fundó el Festival de Literatura en Copenhague en el 2013. (Foto Prensa Libre: PhotoTrack/Claudeath)

González es poeta, activista cultural y especialista independiente en informática. Viajó a Dinamarca en 2010 por motivos de estudio y su curiosidad por la cultura del país hizo que decidiera quedarse a vivir ahí. Sin embargo, desde que residía en Guatemala ya le interesaba la poesía, por lo que al notar que el panorama literario latinoamericano en ese país nórdico era «poco conocido», decidió fundar el Festival de Literatura Copenhague en 2013.

En el 2011 comenzó a escribir su poemario «A pesar de los aguaceros» que tardó siete años en terminar hasta que lo publicó en Amazon en el 2018. Este tiene un total de 27 poemas de diferentes temas, desde amorosos, dolor, hasta metáforas.

Actualmente está trabajando en otro poemario que se llamará «Totem», el cual tratará principalmente sobre su experiencia en la paternidad. Además, tiene dos más planeados: uno en el que contará su experiencia nórdica y otro enfocado en Guatemala.

Contenido relacionado:

> 5 poetas guatemaltecos hablan sobre el género y recomiendan algunos versos

> Novelas policíacas que todo amante del misterio debe leer

> Audiolibros: ¿Qué son, cómo funcionan y dónde encontrarlos?

Consultar la fuente

Cinco libros de literatura infantil que todo niño (o adulto) debe leer

Estimular la concentración y el intercambio de conocimiento y alimentar la imaginación  son algunos de los beneficios de la lectura. (Foto Prensa Libre: Servicios)

Trabajar para incentivar a sus hijos el hábito de la lectura -y en sí mismo- es una de las mejores decisiones que puede tomar. Las opciones para adentrarse en el maravilloso mundo de la literatura son muchas y muy variadas, pero hay algunas -clásicas y otras más modernas- que resaltan por ser historias llenas de aventura, emoción y un importante mensaje.

A continuación le recomendamos cinco famosos libros que con son claves para potenciar la imaginación de todo niño -y adulto- e incrementar su interés por la lectura.

1. El principito – Antoine de Saint-Exupéry

En esta historia un piloto se ve obligado a aterrizar de emergencia en el desierto del Sahara y de repente ve aparecer a un niño, vestido de una manera muy particular, que lo sorprende con sus preguntas y sus modales. Poco a poco el extraño niño le cuenta que viene de un lejano asteroide, en donde vive acompañado por una flor caprichosa y tres volcanes que deshollina cada mañana. Cansado de discutir con su flor, de la que está enamorado, aprovecha una migración de pájaros salvajes para escapar de la orgullosa rosa. Antes de llegar a la Tierra recorre seis planetas y así conoce a un rey que no tiene a quien gobernar; a un vanidoso a quien nadie admira; a un bebedor; a un hombre de negocios que se creía dueño de todas las estrellas del universo; a un farolero cuya consigna era prender y apagar un farol en un planeta que giraba una vez por minuto; y a un geógrafo que nunca había visto una montaña, un río o un océano.

Ya en la Tierra, el Principito se encuentra un jardín de rosas que lo hace sentir muy triste, pues hasta ese día creyó que su rosa era única en el universo. Casi al tiempo conoce al zorro que le suplica al niño que lo domestique. Conoce también un guardagujas, un vendedor y una serpiente venenosa que lo ayuda a regresar a su añorado asteroide.

2. Alicia en el País de las Maravillas – Lewis Carroll

Alicia está aburrida en la orilla del río, cuando de repente ve un conejo blanco que pasa corriendo ¡y hablando! Curiosa, lo sigue hasta su madriguera, salta dentro y cae, cae, cae? en un país donde las cosas parecen no tener ningún sentido ni ninguna lógica y donde todo es posible. Allí viven las criaturas más extravagantes, como el Gato de Cheshire, cuya afición por los enigmas solo es igualada por su tendencia a desaparecer; la cruel Reina de Corazones, el Sombrerero o la Liebre Marceña.

3. La lección de August – Raquel Palacio

A Auggie su cara lo hace distinto y él solo quiere ser uno más. Camina siempre mirando al suelo, la cabeza gacha y el flequillo tratando en vano de esconder su rostro, pero, aun así, es objeto de miradas furtivas, susurros ahogados y codazos de asombro. August sale poco, su vida transcurre entre las acogedoras paredes de su casa, entre la compañía de su familia, su perra Daisy y las increíbles historias de La guerra de las Galaxias. Este año todo va a cambiar, porque este año va a ir, por primera vez, a la escuela. Allí aprenderá la lección más importante de su vida, la que no se enseña en las aulas ni en los libros de texto: crecer en la adversidad, aceptarse tal y como es, sonreír a los días grises y saber que, al final, siempre encontrará una mano amiga.

4. El maravilloso Mago de Oz – Lyman Frank Baum

Dorothy vive en medio de las grises praderas de Kansas con su tío y su tía y su pequeño perrito Totó. No hay nada destacable en la grisura que la rodea, y nada nuevo sucede nunca en medio de aquellos parajes. Por lo menos hasta el día en que irrumpe el ciclón que engulle a la niña, con casa incluida, y es transportada junto a su mascota hasta un lugar de ensueño y seres inverosímiles, el país de Oz. Dorothy descubre que puede hacer muchas cosas maravillosas en dicha tierra, salvo la única que le interesa: regresar a Kansas.

5. Barbuchín – Daniel Armas

Es el libro para niños más difundido en Guatemala, considerado el primer gran clásico de literatura infantil. Consta de cincuenta y seis lecturas, cuentos y poesías; muchos de los personajes son animales que manifiestan los sentimientos y temores que vive todo niño.

Contenido relacionado:

> Audiolibros: ¿Qué son y dónde encontrarlos?

> 5 poetas guatemaltecos le dan recomendaciones de lectura 

>J.K. Rowling publicará cuatro nuevos libros del universo mágico

Consultar la fuente

Harry Potter: J.K. Rowling publicará cuatro nuevos libros del universo mágico

J.K. Rowling publicará Cuatro nuevos libros del universo Harry Potter. (Foto Prensa Libre: Pottermore)

Aún hay larga vida para el mundo mágico de Harry Potter. Su autora, J.K. Rowling, ha sorprendido a todos los seguidores al anunciar la llegada de nuevos libros sobre el joven mago.

Será a partir del próximo 27 de junio cuando los nuevos títulos inspirados en el universo de Harry Potter se encuentren disponibles a través de Pottermore, el sitio web perteneciente a la autora.

Dos serán los primeros relatos cortos en formato electrónico que se encuentren disponibles a partir de ese día, mientras que lo otros dos se publicarán posteriormente.

Ya se conoce el nombre de los próximos  títulos, los cuales nos ofrecen nuevos viajes y la continuidad de los relatos de Harry Potter: Un viaje a través de los encantamientos y defensa contra las artes oscuras, Un viaje a través de pociones y herbología, Un viaje a través de la adivinación y la astronomía y Un viaje a través del cuidado de las criaturas mágicas.

Joanne Rowling, conocida como J.K. Rowling, es una escritora británica, famosa por haber creado la saga de Harry Potter. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

 

Con los nuevos relatos, la autora pretende explorar el folclore mágico y tradicional en el corazón de la saga que impactó a varias generaciones. Los primeros libros estarán disponibles inicialmente en inglés, francés, italiano y alemán dentro de la plataforma de Pottermore y asociados minoristas de libros electrónicos.

Desde su lanzamiento, la historia ha sido un fenómeno que ha repercutido en la cultura popular mundial. Desde el 2007 con Harry Potter y las reliquias de la muerte no se había escrito nada nuevo con relación al joven mago.

De momento se desconoce si los nuevos libros estarán disponibles físicamente. Aún así, Pottermore se prepara anticipadamente para recibir las miles de solicitudes de los nuevos títulos electrónicos.

* En alianza con Forbes México y Centroamérica, artículo de Ángel García.

Contenido relacionado:

> Así será la colección mágica de calzado inspirada en Harry Potter
> Por esta razón, la Real Academia Española hechizó a los fanáticos de Harry Potter
> ¿Por qué K. Rowling se burló de Donald Trump? Aquí se lo contamos

Consultar la fuente