EE.UU. cierra puente fronterizo del norte de México por llegada de indocumentados

Migrantes afrontan más obstáculos para entrar a Estados Unidos, las autoridades en ese país han anunciado medidas drásticas. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL)

EE. UU. cerró unas dos horas este sábado el puente internacional que conecta la ciudad texana de El Paso con la mexicana Ciudad Juárez, en Chihuahua, ante la presencia de un grupo de migrantes indocumentados, informó la policía de México.

Agentes de la Oficina de Migración y Aduanas (CBP) de Estados Unidos bloquearon en la madrugada el paso de automovilistas y también de peatones por el puente internacional Santa Fe, también llamado Paso del Norte, colocando alambre de puás.

Medio centenar de migrantes mexicanos y de Centroamérica se presentaron en el cruce con la intención de cruzarlo, pero autoridades de Estados Unidos y México los convencieron de desistir mientras la CBP cerraba el paso fronterizo, reportó a la AFP un funcionario de la policía federal mexicana.

El cierre duró unas dos horas. Agentes de la CBP abrieron el puente tras cerciorarse de que los migrantes ya se habían retirado.

Desde octubre del año pasado, los flujos migratorios que cruzan el territorio mexicano para entrar ilegalmente a EE. UU. han experimentado una escalada que ha tensado las relaciones entre Washington y México.

En junio, Washington amenazó con imponer aranceles a las exportaciones mexicanas si el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador no frenaba el paso de indocumentados, principalmente guatemaltecos, hondureños y salvadoreños.

En respuesta, México desplegó a unos 21 mil soldados, seis mil en su frontera sur -por donde acceden la gran mayoría de indocumentados- y unos 15 mil en el norte, donde comparte 3 mil 200 kilómetros de frontera con Estados Unidos.

EE. UU. amaga con imponer los aranceles si México no demuestra en septiembre que ha disminuido el flujo de migrantes indocumentados.

Contenido relacionado:

Un tribunal en EE. UU. ordena que niños migrantes detenidos tengan jabón y camas

Prohibición de asilo para migrantes aplicará para quienes entren por Texas y Nuevo México

«Yo les digo que su mamá está trabajando para comprarles dulce y helado»: Redadas golpean hogar de un guatemalteco

 

 

Consultar la fuente

Cientos de guatemaltecos hacen largas filas para obtener pasaporte, pero Consulado no se da abasto

Centenares de Guatemaltecos realizan filas de tres kilómetros para empezar a tramitar el pasaporte o documentos consulares en Cincinnati, EE. UU.,  incluso, algunos han pernoctado a la intemperie desde el viernes para lograr ser atendidos en el consulado.

Guillermo Castillo es uno de los guatemaltecos que acudió al consulado de Cincinnati a tramitar el pasaporte y presenció la gran demanda de documentos.

Castillo relató que viajó cuatro horas para llegar al consulado y tiene que realizar una fila de tres kilómetros para lograr ser atendido.

Las autoridades estadounidenses en varios estados están exigiendo a todo automovilista tener documentación emitida por el consulado del país de origen, en caso el conductor no presente esa identificación podrá ser detenido, en Ohio se aplica y por esa razón hay gran demanda.

Los guatemaltecos han llegado en varios automóviles y el área en que funciona el consulado se ve la aglomeración. El trámite es largo y deben esperar varias horas para ser atendidos, afuera de la sede del consulado, en donde no hay sanitarios y es uno de los servicios más demandados durante esta jornada.

El consulado de Cincinnati tiene gran demanda de guatemaltecos que tramitan pasaporte y otros documentos. | pic.twitter.com/pKndwpZ94s

— Edwin Pitán (@Epitan_PL) August 17, 2019

Varias familias con menores de edad se han formado en las filas para ser atendidos, los documentos consulares son vitales para evitar ser detenido al conducir. La zozobra ha aumentado debido al mensaje que ha enviado el gobierno estadounidense de deportar migrantes.

Negociación y acuerdos

Mauricio Claver-Carone, asesor del presidente de EE. UU., Donald Trump, para asuntos hemisféricos, afirmó el 15 de agosto último que el «acuerdo de cooperación sobre cuestiones de asilo» firmado con Guatemala el pasado 26 de julio no implicará ningún costo para el país.

«Necesitamos la ayuda de Guatemala implementando este acuerdo», señaló el funcionario en el video publicado el jueves. «No perdamos esta oportunidad. ¡Ayudémonos mutuamente!», enfatizó en español.

Por el contrario, el funcionario estadounidense afirmó que su país está comprometido con ayudar a Guatemala y a organismos internacionales para cubrir los costos del proceso y crear la capacidad necesaria.

Claver-Carone, quien habló en un video publicado en la cuenta de Twitter de la Casa Blanca, aseguró que ha habido mucha confusión respecto del convenio, el cual muchos, incluidos funcionarios estadounidenses han llamado de tercer país seguro, y garantizó que con el mismo el país no se convertirá en un depósito de solicitantes de asilo de todo el mundo, ya que «permitirá que Guatemala ofrezca asilo a un número previamente acordado de posibles asilados solamente de Honduras y El Salvador».

Un migrante guatemalteco señala demora en atención en el consulado de Cincinnati. | pic.twitter.com/QgfCHE1z5M

— Edwin Pitán (@Epitan_PL) August 17, 2019

En una carta que fue enviada al Departamento de Seguridad Nacional, los vigilantes de la seguridad de 22 estados firmaron una petición para retirar ese acuerdo.

La carta, que fue publicada el jueves, fue escrita por el Procurador General de California, Xavier Becerra, y firmada conjuntamente por los estados que albergan al 68 por ciento de los que han recibido asilo en Estados Unidos, según cita el diario en The San Diego Union-Tribune.

Contenido relacionado:

Funcionario de la Casa Blanca urge a Giammattei implementar el acuerdo migratorio

Guatemaltecos en Misisipi siguen sin esperanza ni consuelo, sin empleo y con temor a ser deportados

Migrantes arrestados en EE. UU.: «Nunca imaginamos que ese día nos iba tocar»

 

Consultar la fuente

Debate sobre acuerdo de tercer país seguro se traslada al campo legal en EE. UU.

Un grupo de migrantes en Tijuana, Baja California, México, insiste en su pretensión de entrar a EE. UU.  a solicitar refugio. (Foto Prensa Libre: AFP)

Todo lo que empieza mal termina mal, dice un refrán, una frase que no quieren escuchar funcionarios del gobierno estadounidenses cuando se habla del acuerdo migratorio que firmó EE. UU. con Guatemala el pasado 26 de julio, mediante el cual hondureños y salvadoreños solicitantes de asilo tendrían que pedirlo antes en este país.

De hecho, analistas coinciden con que el convenio comenzó mal incluso desde antes de ser firmado, puesto que ninguno de los dos gobiernos, pero especialmente el de Guatemala, lo socializó con los sectores directamente afectados.

Este viernes un grupo de 22 fiscales generales de igual número de estados de EE. UU. se unió a las muestras de rechazo al convenio, y en una carta enviada al secretario de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, le aseguran que el acuerdo signado viola la Constitución de ese país porque discrimina a los solicitantes de asilo por su origen étnico y su país de nacimiento, con lo cual se viola la Quinta Enmienda.

En la carta, los fiscales traen a colación declaraciones de Trump en las que aseguró que los solicitantes de asilo en la frontera sur eran violadores, miembros de pandillas y narcotraficantes, esto como argumento de que la política del gobierno estadounidense está motivada por cuestiones raciales.

En otras palabras, los fiscales cuestionan porqué se le da un trato diferente a los requirentes de ese alivio migratorio de El Salvador y Honduras al que se le da al del resto de países del mundo.

En ese sentido, de acuerdo con las cifras de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), cada año, EE. UU. recibe solicitudes de refugio y concede ese estatus a miles de personas del mundo y, aunque se registra una gran cantidad de salvadoreños y hondureños, no son la mayoría.

En el 2018, por ejemplo, fue China el país de donde más personas recibieron refugio en EE. UU. con 77 mil 710, luego se ubicaron los países del Triángulo Norte de Centroamérica que sumaron, El Salvador, 22 mil 152 solicitudes, Guatemala, 17 mil 610 y Honduras, 12 mil 578.

Centroamericanos se entregan a las autoridades fronterizas luego de intentar llegar a Estados Unidos. (Foto Prensa Libre: AFP)

Le siguen otras naciones como Venezuela, 11 mil 259; México, 9 mil 271; Siria, 7 mil 998; Nepal, 7 mil 53 y Rusia con 5 mil 813. A pesar de estas cifras. EE. UU. ha tomado medidas para restringir el asilo solo a los solicitantes de los países centroamericanos.

Más presiones

La carta de los fiscales estadounidenses, que juntos representan a los estados de la Unión Americana que han recibido al 68% de los solicitantes de asilo que concede EE. UU., se divulgó en Guatemala un día después de que la Casa Blanca emitiera un mensaje mediante el cual el asesor del presidente Donald Trump, Mauricio Claver-Carone, presiona al país centroamericano para que implemente el convenio.

«Necesitamos la ayuda de Guatemala implementando este acuerdo. No perdamos esta oportunidad. ¡Ayudémonos mutuamente!», subrayó el funcionario en un video publicado en español.

Además, el asesor estadounidense destacó el acuerdo laboral firmado entre ambos países el cual calificó de «histórico» y que «solo beneficiaría a los guatemaltecos». Adicionalmente ofreció que el Gobierno de EE. UU. prepara «un paquete de financiamiento para proyectos económicos de desarrollo» que también beneficiaría al país.

También enfatizó en que el número de solicitantes de asilo en Guatemala sería «previamente acordado» y que «solo serían de Honduras y El Salvador». A la vez expuso que el Ejecutivo guatemalteco no gastaría recursos para implementar el acuerdo puesto que EE. UU. está comprometido en cubrir los gastos.

Migrantes exhaustos son atendidos por la Patrulla Fronteriza bajo el puente de ingreso a McAllen. (Foto Prensa Libre: AFP)

Era de esperarse

Al respecto de la carta de los fiscales, el abogado Pedro Pablo Solares, experto en temas migratorios, expuso que no extraña que dentro del sistema legal estadounidense se alcen voces que llamen a la cordura y a la humanidad al Gobierno de EE. UU. puesto que es «absurdo» que una potencia mundial solicite a un país como Guatemala ayuda para resolver la crisis humanitaria que se vive en la frontera con México.

Para Solares el hecho que 22 fiscales generales hayan firmado la carta es muy significativo, sobre todo, porque en algunos de los estados representados, como Iowa, Michigan y Pensilvania, son tradicionalmente republicanos y en ellos Trump obtuvo la victoria en las elecciones del 2016.

«Esta oposición no es partidaria no responde a la pugna partidaria entre demócratas y republicanos, sino que trasciende esa pugna al haber el apoyo de estos estados», apuntó Solares.

Añadió: «El acuerdo de tercer país seguro bloqueaba la posibilidad de legítimos solicitantes de asilo, enviándolos a un país que evidentemente no tiene la capacidad para procesas esas solicitudes», subrayó el abogado, para quien las posibilidades de un país para ofrecer asilo van más allá de la seguridad ciudadana, sino que involucra educación, infraestructura, vivienda e incluso empleo.

Cada año, miles de solicitantes de asilo llegan a EE. UU. (Foto Prensa Libre: AFP)

Espaldarazo

Para el internacionalista Jorge Wong, la postura de los fiscales estadounidenses es un espaldarazo que se brinda a los demócratas tras la vista de una comitiva de congresistas a Guatemala la semana pasada. Además, destacó que la postura contraria al convenio está firmada por un grupo estadounidense que representa la parte lega.

Para el experto, los fiscales valoraron la Quinta Enmienda de la Constitución de EE. UU. que dice que a nadie se le puede privar de la vida, o la libertad sin el debido proceso legal.

«Lo que se hace es un llamado por otro sector diferente a los demócratas para hacer ver que la política del tercer país seguro no vale la pena y pone en riesgo la Quinta Enmienda y pone mucha presión sobre Guatemala, porque la gente que llegue a pedir asilo allá sin pedir asilo antes en Guatemala va a ser discriminada», añadió Wong.

El experto explicó que, aunque el hecho de que Guatemala no tiene las capacidades para ter un tercer país seguro se ha repetido hasta la saciedad; sin embargo, no es lo mismo que lo diga un sector que representa a la legalidad y justicia de EE. UU.

Contenido relacionado

Prohibición de asilo para migrantes aplicará para quienes entren por Texas y Nuevo México

Policía intercepta a 33 migrantes cubanos y centroamericanos en la ruta Interamericana

Nueva disposición de Trump de condicionar la residencia y ciudadanía tendrá un impacto “dramático en la vida de los migrantes”

 

Consultar la fuente

Prohibición de asilo para migrantes aplicará para quienes entren por Texas y Nuevo México

La frontera de Valle del Río Grande de casi 3220 kilómetros de extensión entre Estados Unidos y México, es la frontera con mayor frecuencia de cruzamientos en todo el mundo. (Foto Prensa Libre EFE)

Este nuevo fallo dificultará la entrada de miles de centroamericanos que ingresan a territorio estadounidense por las fronteras de Texas y Nuevo México.

La Corte de Apelaciones del Noveno Circuito dictaminó que la orden de rechazar el asilo a migrantes que no hayan pasado por un tercer país seguro aplicará para quienes ingresen por Texas y Nuevo México.

Esto significa que quienes deseen migrar hacia Estados Unidos y optar por el asilo, tendrán que hacerlo solo si ingresan por California o Arizona.

Esta nueva disposición afectará a miles de migrantes centroamericanos ya que Texas y Nuevo México son de las dos áreas fronterizas más concurridas, que incluye el Valle del Río Grande al sur de Texas y la región que rodea El Paso.

Autoridades migratorias no otorgarán asilo a quienes ingresen por las fronteras de Texas y Nuevo México. (Foto Prensa Libre: Google Maps)

Según la Patrulla Fronteriza, solo en julio alrededor de 46 mil personas cruzaron la frontera en estas dos regiones.

Además, el 80% de los familiares de migrantes y el 76% de los menores no acompañados fueron arrestados en la frontera sur de Texas por ingresar ilegalmente a territorio estadounidense.

Esta medida también aplica a migrantes de África, Asia y Suramérica.

 

Contenido relacionado:

> Tiroteo en El Paso, Texas: ¿es el mayor atentado contra latinos en la historia moderna de Estados Unidos?

> Un tribunal en EE. UU. ordena que niños migrantes detenidos tengan jabón y camas

> Acuerdo migratorio con Guatemala es ilegal en EE. UU., aseguran fiscales de 22 estados

Consultar la fuente

Guatemaltecos en Misisipi siguen sin esperanza ni consuelo, sin empleo y con temor a ser deportados

Migrantes participan en una concentración en la cual pidieron que no deporten a sus familiares que fueron detenidos durante las redadas del pasado 8 de agosto. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

Hasta el 8 de agosto pasado, la vida de Freddy López era toda ilusión. En un mes su hija cumpliría 15 años —el 7 de septiembre— y él ya pensaba en celebrar su fiesta como se hace el llegar a esa edad en su natal Guatemala.

Sin embargo, todo cambió a media mañana de ese día cuando decenas de agentes de ICE (Inmigración y Control de Aduanas, en inglés) llegaron a la fábrica donde él laboraba, y se lo llevaron detenido junto con otras 680 personas en un mega operativo en siete fábricas de seis ciudades de Misisipi que fue calificado por las autoridades estadounidenses como el más grande de los últimos 10 años.

López vive en Carthage, Misisipi, desde hace 17 años, y la fiesta de 15 años de su hija será ahora solo un sueño no cumplido.

Con un grillete en el pie (con el cual ICE pueden localizarlo en cualquier instante), y sin trabajo, ahora sus esfuerzos se centran en qué hará para mantener a su familia y su esposa, actualmente con una padecimiento que le impide trabajar.

La historia de López es la misma de decenas de guatemaltecos en estas ciudades de Misisipi, anímicamente devastadas tras las redadas del 8 de agosto, y en donde según los propios migrantes y algunos líderes de la comunidad, la mayoría de los hispanos son de Guatemala, y más específico aún de San Marcos y Huehuetenango.

A los connacionales los invade la ansiedad, frustración y desesperanza. Nadie sabe qué pasará con sus familiares.

Sigue el dolor y sufrimiento

Al desasosiego se suma el que ninguna autoridad consular de Guatemala se ha acercado a ellos si quiera para darles palabras de esperanza, aunque la Cancillería asegura que ha brindado atención consular y asesoría legal a los 176 que permanecen detenidos.

Casi 700 migrantes sin permiso de estar en EE. UU. fueron detenidos el pasado 8 de agosto en 7 fábricas de Misisipi. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El sacerdote Roberto Mena, párroco de la iglesia San Miguel, de Forest, una de las ciudades más golpeadas, explicó que «la situación sigue siendo dramática porque no hay consuelo», y, aunque la iglesia trata de ayudar a los connacionales que radican en Misisipi, «el dolor y el sufrimiento de las familias sigue».

Apuntó que personal del Consulado de Guatemala en Atlanta da asesoría legal a los guatemaltecos detenidos, pero no han ofrecido, por ejemplo, asistencia social, la cual solo ofrecen organizaciones sociales.

Lo peor de todo, añade Mena, es que la crisis va a seguir porque las familias tienen que ver cómo subsisten. Recién esta semana otra fábrica despidió a 200 personas de todas las edades por el temor a los operativos de ICE.

Los empleados, la mayoría guatemaltecos, fueron despedidos sin recibir prestaciones laborales, lamentó Mena.

«Esto va a seguir a largo plazo porque las familias van a necesitar dinero para pagar la renta o sus servicios básicos, muchas cosas. Tienen que pensar en mantener a sus familias y mandar a sus hijos a la escuela», explicó el sacerdote, quien también es guatemalteco y que tiene un año y medio de haber sido nombrado en la Diócesis de Forest.

Los empleados fueron sorprendidos a media mañana por los agentes de ICE, quienes los arrestaron. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Temores

La gente que vive en estas ciudades de Misisipi quedó «terriblemente afectada de todas formas», asegura el sacerdote Odel Medina, que dirige la iglesia de Santa Ana en Carthage, debido no solo a que están pendientes de si deportarán a sus familiares, sino a que muchos perdieron su trabajo ya que las compañías optaron por echarlos una vez detenidos por ICE, aunque después hayan sido liberados.

Aunque no es guatemalteco, Medina es otra de las voces que cuestiona el papel que hay jugado las autoridades consulares de Guatemala.

«Triste y desgraciadamente no han tenido ninguna ayuda del Gobierno de Guatemala, ni el consulado se ha preocupado por su gente», apuntó Medina, para quien, lo que más urge es que los connacionales tengan un documento de identificación y que se averigüe la forma de dar la ciudadanía guatemalteca a los hijos de los migrantes que podían ser deportados.

Esto porque hay familias con hijos que nacieron en EE. UU. y en las cuales padre y madre podrían ser devueltos país y los hijos por ser estadounidenses se quedarían en poder del gobierno de ese país.

«El consulado tendría que traer casi de inmediato, primero sus identificaciones, que hay muchos que las tienen vencidas, y segundo, ayudarles para que puedan hacer algo para que estas personas puedan nacionalizar a sus hijos», urgió el sacerdote.

Agentes de ICE durante el operativo en una fábrica de Misisipi donde se detuvo a 680 personas, muchos de ellos guatemaltecos residentes en Forest y Morton. (Foto Prensa Libre: AFP)

«Sé que ustedes ahorita allá están cambiando de gobierno, a la gente tal vez ni le interesa. Al gobierno que está saliendo —de Jimmy Morales— jamás le interesó los guatemaltecos en —EE. UU.— y no sé si al que va a entrar, pero eso sería urgente y de gran ayuda para este pueblo», añadió.

Al igual que el padre Mena, Medina dice que la situación es desesperante para las familias en las cuales ambos padres se quedaron sin empleo o en donde quien era el sostén del hogar quedó en prisión.

López narra el caos que se vive en la comunidad de guatemaltecos en Misisipi ya que casi todos se quedaron desempleados, y a aquellos que dejaron libres y con grillete no dejan dejar de pensar en que pueden localizarlos, detenerlos y deportarlos.

«Unos batallan para sacar a sus familiares de la cárcel, otros están viendo cómo darle de comer a sus hijos porque se quedaron sin trabajo o agarraron al padre de familia y no saben qué hacer», asegura.

Este migrante originario de Comitancillo, San Marcos, y que tiene 17 años de vivir en EE. UU. reconoce que le invade la ansiedad cuando se pone a pensar ¿qué hará si lo devuelven a Guatemala?, si todos sus hijos son estadounidenses.

«Yo me pongo a pensar en un futuro en Guatemala. Aquí —en EE. UU.— está hecha mi vida, tenemos una casa que acabamos de terminar de pagar, nos ha costado tanto. Así como está nuestro país con tanta inseguridad no puedes vivir en paz no podemos darle un mejor futuro a nuestros hijos», expuso López.

Lamenta que el Gobierno de Guatemala haya negociado un acuerdo con EE. UU. —de tercer país seguro—  y que no haya sido capaz de pedir «clemencia» para los guatemaltecos que viven en aquel país.

Por si eso fuera poco, asegura López, la comunidad migrante se siente abandonada por el gobierno guatemalteco. «Eso es lo más triste que el país de donde uno es no puede decirnos ‘ahí les mando un tamalito, vamos a ver qué podemos hacer por ustedes’, ni se han acercado a nosotros», reclamó.

Una mujer guatemalteca participa en una manifestación en contra de las redadas en Misisipi. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

No sé qué va a pasar con mi hijo

Trinidad Tema es otro de los guatemaltecos que atraviesa por una difícil situación. A más de una semana de la redada no sabe nada de Hamilton Enrique Tema Aguilón, su hijo mayor, quien fue detenido.

“No sabemos absolutamente nada de qué va a pasar con él, si lo van liberar o a deportar o le van a dar fianza”, dice Tema, que lamenta el que las autoridades estadounidenses los traten “como si fuéramos delincuentes”. “Nosotros estamos aquí para prosperar y luchar por nuestra vida no para hacerle daño a este país”, apuntó.

Al migrante originario de la cabecera de San Marcos se le entrecorta la voz cuando afirma que ha buscado ayuda, pero “lastimosamente todavía no sabemos nada de mi hijo”. Por tal motivo, asegura, es triste que ninguna autoridad consular de Guatemala ofrezca ayuda.

Tema, que tiene 13 años de estar en EE. UU., dice que su hijo tenía seis desde que había llegado, y que migró por la falta de oportunidades que hay en Guatemala. Aunque trabajaba para la misma fábrica, el migrante afirmó que tanto él como sus otros hijos no los detuvo ICE porque ellos debían entrar en el turno de noche.

“Yo pido que me den otra oportunidad de que dejen a mi hijo aquí en EE. UU. Para qué lo tienen encerrado y sufriendo, no sé que trato les dan, pero según dijeron algunos que salieron en el poco tiempo que estuvieron allá los trataron muy mal”, dijo Tema.

Se da asistencia

La portavoz de la Cancillería, Marta Larra, aseguró que los consulados de Guatemala en Lake Worth y Miami, de Florida, así como el de Atlánta, Georgia,  sí han asistido a los migrantes y se les ha ofrecido asistencia legal por si ellos quieren aplicar a un alivio migratorio como asilo o visas laborales.

El problema, considera Larra, es que muchos no se contactan “por miedo a que los vayan a deportar”. Aseguró que los consulados han publicado en redes sociales los números de teléfono a los cuales pueden comunicarse los connacionales ya que “no tenemos otra forma de comunicarnos”.

Donald Trump ha endurecido su política migratoria y desde hace semanas adelantó que podrían haber redadas masivas. (Foto Prensa Libre: EFE)

La portavoz reconoció que, aunque ofrezcan la asesoría legal, al final de cuentas es EE. UU. quien tomará la decisión sobre qué pasará con los guatemaltecos detenidos, y que en estos procesos ese país “lo que busca es la deportación”.

Esperanza

No obstante la tragedia, algunos, como el sacerdote Medina, creen que aún hay una ventana «medio abierta», ya que organizaciones legales luchan por evitar la deportación de aquellas personas que tienen muchos años de vivir en EE. UU., tienen hijos estadounidenses y no tienen ninguna tacha o récord criminal.

Para aquellos que han cometido alguna falta como manejar bajo efectos de alcohol u otra, reconoce, la situación es más complicada.

Y mientras López y Tema y el resto de migrantes guatemaltecos se mantienen expectantes sobre su futuro, esperan que al menos, como dijo el padre Medina, «sus líderes en Guatemala vengan y les echen la mano».

Contenido relacionado

> Migrantes arrestados en EEUU: “Nunca imaginamos que ese día nos iba tocar”

> México ha interceptado a más de 19 mil migrantes en peligro luego de acuerdo con EE. UU.

> Nueva disposición de Trump de condicionar la residencia y ciudadanía tendrá un impacto “dramático en la vida de los migrantes”

 

 

 

 

 

 

Consultar la fuente

Acuerdo migratorio con Guatemala es ilegal en EE. UU., aseguran fiscales de 22 estados

Un agente de la patrulla fronteriza estadounidense habla a un grupo de jóvenes migrantes centroamericanos tras ser detenidos en la orilla del Rio Bravo, en la fronteriza Ciudad Juárez. (Foto Prensa Libre: EFE)

En una carta que fue enviada al Departamento de Seguridad Nacional, los vigilantes de la seguridad de 22 estados firmaron una petición para retirar ese acuerdo.

La carta, que fue publicada el jueves, fue escrita por el Procurador General de California, Xavier Becerra, y firmada conjuntamente por los estados que albergan al 68 por ciento de los que han recibido asilo en Estados Unidos, según cita el diario en The San Diego Union-Tribune.

En el documento los fiscales sostienen que el acuerdo para ser “tercer país seguro” viola la Constitución de los Estados Unidos porque discrimina a los solicitantes de asilo por su origen étnico y su país de orígen.

Entre los estados firmantes están: Massachusetts, Connecticut, Delaware, Hawaii, Illinois, Iowa, Maine, Maryland, Michigan, Minnesota, Nevada, New Jersey, New Mexico, New York, Oregon, Pennsylvania, Rhode Island, Vermont, Virginia, y Washington. El Procurador General de Washington D.C. también firmó la carta.

«La Regla pone a las poblaciones vulnerables en riesgo de ser perseguidas en esos países e ignora la falta de sistemas de asilo justos y funcionales en esos países», dice la carta. «En última instancia, este pozo llevó a que más inmigrantes se quedaran en las sombras, así como a solicitantes de asilo de buena fe a los que se les negó la protección de Estados Unidos».

La carta está dirigida al Secretario del DHS Kevin McAleenan y al Procurador General William Barr.

«Guatemala tiene solo 12 funcionarios para trabajar en casos de asilo, y tres miembros del personal para entrevistar a los solicitantes de asilo», dice la misiva.

El acuerdo de asilo migratorio fue firmado el 26 julio por el ministro de Gobernación, Enrique Degenhart y Kevin McAleenan, secretario de Seguridad Nacional de EE. UU., bajo la presión del presidente Donald Trump.

Este es el acuerdo firmado:

Contenido relacionado:

>Acuerdo de visas temporales para trabajo agrícola funciona desde 2017 en Guatemala

>Diputados cuestionan a canciller y así defendió el acuerdo de asilo migratorio

>Visas temporales para guatemaltecos y las otras declaraciones de Trump sobre el acuerdo migratorio entre Guatemala y EE.UU.

Consultar la fuente

Guatemala no costeará acuerdo migratorio firmado con EE. UU., dice funcionario estadounidense

El asesor del presidente Trump, Mauricio Claver-Carone, instó a Guatemala a ratificar el acuerdo firmado con EE. UU. (Foto Prensa Libre: EFE)

Mauricio Claver-Carone, asesor del presidente de EE. UU., Donald Trump, para asuntos hemisféricos, afirmó este domingo que el «acuerdo de cooperación sobre cuestiones de asilo» firmado con Guatemala el pasado 26 de julio no implicará ningún costo para el país.

 

Por el contrario, el funcionario estadounidense afirmó que su país está comprometido con ayudar a Guatemala y a organismos internacionales para cubrir los costos del proceso y crear la capacidad necesaria.

Claver-Carone, quien habló en un video publicado en la cuenta de Twitter de la Casa Blanca,  aseguró que ha habido mucha confusión respecto del convenio, el cual muchos, incluidos funcionarios estadounidenses han llamado de tercer país seguro, y garantizó que con el mismo el país no se convertirá en un depósito de solicitantes de asilo de todo el mundo, ya que «permitirá que Guatemala ofrezca asilo a un número previamente acordado de posibles asilados solamente de Honduras y El Salvador».

Además, destacó las ventajas que obtendrá Guatemala luego de haber firmado el acuerdo sobre la extensión de visas H2A para trabajadores agrícolas y, aunque ningún funcionario guatemalteco se ha atrevido a precisar cuántos permisos de empelo podrían obtenerse, Claver-Carone indicó que la cifra podría triplicarse.

«Este acuerdo histórico solo beneficiaría a guatemaltecos. Adicionalmente, EE. UU. prepara un paquete de financiamiento para proyectos económicos de desarrollo y otras medidas para beneficio de Guatemala», apunto el asesor de Trump.

Según el Ministerio de Trabajo, el año pasado cerca de nueve mil guatemaltecos obtuvieron una visa H2A para la realización de trabajos agrícolas en EE. UU.

Mensaje de la Casa Blanca sobre la elecciones en Guatemala y los historicos acuerdos de cooperacion sobre asilo y de visas H2A. pic.twitter.com/VkvHUtG0Eo

— La Casa Blanca (@LaCasaBlanca) August 15, 2019

En otra parte del video, Claver-Carone destacó que la migración «es un tema de gran importancia» para el gobierno de su país y que el acuerdo firmado es «histórico» y no se puede desperdiciar.

«Podríamos llegar a un periodo histórico en la relación bilateral de cooperación y crecimiento económico, pero necesitamos la ayuda de Guatemala implementado este acuerdo», expuso Claver-Carone.

Además, a la vez de felicitar al presidente electo Alejandro Giammattei, instó a Guatemala a ratificar el acuerdo. «No perdamos esta oportunidad ayudémonos mutuamente», subrayó.

Contenido relacionado

Acuerdo de visas temporales para trabajo agrícola funciona desde 2017 en Guatemala

Diputados cuestionan a canciller y así defendió el acuerdo de asilo migratorio

Visas temporales para guatemaltecos y las otras declaraciones de Trump sobre el acuerdo migratorio entre Guatemala y EE.UU.

 

Consultar la fuente

AMLO ofrecerá a Giammattei dar bono a agricultores para frenar migración

Miles de hondureños y salvadoreños cruzando Guatemala en su camino a México y luego a Estados Unidos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Se trata de los programas Sembrado Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro, los cuales también serán implementados en El Salvador y Honduras.

Marcelo Ebrard, ministro de Relaciones Exteriores de México, dijo en conferencia de prensa que harán la propuesta a Giammattei para que durante su gobierno, que inicia el 14 de enero de 2020, se implementen estos dos programas de desarrollo.

¿En qué consisten?

La generación de empleos y asistencia económica para agricultores son las dos acciones principales de estos proyectos.

“En el caso de Guatemala propondremos Malacatán, Guatemala, Tacaná, Coatepeque y Huehuetenango“, anunció el canciller mexicano. Estos son los cinco municipios de donde más migrantes salen hacia México y posteriormente a Estados Unidos.

Ebrard no mencionó cuántos empleos ni la cantidad de dinero que recibirían los beneficiarios en Guatemala, ya que aún debe ser socializado y acordado por ambos gobiernos para determinar el número de personas que serán incluidas en los programas.

En El Salvador los municipios beneficiados serán San Miguel, Santa Ana, Soyapango, San Salvador y Ahuachapán, y en Honduras: Distrito Central, San Pedro Sula, La Ceiba, El progreso y Choluteca.

El programa Sembrando Vida otorgará un aporte económico de US$250 al mes a 20 mil beneficiarios en El Salvador y a 13 mil en Honduras.

Asimismo, se prevé generar 20 mil empleos para contrarrestar la cantidad de migrantes salvadoreños retornados desde territorio mexicano, que en lo que va del año suman 14 mil 184.

El programa Jóvenes Construyendo el Futuro contempla un apoyo económico de US$180 mensuales para 7 mil beneficiarios.

La primera etapa del proyecto durará 8 meses -de agosto de 2019 a marzo de 2020- y su implementación está a cargo de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID). Luego las autoridades mexicanas harán una evaluación de los programas para medir su impacto en la reducción del flujo migratorio.

La iniciativa de México para impulsar estos programas de desarrollo en Centroamérica cuenta con el apoyo de 35 países, 5 agencias de cooperación y 8 organismos internacionales.

Vea las declaraciones del canciller mexicano (a partir del minuto 13):

Contenido relacionado

> Nueva disposición de Trump de condicionar la residencia y ciudadanía tendrá un impacto «dramático en la vida de los migrantes» 

> La única opción de superarse es migrar, considera 1 de cada 4 encuestados 

> Estaba inconsciente: Patrulla Fronteriza rescata a guatemalteca en el desierto

Consultar la fuente

Migrantes arrestados en EE. UU.: “Nunca imaginamos que ese día nos iba tocar”

Migrantes participan en una concentración en la cual pidieron que no deporten a sus familiares que fueron detenidos durante las redadas del pasado 8 de agosto. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

Eran las ocho de la mañana y Leydi, una joven mexicana que lleva diez años en Estados Unidos, vio hecho realidad uno de sus mayores temores: agentes migratorios irrumpieron en la planta procesadora de pollo en la que trabajaba en Misisipi como parte de una redada que concluyó con 680 detenidos, muchos de ellos indocumentados.

Una semana después de la mayor operación de este tipo en al menos una década en EE.UU., “el miedo sigue ahí”, dijo Leydi, que fue arrestada junto a su madre y su tía, aunque fueron puestas en libertad poco después con la condición de resolver su situación migratoria ante un juez.

“Nunca nos imaginamos que ese día nos iba a tocar”, confesó esta joven de 23 años, que llegó al país después de que su madre decidiera traerla tras la muerte de su abuela, que entonces cuidaba de ella.

“Muchas de las historias que he escuchado es que (a otros detenidos) no les apuntaron con las pistolas. A nosotros sí que nos apuntaron con pistolas, nos dijeron que levantáramos las manos”, relató Leydi, quien aseguró que estaban en el área de producción y que en otros casos las detenciones se hicieron fuera del comedor de la fábrica.

Esta migrante se dedicaba en ese momento a supervisar la entrada y salida de la producción de la planta, que cuenta con clientes en Texas, Kansas, Georgia y Carolina del Norte.

“Lo que hizo mucha gente es correr, el departamento tiene salidas de emergencia, pero como eran muchos los agentes nos rodearon rapidito a todos”, rememoró.

El presidente Donald Trump justificó las redadas que ordenó en Misisipi. (Foto Prensa Libre EFE)

Según estimó Leydi, en el lugar se encontraban unas 100 personas en el momento de la redada, en la que participaron “como unos 25 oficiales” migratorios.

“Nos soltaron al final de la noche”, añadió Leydi, quien ese día, el 7 de agosto, llegó a su casa junto a su madre y tía entre las 10 y las 11 de la noche, aunque hubo muchos liberados en la madrugada e incluso al día siguiente.

Una semana después, el esposo de su tía continúa detenido, al igual que otros 376 inmigrantes que continúan arrestados, mientras que ella aguarda para asistir dentro de cuatro meses a una cita con las autoridades de Inmigración donde se definirá si podrá seguir en el país o será deportada.

“No estamos trabajando, no se nos permite trabajar”, apuntó Leydi, quien expresó su preocupación ante el momento en que se agoten los ahorros y por su suerte frente el juez migratorio.

“Mucha gente tiene miedo de salir, de estar fuera por si pasa esto, por si pasa lo otro -lamentó Leydi-. Ves las calles, pues totalmente vacías. No es que de repente antes de que pasara esto ibas a Walmart, ibas a acá, ibas por las tardes a comprarte un helado, estaba ahí la gente hispana comprando y haciendo todo esto, ahorita no ves a nadie en las calles”.

También te puede interesar: Al menos 390 guatemaltecos fueron detenidos en redadas de ICE en Misisipi

Siete días después de la redada, muchas familias siguen divididas por la detención de los padres, como un caso que conoce Leydi, en el que el marido debe atender a cuatro pequeños, ya que su esposa está arrestada.

Además, muchos de los liberados que regresaron a trabajar han sido “sacados” debido a que portan un grillete electrónico para evitar su fuga.

Consultada sobre la situación en Misisipi, Julia Solórzano, abogada de la organización Southern Poverty Law Center, la consideró “muy caótica”, ya que “hay muchas necesidades inmediatas”.

“Las familias necesitan pagar sus cuentas, no tienen a sus miembros que trabajaban para esas plantas, necesitan dar comida a los niños, necesitan cuidar de ellos, ellos han sufrido mucho trauma a causa de esa redada”, comentó Solórzano.

Agentes de ICE durante el operativo en una fábrica de Misisipi donde se detuvo a 680 personas, muchos de ellos guatemaltecos residentes en Forest y Morton. (Foto Prensa Libre: AFP)

Según esta jurista, existe mucha preocupación: “Hay familias que no saben dónde están sus familiares, no han oído nada de ellos, no han recibido llamadas, no saben en qué estado están encarcelados. Entonces, ahora es un periodo de mucha confusión y mucha ansiedad”, sostuvo.

“Es muy lamentable que el Gobierno esté enfocando ese tipo de operaciones en esos trabajadores que son tan vulnerables y que los empleadores, aunque supuestamente son también parte de la operación, no sufren las consecuencias que los trabajadores siempre sufren”, concluyó la experta, al afirmar que contra esa industria hay denuncias de acoso sexual, robo de salarios y tráfico de personas.

 

Contenido relacionado:

> Capturan a 680 indocumentados en plantas de procesamiento de alimentos en Misisipi

> «Si vienen a Estados Unidos ilegalmente, se van a ir», Trump defiende las redadas de inmigrantes

> «Mi papá no es criminal»: El desgarrador llanto de una víctima inocente de las redadas de Misisipi

Consultar la fuente