Familias de migrantes retornan a Guatemala tras ser reunificadas en EE.UU.

A la Fuerza Aérea Guatemalteca (FAG) arribarán este 10 de julio once familias de migrantes; sin embargo, no se permitirá el acceso a la prensa.

La llegada se registrará esta mañana.

Autoridades de Migración prohibieron cubrir a la prensa la actividad, con el argumento de resguardar la “vulnerabilidad” de los menores que ingresen al país.

EE.UU. trabaja para reunificar familias

El Gobierno de Estados Unidos aún está luchando por cumplir con la orden de un juzgado y completar el proceso de reunificación de miles de inmigrantes y sus hijos, a los que separó en la frontera.

Esto ocurre, principalmente, porque los funcionarios no tenían un plan específico para reunificar a las familias cuando la política de “tolerancia cero” comenzó.

Casi dos semanas después de que un juez ordenara a los funcionarios reunificar a las familias que habían separado, solo tenemos unos cuantos ejemplos anecdóticos de niños reuniéndose con sus padres.

Con la inminencia de los plazos clave, el Gobierno dice que está haciendo todo lo posible, pero en algunos casos necesitará más tiempo del que el tribunal les ha otorgado.

Grupos de derechos de inmigrantes dicen que la demora es un caso claro de acciones que hablan más que las palabras.

Dicen que los funcionarios separaron imprudentemente a las familias, sin una idea de cómo volver a unirlas.

La entrada Familias de migrantes retornan a Guatemala tras ser reunificadas en EE.UU. se publicó primero en Canal Antigua.

Consultar la fuente

“Es un error tener a niños en jaulas”, Primera Ministra del Reino Unido critica a EE.UU.

La primera ministra del Reino Unido, Theresa May calificó este miércoles 20 de junio, de “profundamente perturbadoras” las imágenes de niños inmigrantes separados de sus padres al llegar a Estados Unidos, pero mantiene la invitación al presidente estadounidense Donald Trump a visitar la región.

“Las imágenes de niños detenidos en lo que parecen ser jaulas son profundamente perturbadoras, es un error, no es algo con lo que estemos de acuerdo”, dijo May en el Parlamento, cuando fue preguntada por la posibilidad de anular la visita de Trump al Reino Unido el 13 de julio.

«Let’s enjoy these celebrations together and to all of you and to Muslims across the entire UK: Eid Mubarak.» – PM @Theresa_May pic.twitter.com/bOgKBnmxdV

— UK Prime Minister (@10DowningStreet) June 19, 2018

May argumentó que la visita facilita precisamente los intercambios francos con un país con el que el Reino Unido “mantiene una relación especial de larga data”.

“Es importante asegurarnos de que cuando veamos al presidente de Estados Unidos aquí en el Reino Unido podamos mantener estas discusiones”, añadió la primera ministra.

May se atribuyó, en su etapa de ministra de Interior, haber acabado con la detención de familias de inmigrantes ilegales con niños.

De acuerdo con datos oficiales, apenas entre el 5 de mayo y el 9 de junio las autoridades fronterizas separaron a 2.432 niños cuyas familias están arrestadas en espera de proceso criminal por ingresar clandestinamente al país.

Políticos demócratas estadounidenses que visitaron centros de detención de Texas donde se encuentran los menores, dijeron que están retenidos en “jaulas”, cercados por vallas y temen no volver a ver a sus padres.

Las muestras de repudio a esta política se incrementaron con la difusión de un audio en el que se escucha el llanto de niños centroamericanos que llaman a sus padres.

Trump defiende la política asegurando que no hace sino cumplir la ley.

Lee más: EE.UU. abandona Consejo de Derechos Humanos ONU, en medio de críticas por cruzada antiinmigrantes

La entrada “Es un error tener a niños en jaulas”, Primera Ministra del Reino Unido critica a EE.UU. se publicó primero en Canal Antigua.

Consultar la fuente

Los Estados Unidos de Trump contra niños centroamericanos. Rabia. Dolor en el corazón.

Esos niños menores de 5 años lloran porque Trump (y los estadounidenses) los están castigando porque sus papás quisieron salvarles la vida que les esperaba en Centroamérica.

Hace quince meses sentía tanto o más dolor porque el Gobierno de Guatemala, presidido por un criminal que se llama Jimmy Morales, provocó que 56 niñas se incendiaran en un hogar gubernamental. 41 murieron y 15 sobreviven como pueden, sin auxilio estatal. Niñas algunas que habían sido sacadas de sus hogares para protegerlas de violencia intrafamiliar o niñas la mayoría llevadas a ese hogar gubernamental por negligencias de policías o jueces que no atendieron súplicas de sus madres o padres para recuperarlas después de que se habían perdido en la calle.

Seis de cada diez niñas y niños de los 30 millones de centroamericanos que viven en pobreza o extrema pobreza tienen una posibilidad real de terminar encerrados en un hogar gubernamental; un accidente de una madre soltera, un asesinato de un padre, ser traficado y recuperado por las autoridades.

Y si yo fuera madre o padre de alguno de esos niños centroamericanos con escasas posibilidades de futuro y ganara 250 dólares al mes, me endeudaría 7 mil dólares para llevármelos lejos, lo más lejos que pudiera, aunque sea a probar suerte en Estados Unidos. Me arriesgaría a sobrevivir el paso a través un México cruel y violento con los centroamericanos para intentar sobrevivir a un más cruel y violento Estados Unidos de Trump.

Estos padres y estos hijos no tienen la culpa de haber nacido en el rincón más desigual y violento del continente. En Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua. Somos países en donde la esclavitud ha sido legal hasta 1944 o permitida de facto hasta hoy en muchas regiones del istmo. Países que se levantaron en manifestaciones y en armas contra la injusticia en los 80. Países que han apostado desde los 90 por democracias y paces que no sirven para nada. Países que esta década luchamos contra la impunidad para recuperar nuestros Estados y que seamos países viables que no expulsen a migrantes y sus hijos hacia el nazismo de los Estados Unidos de Trump.

Podría parecer que llamar nazis a estas políticas los Estados Unido de Trump podía sonar exagerado. Pero justo hoy una judía holandesa sobreviviente del Holocausto nazi contaba hoy en el diario británico The Guardian, a propósito de esta tortura contra niños centroamericanos, que a sus ochenta y pico de años todavía ella y sus hermanos sufrían las secuelas de haber sido separados de sus padres cuando eran niños. Se llama Yoka Verdoner.

Este es el testimonio de su hermano pequeño, que ahora tiene 80 años y a quien los nazis separaron de sus padres cuando tenía 3 años. Escribe en presente.

«En la primera casa (de acogida) grité por seis semanas. Después me movieron a otra familia y dejé de gritar. Me rendí. Nada a mi alrededor me suena familiar. Todos los que están en frente son extraños. No tengo pasado. No tengo futuro. No tengo identidad. Estoy en la nada, en ningún lugar. Estoy congelado de miedo. Es la única emoción que poseo. Como un niño de tres años, creo que debo haber cometido un error terrible que provocó que desapareciera el mundo que conocía con mi familia. Pasé el resto de mi vida tratando desesperadamente de no cometer otro error».

Continúa la autora, que ahora vive en California:

«La segunda familia adoptiva de mi hermano lo cuidó con esmero y sigue en contacto con ellos. De igual manera, tiene casi 80 años y todavía sigue intentando entender qué lo hizo la persona ansiosa y disfuncional en la que se convirtió desde niño y que continúa siendo hasta ahora: un hombre inteligente y cálido, pero que a pesar de eso nunca pudo mantener un trabajo por su inhabilidad para completar tareas. Después de todo, si persistía en lograr esas tareas, tarde o temprano iba a cometer errores, y no quería que por un error se acabara de nuevo todo su mundo».

Los nazis y Hitler en 1942. Trump y los republicanos en 2018. Los judíos en 1942. Los centroamericanos en 2018.

La maldad. El odio.

Esa separación de padres y niños que sufrieron los judíos en los años cuarenta es algo que han sufrido los guatemaltecos desde la peor parte de la guerra civil entre 1978 y 1985, cuando el dictador de entonces y una banda de abogados descubrieron que los niños eran un buen negocio para familias de Estados Unidos que querían adoptarlos y pagar por ellos. Se robaban tantos niños que Guatemala fue hasta el año 2007 el tercer país que más niños en el mundo exportaba a Estados Unidos, solo después de Rusia y China. China tiene mil millones de habitantes; Rusia, 150 millones; Guatemala, 15 millones. Adoptaban a 4,000 niños cada año –muchos de ellos sin garantía de no haber sido robados– y las redes de abogados ganaban unos US$200 millones anuales.

Las comunidades indígenas mayas estaban tan desesperadas por esta epidemia de robos de niños para exportación a Estados Unidos que terminaron linchando a un turista japonés que fotografiaba niños en Huehuetenango en 2000, como reporta este texto en El País. No fue sino hasta 2007 que después de mucho trabajo de comunidades, activistas de derechos humanos, fiscales y políticos que se pudo cambiar la ley para que ya no fuera un abogado el que autorizara la adopción de un niño sino un Consejo Nacional de Adopciones; y las adopciones internacionales se suspendieron.

No hay dolor más grande en la vida que perder a un hijo.

Y todo este dolor enferma.

Los judíos sobrevivientes del Holocausto en Israel, como vemos en su relación con los palestinos setenta años después, es una sociedad mayoritariamente enferma, incapaz de sentir empatía.

Guatemala y Centroamérica, después de los últimos cuarenta años de violencia y odio, también somos sociedades mayoritariamente enfermas, incapaces de sentir empatía entre nosotros mismos.

Y como no estamos logrando construir sociedades en las que puedan vivir seres humanos, hay cientos, miles, millones de centroamericanos, que prefieren huir para buscar vidas dignas en Estados Unidos.

No tengo muchas palabras para los estadounidenses que votaron por el republicano Trump solo porque les prometió acabar con nosotros, los centroamericanos y el resto de extranjeros.

Esta tortura contra niños que los indigna hoy es su responsabilidad. Y responsabilidad de los que no fueron a votar y de los demócratas. Son cómplices.

Han llevado nuestro horror hasta su país.

Para quienes sí tengo palabras es para el criminal que preside mi país, Jimmy Morales; el timorato exguerrillero que preside El Salvador y los dictadores de Honduras y Nicaragua: ¡Renuncien!

El gobierno israelí de Netanyahu, enfermo hasta la médula, justifica su odio para ‘proteger a sus ciudadanos judíos y que nunca vuelvan a torturarlos como lo hicieron los nazis’. Es increíble que para lograrlo, Netanyahu se alíe a un nazi como Trump que tortura a niños centroamericanos, y que su gobierno respalde a un criminal como Jimmy Morales en Guatemala.

Pero los presidentes centroamericanos, ¿cómo justifican ustedes su falta de acción para proteger a los niños de su país que están siendo torturados por los Estados Unidos de Trump? ¡No han hecho nada!

El peor de todos es el presidente guatemalteco. Todavía no se pronuncia. Está ocupado. Y no rescatando a comunidades que puedan quedar soterradas por el volcán de Fuego. Está ocupado salvándose de acusaciones de dinero ilegal en su campaña, de robarse dinero del ejército y desde el lunes, de una acusación pública de haber cometido un abuso sexual.

En vez de eso, el criminal Jimmy Morales mandó a su portavoz para dar declaraciones a los medios. Y su vocero respondió que «respetaban la política migratoria de Estados Unidos». No es de extrañar este vocero si representa a un presidente que en 2016 dijo al NYTimes que «si Trump hacía un muro, él le daría mano de obra barata guatemalteca».

Los pusilánimes presidentes centroamericanos podrían estar haciendo un escándalo, ir a la frontera, intentar entrar en los albergues, rescatar a los niños, pedir que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas envíe una fuerza de intervención militar internacional para rescatar a por lo menos dos mil niños están siendo torturados. Algo. Algo. Algo.

Trump no se va a detener. La indignación de la mitad de Estados Unidos y del resto del mundo le estimula. Ayer tuiteó, como un buen nazi, que lo seguirá haciendo para detener a los criminales centroamericanos que «infestan» Estados Unidos porque todos son de la Mara Salvatrucha. Y es mentira. Como recordó el periodista Óscar Martínez en El Faro, de 250.000 centroamericanos en la frontera, las mismas autoridades estadounidenses identificaron a 56 con posibles vínculos con pandillas, el 0.0002%.

Trump no se va a detener. ¿Y qué vamos a hacer?

¿Vamos a esperar a que meta a los centroamericanos en cámaras de gas para frenarlo?

 

Lea: La cobertura del Hogar Seguro        

Lea: Ser niña en América Latina

Consultar la fuente

¿Qué está pasando en Texas? Eso es lo que sabemos de los niños migrantes que están siendo separados de sus familias

Este texto original es de Marilyn Haigh, Texas Tribune, que cuenta con Creative Commons, como Nómada.
Traducción libre por Pía Flores.

La atención de Estados Unidos y Centroamérica se dirige hacia Texas y su frontera con México después de que el gobierno de Trump promulgó una política que provoca la separación de niños no documentados de sus padres. Esto es lo que sabemos:

¿Qué está pasando en la frontera?

El gobierno estadounidense anunció una política de inmigración de «cero tolerancia» que implica que todos los adultos que cruzan la frontera de manera ilegal (indocumentada) serán procesados penalmente. Como no se puede enviar niños a una prisión federal, entonces se les separa a los niños de sus padres y madres detenidos. Mientras sus padres pasan por el sistema legal, los niños son entregados a la Oficina de Reasentamiento de Refugiados del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos.

El viernes se abrió un centro provisional en el puerto de entrada en Tornillo. Esa ciudad de toldos detendrá a 360 menores de edad y podría llegar a ampliarse, reporta The Texas Tribune.

¿Por qué lo hace el gobierno de Trump?

El fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, anunció la política de «cero tolerancia» en abril.

«Si cruzan la frontera ilegalmente, los procesaremos», dijo el siguiente mes. «Es simple. …  si estás traficando un niño te procesaremos y este niño será separado de tí como establece la ley».

(Es decir, el fiscal de Trump está considerando a los padres como traficantes de sus propios hijos.)

Con la política, el fiscal pretende disuadir a migrantes de intentar cruzar la frontera de manera ilegal (indocumentada). Sessions dijo que el presidente Trump en parte ganó las elecciones en 2016 gracias a su postura dura contra la inmigración.

«Si quieren cambiar nuestras leyes, entonces aprueben un proyecto de ley en el Congreso», dijo. «Convenzan a sus conciudadanos de su punto de vista».

Mientras tanto, Trump está echando la culpa a los Demócratas y acusa a los centroamericanos de ser peligrosos.

Children are being used by some of the worst criminals on earth as a means to enter our country. Has anyone been looking at the Crime taking place south of the border. It is historic, with some countries the most dangerous places in the world. Not going to happen in the U.S.

— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 18 de junio de 2018

«Los niños están siendo utilizados de algunos de los peores delincuentes del planeta como medio para entrar a nuestro país. Alguien está viendo la delincuencia ocurriendo al sur de la frontera. Es histórico, con algunos países siendo los más peligrosos en el mundo. Eso no pasará en los EEUU».

Children are being used by some of the worst criminals on earth as a means to enter our country. Has anyone been looking at the Crime taking place south of the border. It is historic, with some countries the most dangerous places in the world. Not going to happen in the U.S.

— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 18 de junio de 2018

¿Cuántos niños han sido separados de sus padres?

Cifras oficiales indican que alrededor de 2,000 niños han sido separados de sus padres en la frontera, pero la cifra real probablemente es más alta.

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos indicó que 1,995 niños fueron separados de 1,940 adultos entre el 19 de abril y el 31 de mayo. Estos números no incluyen las separaciones de junio o las que ocurrieron antes del 19 de abril.

El gobierno de Trump puso a prueba la política de «cero tolerancia» desde octubre. The New York Times reportó que entre octubre y abril más que 700 niños fueron separados de adultos que aseguraron ser sus padres. Este reporteo se basaba en datos de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados.

¿Qué pasa con los niños cuando los separan?

Algunos padres dijeron a abogados defensores públicos que sus hijos les fueron arrebatados inmediatamente en la frontera; otros dijeron que fueron separados en las instalaciones de proceso legal.

La mayoría de los niños no acompañados e indocumentados son llevados a centros de detención, según la Oficina de Reasentamiento de Refugiados. La oficina intenta ubicar los niños en hogares de acogida o con familiares que ya viven en Estados Unidos.

Periodistas visitaron a un centro para niños en Brownsville, donde más que 1,400 niños varones están alojados y que antes era un Walmart. CNN reportó que los niños van a la escuela en turnos de seis horas y que cada día tienen dos horas al aire libre.

Trabajadores sociales, jueces y agentes de la policía fronteriza no saben cuándo las familias serán reunificadas, según indica The Boston Globe. Algunas familias indican estar separados durante más de seis meses. The Houston Chronicle reportó que erróneamente el gobierno dio el número de teléfono de una línea para entregar información al ICE (la agencia de control de inmigración y aduanas) a padres buscando a sus hijos, en vez de un número del Departamento de Seguridad Nacional.

¿En qué condiciones viven los niños?

Algunos defensores están preocupados que los centros no tienen la capacidad de cuidar a niños que han sido separados de sus padres, según The Washington Post.

La cantidad de niños en el centro, llamado Casa Padre, se duplicó entre abril y mayo este año. El centro aloja alrededor de 1,500 niños varones, quienes van a la escuela seis horas cada día y pasan dos horas afuera. Los niños pueden realizar dos llamadas telefónicas por semana. Los funcionarios que dirigen el centro dicen que la estadía promedio es de 49 días.

Funcionarios también permitieron que reporteros visitaran un centro de proceso penal en McAllen. La agencia de control de inmigración y aduanas publicó un video del Centro de Procesamiento Central.

3/ This comes after the Trump administration announced a «zero tolerance» policy. That means all adults crossing the border illegally will be prosecuted. Since children can’t be sent to federal jail, kids who are detained are being separated from parents. https://t.co/EVAs1l8u5q pic.twitter.com/kVvQ6sp9qa

— Texas Tribune (@TexasTribune) 18 de junio de 2018

La semana pasada legisladores visitaron el centro provisional en Tornillo, una ciudad fronteriza que queda a unos 40 millas de El Paso. Después de la visita, Mary González, congresista estatal demócrata, dijo que hay doctores y trabajadores sociales en el centro.

Will Hurd, congresista estatal republicano, también visitó el centro y dijo al medio Texas-Monthly que el centro parece ser seguro y bien dirigido.

«Reciben tres comidas diarias y refacciones, es la misma comida que come el personal», dijo Hurd a Texas-Monthly. «Hay 50 trabajadores sociales trabajando para ubicarlos con otros miembros de su familia».

¿Cómo manejó el gobierno de Obama casos similares?

El gobierno de Barack Obama (demócrata) fue criticado por defensores de migrantes por su política de 2015 de detener a madres con sus hijos, pero las familias eran deportadas o liberadas juntas.

Durante un aumento de inmigración indocumentada de Centroamérica en 2014, el juez federal Jolly Gee ordenó al gobierno de Obama que liberara que las familias vivían bajo condiciones «deplorables» en los centros de detención de Dilley y Karnes City en Texas, según reportes anteriores de Texas Tribune.

Oficiales de Seguridad Nacional dijeron que estaban deteniendo a las familias para disuadir migrantes de cruzar la frontera de manera ilegal, según The New York Times. En febrero 2015 una corte federal ordenó que los niños tenían que ser liberados. En 2016 un juez dictaminó que el límite de detención de 20 días para niños aplicaba para familias también. En este entonces, autoridades federales liberaron a muchas de estas familias y pidió que regresaran para sus audiencias.

¿Cómo están reaccionando los legisladores de Texas?

Muchos demócratas están indignados. En el Día del Padre, Beto O’Rourke, congresista estatal y candidato para el Senado de Estados Unidos, y Verónica Escobar, jueza y candidata al Congreso, organizaron una manifestación en la ciudad de toldos en Tornillo. Seis miembros demócratas de la legislatura de Texas enviaron una carta a dos agencias federales en la que llaman «aberrantes y posiblemente ilegales» a estas ‘ciudades de toldos’.

El partido republicano está dividido.

Will Hurd, congresista estatal republicano, culpó al gobierno de Trump por la política. «Claramente esto es algo que el gobierno podría cambiar», dijo Hurd a CNN. «Ellos no necesitan legislación para cambiarla. No necesitan Demócratas para cambiarla. Es una política del Departamento de Justicia y es algo que está siendo promulgado por el Departamento de Salud y Servicios Humanos».

El presidente de la Cámara de Representantes del estado de Texas, el republicano Joe Straus, redactó una carta para el presidente Trump, pidiéndole que acabe con la política de «cero tolerancia».

Laura Bush, anteriormente la Primera Dama de Estados Unidos y de Texas, llamó la política de «cero tolerancia» «cruel» en una columna de opinión publicada en The Washington Post.

Pero otros republicanos están apoyando a Trump, como el gobernador texano Greg Abbot. Texas, por cierto, fue uno de los estados que votó mayoritariamente por Trump en 2016.

“Mire, si los demócratas llegaran a un acuerdo con él (Trump) ahora mismo (para construir un muro), podrían pasar una nueva ley hoy que acabaría con destrozar a estas familias y que dejaría las fronteras seguras», dijo Abbott el domingo a NBC en Dallas-Fort Worth.

¿Qué están haciendo los legisladores para abordar esa política?

El senador Ted Cruz anunció una legislación de emergencia dirigida a mantener unidas las familias migrantes. Un comunicado de prensa emitido de su oficina indica que la legislación duplicaría el número de jueces federales de inmigración de unos 375 a 750, y acelerar la revisión de los casos de asilo. Para mientras, se autorizaría los centros provisionales para mantener las familias unidas.

«Podemos arreglar eso», se dice en el comunicado. «Si mis colegas demócratas me acompañan, no para juegos políticos pero para trabajar y resolver el problema, podemos comenzar a acabar con la separación de familias esta semana».

La senadora Dianne Feinstein, demócrata de California, propuso una Ley para Mantener a Las Familia Unidas, que podría prohibir que el gobierno separe de sus padres a un niño sin estatus permanente de inmigración. De los 100 senadores que existen, todos los 49 demócratas firmaron la ley, pero no cuentan con los votos que necesitan de los republicanos, según el diario USA Today.

¿Qué pasa con las personas que están pidiendo asilo?

El fiscal general Jeff Sessions dijo lunes que los migrantes que entran para pedir asilo no serán procesados, pero durante las últimas semanas las personas que solicitan asilo han sido rechazadas en los puertos de entrada por agentes de la policía fronteriza, según AZ Central.

La secretaria de Seguridad Nacional, Kirsten Nielsen, dijo en una sesión informativa en la Casa Blanca el lunes, que la agencia de control de inmigración y aduanas está pidiendo que la gente regrese en otro momento por recursos limitados. “No es negarles asilo”, dijo.

“No les estamos rechanzando», dijo Nielsen. «Estamos diciendo: Queremos atenderles bien. Ahora en este momento en particular no tenemos los recursos. Regresen».

El fiscal Sessions anunció la semana pasada que la mayoría de las víctimas de violencia intrafamiliar o de pandillas ya no serán idóneos para asilo. Desautorizó el dictamen de 2014 del Consejo de Apelaciones de Inmigración de dar asilo a mujeres guatemaltecas atrapadas en relaciones violentas. Este dictamen estableció jurisprudencia para solicitantes de asilo.

***

¿Qué están haciendo los gobiernos centroamericanos?

De manera tibia, Honduras y El Salvador pidieron a Estados Unidos poner fin a esta política. En Guatemala, el vocero presidencial, Heinz Heimann, respondió en una conferencia de prensa ayer que Guatemala respetaba la política migratoria de Donald Trump. A pesar de ser uno de los únicos integrantes del gabinete de Jimmy Morales que se había mantenido desde enero de 2016, fue despedido. El gobierno pidió por medio de un comunicado que Estados Unidos deje de separar a las familias de migrantes.

Consultar la fuente

Fotógrafo narra historia de la imagen de niña inmigrante separada de su familia

La imagen de la pequeña ocupó las portadas y páginas de diarios en Estados Unidos y otros países, en la cual se ilustra la separación de infantes de sus familias en la frontera de ese país, por la política de cero tolerancia a la inmigración.

La niña de 2 años es originaria de Honduras y en la imagen se muestra gritando mientras agentes fronterizos revisan a una mujer que la acompaña.

El autor de la imagen, el fotógrafo John Moore, ha documentado guerras, desastres y crisis de refugiados en todo el mundo.

Wow. What a powerful and heartbreaking front page.

‘A 2-year-old Honduran girl cries as her mother is detained near the Mexican border in McAllen, Texas.’ pic.twitter.com/FAjDWN0FCc

— Nooruddean (@BeardedGenius) June 16, 2018

El fotógrafo galardonado fue quien puso su lente en acción en la frontera del Río Grande, para documentar cómo es la separación de las familias en estas situaciones, por la política inmigrante de Estados Unidos.

Esa noche, indicó, la mayoría de inmigrantes eran mujeres y niños. Recuerda especialmente a un menor de 10 o 12 años, quien estaba visiblemente “aterrorizado”.

“No tienen otra opción”

En solo seis semanas entre abril y fines de mayo, casi 2 mil menores de edad fueron separados de sus familias al ingresar clandestinamente al país, en una medida que desató una ola de indignación generalizada en el país.

En tanto, la secretaria de Seguridad Interna, Kirstjen Nielsen, dijo este lunes que Estados Unidos “no ofrecerá disculpas ni va a ceder por estar haciendo el trabajo que los estadounidenses esperan que hagamos”.

“No se confundan. Nuestra frontera (sur) está en crisis. Está siendo explotada por criminales, contrabandistas y miles de personas que no tienen respeto por nuestras leyes”, recalcó Nielsen.

De acuerdo con la funcionaria, el gobierno no tiene otra opción, más que separar a los niños de las familias inmigrantes.

Foto/ Tuiter

 

“No podemos detener niños con sus padres. Debemos liberar a padres y niños (…) o debemos separarlos para poder procesar a los adultos”, justificó.

Por su parte, el secretario de Justicia y fiscal general, Jeff Sessions, expuso que el gobierno no desea continuar con la odiosa política de separar a los niños de sus familiares, pero coincidió en la falta de opción.

“No queremos separar niños de sus padres (…) y no queremos traer niños a este país de forma clandestina, poniéndolos en riesgo”, alegó.

Sin embargo, Sessions reforzó su postura señalando que”esta es una de las razones por las que los estadounidenses eligieron presidente a Trump: para poner fin de la ilegalidad en la frontera sur”.

*Con información de The Washington Post y AFP. 

La entrada Fotógrafo narra historia de la imagen de niña inmigrante separada de su familia se publicó primero en Canal Antigua.

Consultar la fuente

Así viven los niños y niñas en los albergues por emergencia de Volcán de Fuego

Luego de la catástrofe originada por el Volcán de Fuego, centenares de menores de edad que vivían en las poblaciones afectadas también resultaron perjudicados, como nos cuentan ellos mismos en los albergues.

Así se expresa Tony y otros niños, pues la vida, tal como la conocían, les cambió por completo. Sin embargo, la inocencia que les permite conservar su alegría se convierte en una luz de esperanza para los damnificados.

En los diferentes albergues que se ubican cerca de la zona del desastre se ofrecen actividades lúdicas, juguetes, alimentos y revisiones médicas. Y aunque muchos aún no dimensionan la magnitud de la emergencia, otros agradecen la ayuda de los guatemaltecos.

Al menos 15 entidades hicieron públicas la solicitud de presupuesto para el próximo año y la cifra se calcula en Q67 millardos, pero será la próxima semana cuando la hagan oficial ante el Congreso y se incluya el resto de instituciones.

La entrada Así viven los niños y niñas en los albergues por emergencia de Volcán de Fuego se publicó primero en Canal Antigua.

Consultar la fuente

Liberan a menores de edad de explotación laboral

La Fiscalía contra la Trata de Personas ejecuta 82 allanamientos con el objetivo de rescatar niños, niñas y adolescentes que serían víctimas de explotación laboral.

El operativo se realiza en Villa Nueva, San Miguel Petapa y Amatitlán.

#PorlaNiñezdeGuate2| Luego que las autoridades ediles identificaran tras un censo realizado en esos municipios, que  propietarios de locales comerciales donde funcionan tortillerías y abarroterías tienen a niñas, niños y adolescentes que son víctimas de explotación laboral. pic.twitter.com/ojkbeTVP8i

— MP de Guatemala (@MPguatemala) June 11, 2018

Las pesquisas detallan que propietarios de abarroterías y tortillerías reclutan a menores del interior del país, a quienes les ofrecen salario y vivienda, y a cambio los hacen laborar durante 16 horas sin descanso.

#PNCRescateDeMenores A los (as) menores de edad les pagan la cantidad de Q800 a Q900 y Q.1000 mensuales y en las condiciones en las que viven no son las adecuadas para ellos. pic.twitter.com/86feXmOe1O

— PNC Guatemala (@PNCdeGuatemala) June 11, 2018

Las investigaciones dieron inicio en febrero pasado, y se llevan a cabo en ocasión del Día Mundial contra el Trabajo Infantil que se conmemora mañana, 12 de junio.

*Noticia en desarrollo. 

La entrada Liberan a menores de edad de explotación laboral se publicó primero en Canal Antigua.

Consultar la fuente

¿Es cierto que al gobierno de Trump se le perdieron 1,500 niños de la frontera?

La denuncia de la desaparición de unos 1,500 menores no acompañados que llegaron a Estados Unidos (EE. UU.) en busca de asilo creó más confusión respecto a cómo el gobierno de Donald Trump maneja estos casos que generaron una crisis en 2014.
¿Es cierto que al gobierno de Trump se le perdieron casi 1,500 niños migrantes que llegaron indocumentados a Estados Unidos y fueron entregados en custodia a algún familiar o responsable?
No se perdieron, sino que el gobierno perdió el rastro de ellos.
¿Por qué el gobierno de Trump perdió la pista de estos menores?
Eric Hargan, subsecretario del Departamento de Salud y Recursos Humanos (HHS), dependencia encargada de cuidar a estos menores mientras son procesados por las cortes de inmigración, aclaró que los menores no están «desaparecidos».
Según el funcionario, tras ser aprehendidos en la frontera los menores fueron entregados a esa dependencia y posteriormente a sus padres, familiares o personas responsables de su atención, quienes se comprometieron cuando los recibieron a continuar sus casos de deportación y/o asilo.
En todos los casos, a las personas que recibieron a estos menores les fue investigado su récord criminal. Pero cuando el gobierno trató de contactar a los responsables de esos menores a través de la Oficina de Refugiados y Reasentamiento (ORR) «simplemente no respondieron (el teléfono) o no pudieron ser contactados».

¿Para qué los llamaron?
El gobierno dice que la ORR, que es parte del Departamento de Salud, comenzó en 2016 a realizar llamadas voluntarias 30 días después de liberar a los menores para asegurarse de que ellos y sus patrocinadores no requirieran servicios adicionales.
Este paso no es obligatorio ni se hizo anteriormente, dice el comunicado de Hargan, pero «ahora se utiliza para confundir y difundir información errónea» respecto al paradero de estos niños.
¿Cuántos menores han sido entregados en custodia a padres o familiares en los últimos meses?
En el primer semestre del año fiscal 2018 (octubre 1 de 2017 a marzo 31 de 2018) el ORR entregó en custodia 16 mil 220 menores. Durante el año fiscal 2017 el número ascendió a 42 mil 497 y en 2016 a 52 mil 147.
180530 NIÑOS MIGRANTES FRONTERA EEUU_1Fotos: Univisión Noticias

Migrantes durmiendo en uno de los fríos vagones de La Bestia.

¿Dónde están los menores?

No se sabe. El gobierno dice que la razón principal para explicar la «desaparición» de estos menores es el hecho de que algunos de los adultos que se responsabilizaron de ellos son indocumentados y no quieren que las autoridades federales los contacten.

¿Hay alguna diferencia entre lo que hizo Obama y lo que hace Trump respecto a quién le entrega a un menor no acompañado?
Sí. Bajo el gobierno de Obama, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) garantizó a los padres de estos menores (conocidos en la jerga migratoria como UAC, por sus siglas en inglés) que podían reclamarlos sin riesgo a ser detenidos por su estatus legal.
Bajo Trump, el criterio es otro. Desde que se instaló en la Casa Blanca, el presidente decretó que la presencia indocumentada es una falta a la seguridad pública y nacional. Hargan señala que «este es el núcleo del problema». «En muchos casos, el Departamento de Salud ha entregado los menores que llegaron al país a padres o familiares indocumentados que ayudaron a organizar su ingreso ilegal a Estados Unidos». Esto, según él, empeora la crisis inmediata y crea un incentivo perverso para una mayor violación de la ley federal de inmigración.
¿Por qué entonces siguen entregando a los menores?
El gobierno de Trump no tiene los recursos suficientes para mantenerlos en custodia (dado que el Congreso no le ha aprobado los fondos para poner en vigor su política fronteriza), y según el acuerdo judicial Flores versus Meese, de 1997, no puede privar de libertad a menores de edad.
A su vez, la ley protección a las víctimas de tráfico humano de 2008, conocida como TVPRA, estipula que los menores no acompañados que proceden de países no fronterizos con Estados Unidos deben ser procesados y un juez de inmigración debe resolver su futuro en el país.
Debido al atasco en las cortes de inmigración y los 484 días en promedio de espera para la primera cita en el tribunal, el gobierno busca alternativas al manejo del elevado número de menores que llegan al país, y una de ellas es entregar a los menores a familiares con el compromiso de que continúen sus casos de inmigración.

¿Cómo pretende el gobierno garantizar que ningún menor desaparezca dentro del sistema?
El Departamento de Salud pide más espacios para retener y procesar a los menores detenidos en la frontera. Actualmente hay 100 refugios en 14 estados.
También busca aumentar las «evaluaciones rutinarias» para asegurar que los menores continuarán con sus procesos migratorios. Y que la liberación a cargo de una persona responsable o vivienda temporal, «solo se buscará como último recurso cuando los centros actuales estén a su máxima capacidad».
¿Qué propone el gobierno de Trump para «arreglar» definitivamente el problema?
Trump ha pedido al Congreso que anule leyes y acuerdos judiciales que facilitan y en ocasiones incentivan la llegada de los menores a la frontera.
El 25 de enero de 2017 Trump anunció que eliminaría la práctica del «catch and release» (detener y liberar). El 13 de abril de este año publicó en el Registro Federal un memorando suspendiendo las liberaciones, pero ahora quiere que el Congreso legisle al respecto para que se aplique a todo indocumentado detenido en la frontera o dentro del territorio nacional, incluyendo a los menores protegidos por la ley de 2008. De esa manera podría deportar de inmediato a todos los menores que lleguen a la frontera, independientemente de su procedencia.
Mientras tanto pide anular el acuerdo judicial Flores vs Meese para poder mantener detenidos a los menores de edad mientras los procesa para deportarlos.

¿Tiene esto alguna relación con la separación de las familias detenidas en la frontera?
Sí. Hacen parte de la misma política. Según el gobierno, debido a la inacción del Congreso respecto a la seguridad fronteriza, se han creado incentivos «peligrosos» para los cruces fronterizos ilegales y el contrabando de niños.
La política de Trump es que «cualquier extranjero que cruce la frontera ilegalmente (no un paso fronterizo), está sujeto a enjuiciamiento criminal federal».
Esto significa que toda persona procesada «será transferida a la custodia penal federal por infringir la ley de Estados Unidos. Por lo tanto, las familias con hijos que ingresen ilegalmente a Estados Unidos serán separadas cuando el padre sea transferido a la custodia federal por infringir la ley estadounidense», según el comunicado de Hargan.
De acuerdo con el abogado Matt Adams, director del departamento legal del Proyecto para los Derechos de los Inmigrantes del Noroeste, en Seattle, Washington, la separación de niños es una nueva practica del gobierno de Trump. «Ahora imponen cargos criminales a los padres que ingresan por fuera de un puerto fronterizo. Los niños no pueden estar encarcelados con los padres mientras ellos enfrentan este proceso criminal y por eso los separan».
¿Cómo se puede evitar la separación?
El gobierno de Trump dice que «si los padres no desean separarse de sus hijos, no deben violar las leyes de Estados Unidos, ni poner en peligro a los menores a través del tráfico ilícito de drogas».
El gobierno de Obama no relacionó la crisis migratoria de la frontera con el tráfico de drogas proveniente de México. Ambas crisis las manejó separadamente para proteger el derecho al asilo, sobre todo de los menores de edad.
¿Alguna de las recomendaciones del gobierno de Trump está dirigida a mejorar las condiciones de asilo para los menores?

La entrada ¿Es cierto que al gobierno de Trump se le perdieron 1,500 niños de la frontera? se publicó primero en El Siglo.

Consultar la fuente

Varios muertos en tiroteo en secundaria de Texas

Al menos ocho muertos ha dejado un tiroteo este viernes 18 de mayo en la escuela secundaria Santa Fe en Texas, Estados Unidos.

“Esta mañana ocurrió un incidente en la escuela secundaria que involucró a un tirador activo. El distrito ha iniciado un cierre. Enviaremos información adicional tan pronto como esté disponible”, se indicó.

Hasta el momento, solo ha trascendido que se reporta un policía herido y dos capturados.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, tuiteó sobre la situación:

School shooting in Texas. Early reports not looking good. God bless all!

— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) May 18, 2018

“Tiroteo en escuela de Texas. Los reportes preliminares no se ven bien. Que Dios los bendiga a todos”, afirmó.

Según el relato de un testigo presencial a una afiliada de CNN, un hombre armado ingresó a un aula del instituto y comenzó a disparar con lo que parecía ser una escopeta. Según esta persona, pudo ver a una niña herida en la pierna.

Kim Sullivan, madre de una alumna de último grado, de 17 años, dijo que su hija la llamó por teléfono para avisarle que había un tiroteo en la escuela y que les ordenaron correr hacia la estación de servicio Shell ubicada al otro lado de la calle. Agregó que hay mucha confusión entre estudiantes y padres que tratan de localizar a sus hijos.

Foto/ CNN.

Otro estudiante, Myles, hijo de Mark Kanipes, director de Educación física del establecimiento y entrenador en jefe del equipo de fútbol, comunicó a CNN que su padre está en el campus, fuera del edificio, pero se encuentra a salvo.

El joven comentó que su padre, quien trabaja allí desde hace tres años, lo llamó para ponerlo al tanto y comunicarle que estaba acompañando a los chicos para ponerlos a buen resguardo, en la estación Shell.

 

*Noticia en desarrollo. 

La entrada Varios muertos en tiroteo en secundaria de Texas se publicó primero en Canal Antigua.

Consultar la fuente